La docencia: una carrera para trabajar solo hasta 5 años

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 27 05 2022 (Versión corta)

Cada vez encuentro más columnas sobre el abandono de la carrera docente de profesores en distintos países del mundo al cabo de 3 a 5 años de ejercicio profesional. Si bien en el Perú el abandono formal del rol docente no tiene esas magnitudes, la saturación emocional y las estrecheces económicas afectan la capacidad de empatía, pasión y desempeño docente de los peruanos. Tener que lidiar con un bajo reconocimiento profesional y económico, crecientes problemas de indisciplina y cargamontones de padres que se quejan de cualquier cosa y los agreden en las redes sociales, ministerios de educación que los llenan de requerimientos administrativos, políticos que se entrometen en sus quehaceres pedagógicos, etc. todo eso harta a los profesores. 

Aclaremos que esta vocación de renuncia no es generalizable a todos los maestros pero sí corresponde a las tendencias visibles, pero si hay la suficiente inteligencia y buena voluntad, se puede intentar adelantarse y corregir lo que parece un destino inexorable.

Leyendo recientes columnas de Chile, Inglaterra, Israel y EE.UU. entre otras, se percibe que la duración promedio de maestros calificados como muy buenos y hasta excelentes es de 3 a 5 años de iniciada su labor docente en aula. Son dos tipos de maestros: los que buscaron un título al que es fácil de acceder que garantiza una remuneración continua hasta encontrar algo mejor, y los que se entregaron a la docencia con vocación y pasión pero que al cabo de unos años llegan a la conclusión que no podrán desempeñar esa función por mucho tiempo y prefieren abandonarla cuando aún pueden recolocarse en el mercado laboral en otras labores.     

Usualmente las áreas de informática, tecnología, ciencias, matemáticas, talleres e inglés son aquellas en las que  los docentes logran más fácilmente encontrar mejores opciones fuera de la escuela.

Las razones que dan los docentes para abandonar la profesión son diversas pero podrían agruparse en las siguientes: bajos salarios, pobres condiciones de trabajo, comportamiento de los estudiantes que incluye agresiones verbales y hasta físicas a los maestros, falta tiempo de planificación, mala gestión de liderazgo del equipo directivo, no sentirse escuchados ni apoyados, clima laboral tenso y falta de autonomía profesional. Se sienten solos, sin apoyo cuando hay algún conflicto con padres y sin espacio para hacer mejoras o cambios.

Un maestro estresado, hambriento y humillado no tiene el combustible para mantenerse en la profesión y responde renunciando. 

Acá hay un desafío importante para los colegios cuyos directivos y APAFAS quieren prevenir el desánimo, abandono y la alta rotación docente. Si logran crear un buen clima laboral, evidenciar cuidado y respeto por los docentes, expresarles reconocimiento y gratitud aún si hay ocasionales razones para criticarlos, acompañarlos en sus momentos de dificultad, ofrecerles incentivos y capacitaciones interesantes, se crearía una red de soporte emocional que podría nutrir su autoestima docente y mantener activa su pasión por la enseñanza.

En FB:  https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/5090082114425616  

En FB2: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/5104085903025237

En Twitter2: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1530185660241432576

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1528421670654029826 

Artículos afines:

El 40% de los docentes (chilenos) nuevos dejó de ejercer en una década 

Our Education System Is About to Enter a Massive Crisis 

Survey: 48% of teachers considering job change   

Burnout y abandono escolar de docentes ingleses 

Fifth of teachers plan to leave profession within two years”. The Guardian, 16/04/2019)   

Los maestros no están bien, aunque los necesitemos. Los administradores deben pensar en el bienestar de los maestros de manera diferente 

¿Agotado? No. Aburrido (Investigaciones en Finlandia y Turquia) 

Por qué hay tantos profesores enfadados.La vuelta a las ratios de siempre, la impresión de ser poco reconocidos, los cambios pedagógicos en marcha y la precariedad alimentan el malestar del colectivo docente 

La cura para el agotamiento (burn out). Cómo lidiar los estresores y los sentimientos difíciles por Emily y Amelia Nagoski (TED, Abril 2021). Tres señales reveladoras de que el estrés se está apoderando de usted y formas prácticas de sentirse seguro en su propio cuerpo cuando se está agotando.   

Cómo combatir el agotamiento (de los maestros). Una mirada a los contribuyentes comunes al agotamiento y, lo que es más importante, las estrategias positivas que los maestros pueden usar para defenderse. 

Estrés traumático secundario para educadores: comprender y mitigar los efectos. (Mindshift) La condición tiene numerosos nombres: estrés traumático secundario (STS), trauma vicario, fatiga por compasión. Los síntomas son similares en algunos aspectos al trastorno por estrés postraumático: retirarse de amigos y familiares; sentirse inexplicablemente irritable o enojado o adormecido; incapacidad para enfocar; culpar a los demás; sentirse desesperado, aislado o culpable por no hacer lo suficiente; luchar para concentrarse; no poder dormir; comer en exceso o no comer lo suficiente.

Los docentes faltan más por la psiquis que por gripe. Las enfermedades psicológicas, de huesos y articulaciones son las que más aquejan a quienes dan clases. 

100.000 docentes no cualificados en EEUU: por qué ya nadie quiere ser profesor. Muchos enseñantes estadounidenses ganan un 60% menos que otros profesionales con el mismo nivel educativo. Pero más importante aún que los bajos salarios es la pérdida de respeto social. La paga media de un profesor en EEUU, ajustada a la inflación, en realidad se ha reducido en los últimos 15 años, mientras que los costes del sistema de salud han crecido sustancialmente. The Economist informa de que los profesores ganan el 60% de lo que ingresa otro profesional con una educación comparable. Dado que un 35% menos estadounidenses han estudiado para convertirse en profesores en los últimos años, indica, hay una escasez masiva de profesores, lo que fuerza a las escuelas de todo el país a contratar a más de 100.000 personas que carecen de la cualificación adecuada. De hecho, según el New York Times, es tan difícil encontrar estadounidenses cualificados para las escuelas públicas que muchos distritos están empezando a contratar instructores de países de bajos ingresos, como Filipinas. 

Según un estudio, los profesores experimentan más estrés que otros trabajadores. De acuerdo con la Fundación Nacional para la Investigación Educativa (NFER), uno de cada cinco se sentía tenso acerca de su trabajo en comparación con el 13% de los que tenían ocupaciones similares. Los docentes soportan un mayor estrés relacionado con el trabajo que otros profesionales.