Los congresistas no se eligen para el Ejecutivo

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Las campañas para elecciones congresales se parecen mucho a las que se hacen para elegir alcaldes, gobernadores o presidente: los candidatos hacen  promesas basadas en problemas de coyuntura que corresponden resolver al Ejecutivo: tránsito caótico, corrupción estructural, inseguridad ciudadana y laboral, colas para los servicios, deficiente educación y salud, etc. 

Sin embargo, nada de eso lo puede resolver un congresista. Lo que sí podría hacer es lograr que se facilite la labor del Ejecutivo para volverse más eficaz, mediante normas modernas y apropiadas al fin que se persigue, escuchando a expertos y estudiando casos comparables de otros países. 

Pero eso solo es posible si se cuenta con buenos proyectos y una mayoría de congresistas que lo apoyan. Siendo así, hay que repensar el perfil del congresista capaz de hacer eso.

Tiene que ser alguien que tiene una visión clara sobre el futuro, que es estudioso de los problemas nacionales y especialmente, que tiene una capacidad de dialogar, articular, empatía, respetar las ideas del otro y generar consensos, porque solo así se lograrán armar mayorías que apoyen los proyectos cruciales.

Precisamente la ausencia de suficientes congresistas de este perfil, reputados y respetados, es la que causó la quiebra del congreso anterior, incapaz de articular consensos no solo al interior del Congreso sino también con el Ejecutivo.

Cuando observamos los spots en las redes, los debates radiales y televisivos entre los candidatos, pocos son los que construyen consensos con sus contrincantes. La mayoría, para mostrar superioridad frente al otro, agrede o descalifica. Si llegan al Congreso, harán lo mismo allá. 

Pensemos mejor qué tipo de congresista necesitamos para estos tiempos.     

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2658193397614512

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1208738086810730496

Artículos afines:

Candidatos: les falta comunicar “Yo tengo un sueño” 

(Ciudadanía) Salvados por la campana -en este round- 

(Ciudadanía) La historia contemporánea de América Latina en un lapso de 30 días. 

Ciudadanía: El suicidio político, una semana después 

Ciudadanía: El efecto Maradona en el Congreso.

Anatomía de una derrota, por Alberto Vergara en El Comercio 06 10 2019. El lunes 30 de setiembre, el Congreso condensó en una sola jornada toda esta trayectoria de insinceridad y arbitrariedad. Le trancaron las puertas al primer ministro Del Solar, le negaron la palabra en primera instancia, rechazaron discutir la cuestión de confianza para votar algo que contradecía explícitamente su contenido, para cuatro horas después declarar que, en realidad, la propuesta del Ejecutivo era muy razonable y que le otorgaban la confianza. Es decir, pusieron en escena una vez más su guion: la insinceridad y leguleyada merendándose a la institucionalidad. Y murieron como vivieron.

Ciudadanía: entre la angustia política y la educación 

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)  

Lo esencial de la política es invisible a los ojos 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía)

Suicidio político o fortalecimiento democrático (desde la Ciudadanía). 

Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019) 

Es la Empatía y no la Economía la que no crece (Ciudadanía).  

Para entender la política, en vez de leer los temas a diario, resulta más esclarecedor hacerlo de vez en cuando. (Ciudadanía)

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor)