(Ciudadanía) Salvados por la campana -en este round-

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

En América Latina usualmente hay una efecto imitación o dominó por el que lo que ocurre en un  país suele repetirse en varios otros, considerando sus diferencias de contextos. Algo similar a lo que ocurre cuando se publicita mediáticamente algún suicidio o crimen escolar, lo que anima a hacerlo también a otros que estaban considerando hacer lo mismo.

Los levantamientos populares ocurridos en secuencia en nuestros países vecinos Ecuador, Chile, Bolivia y Colombia (sin contar los que ocurren en Francia, España, Hong Kong, entre otros que reciben gran cobertura mediática) dejan en el tintero la pregunta ¿podrá ocurrir masivamente en el Perú, que por ahora lo ha tenido muy focalizado principalmente en la zona de Arequipa?

Las razones del descontento son más o menos las mismas, así como su carácter explosivo e inesperado, aunque en cada contexto el estallido ocurre a partir de otro pretexto. En el Perú podría haber sido el levantamiento del velo de Lavajato o más recientemente la constatación de las formas tan burdas por las que empresarios muy poderosos ponían dinero de manera ilegal en manos de los candidatos a las elecciones. Pero no ocurrió. 

Las razones de la latencia (de su no explosión en el Perú) son motivo de análisis desde diversas argumentaciones y ángulos: la desarticulación tradicional de la sociedad peruana fracturada étnica, social, política y geográficamente lo que dificulta la existencia de redes de pares que sintonicen a la vez; la experiencia ya vivida y aún traumatizante de la presencia nefasta de Sendero Luminoso y los diversos gobiernos dictatoriales que a lo largo de la historia han dejado una huella de intimidación en la gente, -una especie de socio-conformismo-; el efecto secundario de la enorme informalidad que hace que buena parte de los peruanos se las arregle fuera de la normatividad estatal y desarrolle otro tipo de expectativas y demandas para que los dejen hacer sus cosas en paz; etc. 

Nadie puede saberlo porque además hay también efectos del azar en ciertas coyunturas explosivas. Lo que parece evidente es que esta vez la cercanía de las elecciones congresales del 26 de enero intermediada por las festividades de fin de año, han servido de tabique para contener el efecto imitación que viene desde los vecinos. Se suma a eso el hecho que ya hubo un cambio de presidente, que es algo que se reclama en algunos de nuestros países vecinos. 

Lo que estamos viendo en las listas de candidatos al Congreso es que cada partido está colocando en los primeros lugares a figuras conocidas (inclusive algunas con notorias manchas éticas y judiciales) que sirvan de locomotora al sector de simpatizantes que pudieran arrastrar. Eso implica que la conformación del nuevo congreso será un archipiélago de subgrupos con intereses particulares que no serán muy distintos a los que había antes, aunque en proporciones distintas. 

A su vez, habrá un pequeño núcleo de congresistas más socialmente responsables y sensatos que podrían constituir una masa crítica suficientemente fuerte de políticos bien intencionados capaces de liderar al Congreso para alinearse con el Ejecutivo y sacar adelante las decisiones más urgentes para atender nuestros atrasos y necesidades de reforma. 

Sea ese o no el caso, el Ejecutivo tiene que tener preparado un menú de proyectos y propuestas legislativas a ser vistas de inmediato en el Congreso que permitan avanzar a paso veloz en todo aquello que genera malestar ciudadano. Por su parte esos congresistas que ya se reconocen entre sí, deberán ir tejiendo una malla de contactos inclusive pre electorales para asegurarse que ni bien se instale el Congreso, operen con eficacia. De lo contrario, será difícil que salvarse nuevamente por la campana a la espera de las nuevas elecciones del 2021.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2595988837168302

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1198226870975770626

Artículos afines:

Ciudadanía: Evo Morales se suicidó por quedarse en el siglo XX

CNN: El mensaje duro de Bolivia a los líderes borrachos de poder  Por Frida Ghitis  12 11 2019 (LT: en la linea de mi columna del 11 11 2019 "Evo Morales se suicidó por quedarse en el siglo XX" esta columna de Frida Ghitis se complementa muy bien) 

(Ciudadanía) La historia contemporánea de América Latina en un lapso de 30 días. 

De la “primavera árabe” a la “primavera latinoamericana  

(Ciudadanía) Salvados por la campana -en este round- 

Ciudadanía: la educación frente a la señal de los tiempos: incertidumbre, sorpresa, no linealidad ni predictibilidad. 

Ciudadanía: El suicidio político, una semana después 

Ciudadanía: El efecto Maradona en el Congreso.

Anatomía de una derrota, por Alberto Vergara en El Comercio 06 10 2019. El lunes 30 de setiembre, el Congreso condensó en una sola jornada toda esta trayectoria de insinceridad y arbitrariedad. Le trancaron las puertas al primer ministro Del Solar, le negaron la palabra en primera instancia, rechazaron discutir la cuestión de confianza para votar algo que contradecía explícitamente su contenido, para cuatro horas después declarar que, en realidad, la propuesta del Ejecutivo era muy razonable y que le otorgaban la confianza. Es decir, pusieron en escena una vez más su guion: la insinceridad y leguleyada merendándose a la institucionalidad. Y murieron como vivieron.

Ciudadanía: entre la angustia política y la educación 

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)  

Lo esencial de la política es invisible a los ojos 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía)

Suicidio político o fortalecimiento democrático (desde la Ciudadanía). 

Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019) 

Es la Empatía y no la Economía la que no crece (Ciudadanía).  

Para entender la política, en vez de leer los temas a diario, resulta más esclarecedor hacerlo de vez en cuando. (Ciudadanía)

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor)