Hablar a los escolares sobre Ucrania

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 11 03 2022 

Un mundo en shock por la invasión rusa a Ucrania no puede ser ignorado por los profesores y alumnos en su cotidiano escolar. Está en el libro de la vida y los medios, que hacen visibles los dramas humanos que afectan a todos, así no vivan en Europa. 

Hablar sobre los sentimientos hace bien a todos, en particular a los niños que muchas veces no pueden racionalizar sus emociones o encontrar las explicaciones a lo que ven y les angustia. Eso ayuda a que se sientan menos abrumados, molestos, confusos, aterrados pensando que ellos también pueden ser víctimas de alguna agresión militar o desplazamiento inesperado.      

Como educadores nuestro trabajo es informarnos y brindarles a nuestros estudiantes la   información apropiada para su edad, hacerlo de manera que fomente su empatía y compasión, a la par que nos aseguramos de recordarles que ellos son amados y están a salvo. 

¿Qué estrategias pueden ser oportunas?

1. Ver en un mapa adónde ocurren los eventos y comentar algo sobre la pasada desintegración de la URSS que pretende revertirse

2. Hablar sobre cómo esta guerra ocurre porque los líderes de Rusia quieren más territorio y se lo quiere quitar a su vecino lo que está mal, pero cuidando de mostrar que no todos los rusos están de acuerdo

3. Hablar sobre las sanciones por sus acciones censurables.

4. Hablar de los refugiados con fotos de ucranianos tratando de irse y preguntarse cómo se les puede ayudar desde el Perú

5. Usar libros que cuentan historias sobre refugiados.

Y sobre todo, asegurarles que están seguros y que siempre pueden traer sus dudas e inquietudes para conversar sobre ellas.

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1502270431717376004

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/4897595593674270

Artículos afines:

Reflexiones desde el costado, sobre la invasión de Rusia en Ucrania

Como hablar con los niños sobre la invasión de Ucrania 

¿Será Ucrania el Afganistán de Putin?