Aprender mejor en la era digital

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Ediciones regionales 23 12 2018

Con frecuencia se alude en los medios al hecho que la mayoría de los altos funcionarios de las empresas líderes en high tech en el Silicon Valley prefieren mandar a sus hijos a colegios en los que no haya tecnología, que se concentren en habilidades manuales, sociales, artísticas, físicas, juego, pensamiento crítico, entendimiento y empatía con otros. Son conscientes de la creciente importancia que tienen las habilidades sociales para el mercado laboral, como ha demostrado con sus investigaciones el economista David Deming (Harvard). Sin embargo, se enfrentan a la limitación que impone la publicidad por las STEM y el uso de pruebas estandarizadas.

Eso no quita el hecho que hay intentos por encontrar un balance al utilizar la tecnología disponible para intentar personalizar el aprendizaje de los alumnos y desarrollar algunas habilidades propias del mercado laboral de estos tiempos.

El Capítulo 6 del excelente libro de Scott Hartley “The Fuzzy and the Techie” (2017) comenta sobre cómo diversas propuestas de aprendizaje usando tecnologías digitales han mejorado los logros de los alumnos.

Por ejemplo, se plantea la posibilidad de completar la secundaria online hasta graduarse, aunque aún la tasa de deserción de esas clases es alta y resulta más útil para enfermos o alumnos con problemas sociales o de conducta. También se ha desarrollado el llamado “Blended Learning” que busca combinar la enseñanza presencial con el maestro y el estudio autónomo del alumno en el aula o en casa. 

En todos estos desarrollos el profesor pasa a tener más un rol de coach que de enseñante.

En cuanto a los padres, se ha encontrado que si los profesores les envían sistemáticamente emails informando qué es lo que están estudiando los alumnos, los ejercicios que están trabajando, las tareas, etc. y algunas pautas sobre cómo podrían trabajar el tema en sus conversaciones en casa, se levanta el nivel de motivación de los alumnos.

En suma, estamos en una transición entre la escuela tradicional y la del siglo XXI, que incorpora las diversas tecnologías de información y comunicación al cotidiano escolar. 

A falta de fórmulas ya consolidadas, los colegios podrían ir ensayando sus propias fórmulas para  detectar cuáles tienen impacto positivo en el corto y largo plazo para beneficio de los alumnos.  

En FB:  https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2057372071029984

Artículos afines:

(LT: en palabras sencillas, todo lo que se discute sobre transformaciones pendientes el para la educación relevante para estos tiempos).  Jesús Montero Tirado, 07 01 2019) Desafíos apremiantes. Son muchas las novedades tecnológicas, los nuevos conocimientos, los nuevos medios y modos de comunicarnos e informarnos, que están presentes y activos en nuestra vida cotidiana, social, laboral, cultural , profesional, política…, ante los cuales nuestro sistema educativo aún no ha reaccionado.  

(LT: cambien la palabra universidad por la de colegio y tendrán una propuesta interesante del TEC de Monterrey) Elementos de una nueva visión para la formación universitaria. Inmersión vivencial con enfoque crítico. Trabajo colaborativo y aprendizaje autónomo. La interdisciplinaridad. “Ante un mundo incierto y de cambios constantes, es responsabilidad de las universidades formar personas que desarrollen su propio proceso de aprendizaje autónomo de manera exitosa” 
 
Don’t Teach Your Kid to Code. Teach Them to Communicate.Greg Satell NYT. Dec 16, 2018 The jobs of the future don’t exist yet — but we know they’ll require some serious social skills 

Seis creencias, sin base científica, sobre el uso de la tecnología en niños Catherine L'Ecuyer, educadora y autora de varios libros, incide en la importancia del control paterno y de la edad de nuestros hijos en esta era de Internet

La absurda pretensión de educar científicos sin hacer ciencias 

El valor de las humanidades (incluso para empresas y profesionales con orientación científica o tecnológica) Padres Cosas # 199

Efecto de la falta de arte y humanidades

Arte y Humanidades revalorizados

Arte, música e inspiración en educación

Art Thinking: las pedagogías invisibles

ECE en Ciencias Sociales sin sentido

“La Filosofía podría ser el hilo conductor de la escuela”. La Filosofía puede ser una herramienta con la que acercarse a conceptos de todas las materias. Una forma de hacer, más allá del currículo se secundaria. Irene de Puig lo tiene claro y lleva años haciéndolo.

Interesantísimo: ¿Que fue primero, la gallina o el huevo? La vieja pregunta, finalmente respondida (mas o menos).

Humanismo para lograr alumnos a prueba de robots. En un momento en el que el conocimiento técnico gana peso sobre las humanidades en la educación, llega el momento de resaltar las capacidades humanas como motor de aprendizaje. En estos alegatos por retomar el humanismo en los colegios, la ética constituye una parte fundamental. Según Leonhard, la evolución técnica requiere que se ponga encima de la mesa la diferencia entre tener la posibilidad de desarrollar algo y que ese algo sea correcto. Advirtió de que en un futuro no demasiado lejano las compañías tecnológicas podrán hacer lo que se les antoje. “En Silicon Valley ya existen empresas que trabajan sobre la muerte, en cómo alargar la vida quién sabe si hasta los 150 años”, afirmó. Como posibilidad para limitar de alguna manera este mundo sin ley, una opción que consideró también necesaria es constituir lo que denominó un Consejo Ético Digital.

Los planes de Netflix para revolucionar Hollywood. La plataforma de emisión en continuo ya ha tenido un impacto en el mundo televisivo y ahora Scott Stuber, al frente de su división de cine, quiere cambiar el sistema típico de estudios fílmicos y la temporada de premiaciones.  Quizá el público no conoce a Scott Stuber, pero se está volviendo uno de los personajes más importantes en el negocio del cine. Stuber, de 50 años, pasó de ser vicepresidente de Universal Pictures a dirigir la rama de cine de Netflix. Su misión es hacer que el catálogo de películas originales del servicio de transmisión sea tan formidable como el de sus series, que recibieron 112 nominaciones al Emmy este 2018, la mayor cantidad para cualquier televisora. Roma, de Alfonso Cuarón, es apenas el inicio de la misión cinematográfica de Stuber, la cual ya está confrontando a los estudios y cadenas de cines tradicionales con una pregunta que les provoca pánico: tal como Netflix hizo que muchas personas dejaran de contratar la televisión por cable, ¿ahora causará que la gente deje de ir al cine?