Aprender a pensar lo que otros no han pensado

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Tres razones motivaron mi post de ayer titulado “¿Por qué no les preguntan a niños de 5 años cómo resolverían el problema de las colas en los hospitales? Ellos saben mejor”.

Primero, expresar mi disconformidad y protesta con las autoridades y funcionarios que debieran servir al público, pero que expresan nula empatía al permitir que se formen largas y desatendidas colas de personas enfermas, vulnerables y necesitadas de apoyo en los diversos servicios públicos, en particular actualmente los hospitales. Eso es inaceptable.

Segundo, mostrar cómo la escuela y la universidad conforme especializan a los alumnos en las áreas curriculares o disciplinas universitarias, los empujan a aprender de la experiencia (por repetición o reiteración de conceptos o fórmulas) y a pensar en “lo ya pensado”. Eso va  estructurando en sus mentes estereotipos, paradigmas y fórmulas de pensamiento que se repiten y refuerzan en el tiempo y que cierran la cabeza en lugar de abrirla. 

Si queremos resolver problemas que no se resuelven de modo convencional, hay que promover el pensamiento divergente, transdisciplinario, inusual, original. Dicho de otro modo, en lugar de limitarse a aprender de la experiencia pre existente, aprender de aquello en lo que no hay experiencias previas. Eso es lo que hace un niño de 5 años con la mente libre y abierta, pero difícilmente lo hace un especialista en alguna ciencia o actividad burocrática luego de muchos años de sumergimiento en su campo específico. Mucho menos quienes ocupan cargos ministeriales que le tienen alergia a todos aquellos que proponen pensar las cosas de otra manera y se aferran a los procedimientos conocidos “no vaya a ser que se equivoquen”. 

La tercera razón, quizá la que puede haber sido menos visible, es la intención de que a través de mi relato vean que la mente puede convertirse en una poderosa herramienta creativa si la entrenamos a buscar asociaciones y conexiones entre cosas que usualmente no las tienen, con ejercicios mentales que justamente apunten en esa dirección. 

Escribí e el post que los reportes sobre colas en los hospitales me evocaban la manera como en una situación de guerra se resuelve a quién atender entre los diversos heridos en el combate y lo asocié con la película que acababa de ver sobre Bobby Fischer jugando 20 partidas simultáneas de ajedrez, ganando todas. Eso ocurría a la par que imaginaba los logros de la telemedicina en el mundo digital, la experiencia del delivery de las farmacias y la lectura del libro “Range” que mencionaba que los humanos sólo superan a las máquinas cuando se trata de crear patrones nunca antes vistos, lo cual me llevó a la relectura de las investigaciones que hablan de que los niños más creativos son los menores, porque aún no han sido “cuadriculados” por la escuela y son capaces de pensar lo que otros no piensan. 

Con todo eso mi intención era mostrar como esas conexiones casuales y/o intencionales  ayudan a gestar ideas originales y soluciones a problemas que muchas veces pueden ser mejores que las pre existentes diseñadas por los especialistas en su campo. 

Imaginemos que a los alumnos de una clase de literatura, o cualquiera otra, se le pidiera que lea un artículo breve sobre química, otro sobre economía y lo relacionen con la lectura de “El Principito”, o si quieren, con la película Harry Potter, o el viaje de SpaceX a marte, o la receta del lomo saltado. En realidad, no importa qué temas de categorías tan distintas entre sí son aludidos. Lo que importa es que los estimulan a pensar lo no pensado, a salirse de la caja, a romper las fronteras de las disciplinas y relaciones causales pre existentes para construir una nueva, la suya, la que es producto de su ingenio y creatividad. Ese es un ejercicio que a lo largo del tiempo le permitirá inventar soluciones nuevas a problemas convencionales. 

Es la razón por la que les recomiendo a las autoridades del gobierno y de salud en particular, que convoquen a mesas de trabajo a niños de primaria, jóvenes y profesionales creativos en áreas que no tienen nada que ver con la medicina o la administración tradicional como el circo, las artes plásticas, publicidad, diseño, filosofía, ecología, etc. para que propongan la forma de resolver los diversos problemas inusuales que supone el manejo de la pandemia, incluyendo el de las focalizaciones y las de las colas de los hospitales. 

