Conferencias para padres

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Los temas que abordaremos en estas jornadas de capacitación son:

1) “Yo era igual cuando era pequeño”. Creemos que sabemos lo que es un niño porque fuimos niños, y creemos que sabemos lo que es ser padre porque somos padres, o hemos tenido padres. ¿Estamos hablando del hijo o del padre?
2) “No importa. Total, son pequeñitos”. ¿Qué me enseña la neurociencia infantil?
3) “Oye, ese alumno que se gradúa no ha cambiado nada. Desde que tenía 3 años era igualito”. ¿Qué es la educación de calidad?
4) “El alumno genio que al graduarse se muere de miedo de invitar a una chica”. ¡Cómo castramos a los alumnos inteligentes!
5) “Odio las matemáticas desde pequeño”. Huellas para toda la vida.
6) “Me aburre leer”. ¿Educar o colocar anteojeras?
7) “No entiendo las ciencias. Yo no sirvo para eso”. Pensar que países como Alemania están incentivando la formación de ingenieros desde la educación inicial
8) “Qué bonito. Te mereces una estrellita o un sticker” (así me aseguro que serás maestra-dependiente, agradador de maestros)
9)  “¿Castigar, seducir ó condicionar?” El maestro, el caudillo de turno.
10) “¿Educar para competir o para ser competitivos?” La resiliencia. El bullying y la predisposición a consumir drogas empiezan en educación inicial.
11) “¿Asistimos a un informe ó a un juicio?”. “¿Somos padres o interpelados?”
12) “Qué vergüenza. Mi hijo no ingresó al colegio”. El nido como academia de ingreso a la primaria.
13) “Si no hacen X, saco a mi hijo de nido”. Los centros iniciales frente a la presión de los padres.
14) “Mientras antes, peor” La prematura y maltratadora presión académica
15) “Otra vez una nueva jerga curricular”: objetivos, contenidos, habilidades, competencias, capacidades, propósitos,  ¿cambia en algo la enseñanza?
16) Cuando el maestro siente que “esto no es para mí”: harto y agotado de la burocracia escolar, reuniones, informes, la papelería administrativa…
17) Nidos que fueron líderes y se cayeron. ¿Qué pasó?
18) “Terapia, terapia, terapia… en mi época no había eso”
19) ¿Qué dosis de tecnología es la apropiada para los niños?
20)  “¿Es posible educar en la diversidad?” En nombre del respeto a la  individualidad, tratamos a todos igual

 

Comentario de León Trahtemberg
Pertenecemos a una generación de educadores que fueron formados para creer que  con una buena formación en pedagogía y didáctica el profesional esta capacitado para lidiar con los alumnos de la educación inicial y luego la escuela. Los hechos evidencian que no es así. La pedagogía no alcanza para abordar la mayoría de los problemas que deciden el rendimiento y comportamiento infantil acorde a su  momento evolutivo por lo que si no replanteamos nuestros enfoques educativos como padres y maestros, seremos altamente ineficientes y hasta dañinos para el alma infantil. El mundo objetivo, subjetivo e inconsciente de los alumnos, profesores y padres es enrevesado y está omnipresente en nuestro vínculo con los niños.

 

Hay una continua tensión entre la familia como escenario natural de crecimiento del  niño a cargo de los padres y parientes, y la escuela como espacio artificial y formal  para el crecimiento del niño en función de las expectativas y demandas de los profesionales de la educación.  

 

El niño pequeño suele provocar en los adultos evocaciones de sus propias reacciones infantiles así como los modos en que vivió sus relaciones tempranas con las personas que lo cuidaban cuando niño, por lo que estas reacciones tienen un impacto afectivo profundo y a veces hasta incomprensible para la persona que los experimenta. Conectarse con esto puede ser de singular importancia para el buen trabajo educativo de la maestra y su capacidad de entender la importancia que tiene para el niño o la niña lograr un buen proceso de separaciones sucesivas de la madre y del hogar -entre los 2 y 5 años-  como requisito previo para el aprendizaje cognitivo. También lo es para el tránsito adecuado desde la total dependencia hacia la autonomía, del “policía externo” al “policía interno” como modelador de su conducta y autodisciplina.

 

En esas edades la sexualidad se expresará como una energía creadora, como un impulso integrador que empuja al crecimiento, a la creatividad, a la investigación, al deseo de vincularse armónicamente con el entorno. También a esas edades el arte resulta un medio privilegiado a través del cual los niños pueden expresar la intensidad de su experiencia afectiva, lo que incluye su amor, odio, calidez, sentimiento de libertad o represión, su equilibrio o inmadurez emocional, sus alegrías y sufrimientos.

 

En ese proceso, las maestras cumplen algunas funciones de complementación maternas como la de aprobar o desaprobar al niño, aceptar incondicionalmente su individualidad, sintonizar con su curiosidad sexual, estimular su observación científica, expresión corporal, juego, socialización, las cuales deben darse evitando que la madre sienta que tiene que competir con la maestra o que ella es la  paciente o alumna de la maestra.

 

Los alumnos de primaria que odian las matemáticas, que no disfrutan de la lectura, que tienen dificultades en sus relaciones sociales, que enfrentan con tensión y ansiedad sus estudios, que temen equivocarse y se avergüenzan,  que no saben jugar con sus compañeros, que no toleran los señalamientos de la autoridad… todos ellos tienen una historia y biografía personal que se sostiene sobre las huellas que deja la educación inicial   

 

Todos creemos que sabemos lo que es un niño porque fuimos niños, y creemos que sabemos lo que es ser padre porque somos padres, o hemos tenido padres. Por eso nos colocamos determinados anteojos para mirar a los niños, a quienes vamos a mirar en función de nuestro niño o nuestros padres. Es necesario que los maestros se saquen esos anteojos y miren con un poco más de apertura y libertad lo que realmente pasa con cada niño, cada padre y en la relación del padre y madre con sus hijos, lo que a veces es un poco difícil. 

 

Para crecer sanamente, los niños necesitan seguridad, sentirse queridos, que se les hable. Este es el ABC de la educación inicial. La pregunta es cómo se les quiere, cómo se les habla y cómo se les da seguridad. Si se logra que los niños se sientan bien, estaremos frente a una maestra suficientemente buena. Una maestra que acierta y que se equivoca, pero que está alerta y se la juega día a día en su rol de educadora; que no teme equivocarse, pero a la vez es capaz de reconocer que si lo hace debe revisar las cosas y tratar de abordarlas de otra manera.

 

Para tratar estos y otros temas convencionales de un modo no convencional e  integrador, he diseñado una serie de conferencias y jornadas de capacitación para padres para el año 2010. Los interesados pueden escribirme a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla