¿Qué es lo cierto en la historia del Perú?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Los escolares que culminan la secundaria deben estar muy desconcertados respecto al país en el que viven. 

Por un lado los profesores y textos escolares les enseñaron que siempre fuimos "buenos", luchadores de la democracia y constructores de un gran país -aunque frenado por los "malos", enemigos externos que nos atacaron y quitaron territorios y riquezas-. Tuvimos una gran cantidad de héroes, gobernantes que hicieron grandes obras y luchadores por derechos civiles y ciudadanos para integrar a la nación. Militares exaltados por su pundonor, capacidad de entrega y sacrificio y gran estatura moral. 

Por otro lado, vivimos una realidad atravesada por polarización, desintegración, fracturas sociales, corrupción, inseguridad, indisciplina social, fragilidad ética de los cuestionados poderes políticos, judicial, electoral, legislativo.

Militares golpistas a lo largo de la historia, varios de ellos y no pocos policías degradados y presos por crímenes y corrupción, con algunos altos oficiales generales que dan vergüenza y manchan el honor de sus pares más dignos.  

No es de extrañar que consultados estos alumnos por los factores de su orgullo nacional mencionen los restos arqueológicos de Machu Picchu o temporalmente la pundorosa pero derrotada selección de fútbol (similares a los pundorosos y derrotados héroes de nuestra historia con cuya imagen se les adoctrina en la escuela).  

Y pensar que para los políticos y grupos de interés esto se resuelve cambiando algunas palabritas a los textos escolares que aluden a los sucesos de 1980-2000...  

¿Podemos construir una nación fuerte, poderosa, segura, progresista, democrática, justa, integrada, ética, partiendo del principio de que nuestros niños y jóvenes son estúpidos?

Una generación inteligente constructora de democracia se forma no solo reconociendo los logros y aciertos del pasado sino también preguntándose qué es aquello que en nuestra historia nos impregnó de incompetencias, limitaciones, dificultades, fracturas, derrotas, traiciones, cuyas ondas expansivas se expresan hasta hoy inclusive, para confrontarlas, investigarlas, analizarlas, entenderlas, y lo más importante, plantearse retos para superarlos.  

No se puede educar éticamente a los alumnos, para que aspiren a ser parte de una ciudadanía democrática a partir de ficciones, mentiras o medias verdades. La honestidad es el principal alimento capaz de nutrir sus compromisos para incursionar en la vida política y pública y poner de su parte para construir ese Perú que sus antepasados no fueron capaces de heredarles. 

En FB:  https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1828842997216227

Artículos afines 

¿Qué es lo cierto en la historia del Perú?

Polémicos textos ministeriales: sexualidad, terrorismo 

¿Es la bandera peruana fuente de identidad nacional?  

Yo no me visto con la camiseta de la selección de fútbol (Ciudadanía)

Entrevista a León Trahtemberg "El terrorismo en el currículo y los textos escolares"

Hablar o no de SL, sería igualmente ineficaz

Terrorismo: ¿basta ponerlo en los libros escolares? 

La deuda de España con América es la verdad.El 12 de octubre es una fecha conflictiva para muchos latinoamericanos. Según el país y el contexto sociocultural puede ser un día de celebración, una efeméride conmemorativa o una jornada de resistencia y protesta. El autor español David Jiménez escribió una columna en la que aboga por la construcción de otro relato histórico, uno en el que se tome en consideración la importancia del Imperio español pero que también refleje el genocidio de las tribus indígenas, el colonialismo y la expoliación de las riquezas de los países latinoamericanos.