¿Qué perdemos? Estamos en guerra, y la estamos perdiendo. Los enfermos y fallecidos por el  COVID son  testigos. 

No tengo la menor duda que propondrían un abanico de opciones muy superior a los ineficaces existentes actualmente. Dicho sea de paso, ese ejercicio también es aplicable a otros campos, incluyendo el retrógrado modelo de escuela que tenemos hoy en el Perú.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/3630622350371607

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1350436754411712514 

Artículos afines:

¿Educar ganadores o perdedores?

¿Por qué no les preguntan a niños de 5 años cómo resolverían el problema de las colas en los hospitales? Ellos saben mejor  

Una nueva línea de base para la escuela  

¿Ya es mañana?  

La escuela extingue la creatividad 

Habilidad espacial denota creatividad

Singapur: déficit de creatividad

Nadie cambia el mundo hacienda lo que el mundo le dice que debe hacer… How School Makes Kids Less Intelligent | Eddy Zhong |   Eddy Zhong, successful technology entrepreneur, dives into the truth behind our K-12 education system. Eddy strongly believes that the education system diminishes creativity and confines children to a certain path towards success. He contends that kids are taught to believe college is a necessary step in life and that it is mandatory to achieve one's goals. 

200 años de esclavitud en la educación peruana (Revista Padres Cosas # 200)  

De la brecha digital a la brecha de creatividad

VIDEO How School Makes Kids Less Intelligent | Eddy Zhong | TEDxYouth@BeaconStreet

Jugar con juegos de construcción en la niñez desarrolla habilidades espaciales que son útiles hasta en la adultez. De acuerdo a una nueva investigación, la influencia de ciertos juegos infantiles, tales como los Legos, demostró ser mayor que otros factores, como especialización universitaria, rendimiento académico e incluso cantidad de cursos universitarios ya completos.

Miedo del niño y del profesor. Del novelista y educador frances Daniel PENNAC (subtitulado) sobre educación, curiosidad, creatividad, docencia, infancia...   

La innovación requiere contextos de libertad

Jugar con juegos de construcción en la niñez desarrolla habilidades espaciales que son útiles hasta en la adultez. De acuerdo a una nueva investigación, la influencia de ciertos juegos infantiles, tales como los Legos, demostró ser mayor que otros factores, como especialización universitaria, rendimiento académico e incluso cantidad de cursos universitarios ya completos. 

Reeduquemos la educación, por Richard Webb “Más importante que el vínculo escuela y nivel de vida sería el aspecto cualitativo y el contenido de la educación”. 

Creatividad e innovación educativa

Empatía, creatividad o matemáticas

“Curiosity is, therefore, strongly correlated with intelligence. For instance, one longitudinal study of 1,795 kids measured intelligence and curiosity when they were three years old, and then again eight years later. Researchers found that kids who had been equally intelligent at age three were, at eleven, no longer equal. The ones who’d been more curious at three were now also more intelligent, which isn’t terribly surprising when you consider how curiosity drives the acquisition of knowledge. The more interested and alert and engaged you are, the more you’re likely to learn and retain. In fact, highly curious kids scored a full twelve points higher on IQ tests than less curious kids did.” – Amanda Lang, The Power Of Why: Simple Questions That Lead to Success (2012, Pag 13) En 10 Quotes to Inspire Innovation in Education   

La conversación de los niños pequeños sobre aspectos del espacio predice sus futuras habilidades espaciales No se trata de saber cuántas palabras sabe un niño sino de la forma en que las eligen lo que habla de sus habilidades espaciales. Es importante que los niños comprendan los detalles de su espacio físico: comprender dónde se relacionan con un amigo, imaginar cómo rotar las piezas del rompecabezas para que encajen entre sí y como elaborar un mapa mental con los detalles del parque al que sale a jugar. “Sabemos que las mejores habilidades espaciales conducen a mejores habilidades matemáticas en la primera infancia, y son fuertes predictores del interés futuro en las carreras en ciencia y tecnología e ingeniería… Por lo tanto, estamos buscando formas de mejorar las habilidades espaciales a una edad temprana".