Entre el bullying y el cáncer

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Versión breve Correo 24 06 2022

Así como el cáncer está omnipresente y afecta a todo tipo de personas de todas las sociedades, del mismo modo la violencia social está presente en todas los grupos humanos y su expresión en términos de bullying existe en toda aula escolar en la que unos alumnos ejercen el poder sobre otros en diversidad de formas y ocasiones.

Lo que sí se puede hacer es reducir la posibilidad de ser afectados por el cáncer (no fumar, comer alimentos no cancerígenos, etc.) y en caso se detecte su aparición, reaccionar de inmediato y utilizar todos los medios tecnológicos y científicos para extirparlo o evitar su propagación.

Del mismo modo, se pueden crear condiciones para que el bullying aparezca con menor frecuencia e intensidad, y en caso de aparecer, canalizar su abordaje de inmediato para reducir su reiteración y sus efectos tóxicos. 

Sin embargo, lo que puede ser efectivo para el cáncer, una cirugía radical que extirpa el tumor, no es efectivo para el bullying, por dos razones: una, no se trata de eliminar al agresor, porque éste también es un estudiante que tiene derecho a la educación y eso incluye aprender a comportarse sin agredir a terceros. Dos, usualmente al eliminar a un agresor aparece otro que ocupa ese rol, y la víctima vuelve a serlo, porque si no se trabaja sobre las razones por las que en un grupo aparecen agresores y agredidos, no se logrará mucho. Por ejemplo, si se trata de un salón al que se le ha incitado a ser competitivo, siempre habrá unos que ganan y otros que pierden, lo que dibuja un escenario de poder, burla y humillación de parte de los vencedores hacia los vencidos. Esos “cargamontones” contra el débil, el indefenso, el que saca bajas notas, el que tiene conductas diferentes a las esperadas para su género, el que tiene color de piel o forma de hablar no estandarizada, el que denota menores niveles intelectuales, será la víctima preferida de los encumbrados como “superiores” en el grupo.

Por lo tanto, es importante analizar qué características tienen los colegios en su estructura de poder y sus estrategias pedagógicas que facilitan la aparición del bullying.

Por ejemplo, en colegio con un fuerte clima autoritario en la relación de los directores con los  profesores, se reproducirá esa fórmula autoritaria en la relación de profesores con alumnos y entre los mismos alumnos. Todo el que tenga poder lo ejercerá sobre quien no lo tenga. Y si por miedo no lo puede hacer dentro del colegio lo hará fuera o en las redes sociales.

Otro ejemplo: en los salones donde se valora mucho los “rankings” que diferencian a los “buenos” de los “malos” alumnos, se crea un sentido de superioridad en unos que se canaliza en el maltrato a los percibidos como débiles (o los “brutos”).También puede ocurrir a la inversa, si es que el “mejor alumno” (“nerd”) no goza de la simpatía de los líderes del salón. 

La actitud del maestro también juega un rol: un maestro que tiene preferencias, o que juzga a los alumnos con varas diferentes según su prestigio social, o que se muestra indiferente al maltrato de los “poderosos”, en esencia avala al bullying como estrategia al servicio de los más fuertes y abusivos. Y así podríamos seguir…

De allí que no se vea mucho bullying en ambientes donde los alumnos aprenden a convivir armoniosamente, respetando las diferencias de modo inclusivo, en el que los profesores tienen una relación horizontal, amable y personalizada con sus alumnos, que los lleva a intervenir cuando ven que hay algo que está perturbando la tranquilidad y el bienestar de cualquiera de sus alumnos.

Por eso cuando leo o escucho que se dan normas que esencialmente incitan a denunciar y sancionar a los buleadores sin que eso sea parte de un intento de construir una comunidad socialmente sana y libre de agresiones, no dejo de sentir que es una lavada de manos frente al problema que involucra al conjunto de los actores institucionales y la totalidad de  los integrantes del salón de clases donde esto ocurre.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/5174605302639963

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1539241943204495366

En FB2: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/pfbid02pQ1EQZUBKxYrDrEHLnj1MmYfQNuRxNZxJgR5ZyhCPM8mYVyQy5v6CUmqCzAQywy1l

En FB3  https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/pfbid0kiHGHviJ6cSXAaaJ3zrJUqgoNoP2rnm3bD48N3pKwVz1dXB4yB4zSDW9oxfNxQLsl

 

 

Artículos afines:

MINSA y MINEDU Autores mediatos de las agresiones escolares y el bullying

¿Por qué hay bullying (también) en colegios que usan uniformes?

La escuela peruana favorece el bullying

Bullying: deja peores huellas que una enfermedad mental  

Las víctimas de bullying pueden sufrir enfermedades mentales. Según un estudio de Reino Unido, la exposición continua a agresiones, durante la adolescencia, provoca cambios en el cerebro

Todo lo que se debe saber sobre el 'bullying' y cómo manejarlo. ¿Qué es?, ¿qué puede hacer si su hijo es víctima?, ¿cómo identificar al agresor?

La competencia entre escolares trae el bullying

AUDIO Bullying: errores en la prevención de agresiones en clase

El niño cyber-acosador (bullying en la red)

Bullying: entre mujeres es peor.

Prevenir el bullying empieza con los padres

Bullying: acoso escolar en los colegios

El bullying a los nativos peruanos

Del Bullying a la Convivencia Pacífica

Hora del recreo: del bullying al buen trato 

Ley AntiBullying: Ley del Súper-Sicólogo

Leyes contra el bullying (acoso escolar)   

LT: Cuando el tercio superior corresponde a colegios (privados) de familias pudientes y el tercio inferior a los colegios (públicos) de las familiares más desfavorecidas ¿Qué está midiendo ese PSU chileno en realidad?