El cine y teatro y su comparación con las clases virtuales y presenciales

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Imaginar la experiencia diferente entre ir al cine y al teatro puede ser útil como analogía para entender una de las principales diferencias entre la educación virtual y la presencial. 

La genial breve charla de Oskar Eustis, Director artístico del Teatro Público de Nueva York en TED 2018 puede ayudar a padres y profesores a aquilatar la diferencia entre uno y otro, y el carácter insustituible de la experiencia humana presencial. Se titula “Por qué el teatro es esencial para la democracia” 

Sugiere imaginar cómo se siente el público que asiste a escuchar a un expositor discursando desde un escenario comparado con ese actor dialogando con otro en el mismo escenario, transformando la exposición en un diálogo en el que cada uno tiene una opinión diferente a la del primer actor. Ese diálogo da origen a un drama, un conflicto, un desacuerdo, una verdad que no la posee ninguno sino que se construye a través del diálogo entre ambos, que es la creencia básica de quien cree en la democracia. El público está invitado a ponerse en el punto de vista de cada uno, a ejercitar su empatía, ponerse en el lugar de uno y otro, que es otro fundamento de la vida democrática

Finalmente sugiere imaginarse a uno mismo como espectador sentado en la sala, al lado de otros espectadores, conformando una audiencia, una comunidad. Cuando uno entra a un cine si éste está vacío el espectador se siente cómodo, porque nada se va a interponer entre uno y la película.  Se puede acomodar, estirar las piernas, comer canchita y solo disfrutar. En cambio si entran a un teatro y ven que la sala esta medio vacía, sus corazones se entristecen porque sienten que asistir al teatro supone ser parte de una audiencia que vive una   experiencia colectiva que los lleva a reír juntos, llorar y aguantar la respiración juntos al ver  que es lo que está por pasar.  

Es en especial este tercer concepto el que se vincula más con la vivencia diferente que se da al comunicarse un estudiante con sus profesores y compañeros por la vía virtual y al hacerlo al asistir a una clase presencial. Son contextos físicos y mentales distintos, que dan lugar a sensaciones, emociones y conexiones interpersonales muy distintas. 

Si logramos conectarnos con este concepto podremos entender mejor el hartazgo y desgaste emocional que le significa actualmente a los estudiantes mantener las rutinas de las clases virtuales, comparada con lo que sentirían si estuvieran asistiendo cotidianamente al colegio o al universidad.    

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/3485223978244779

Artículos afines: 

Por qué el teatro es esencial para la democracia. (Oskar Eustis)El arte invita a los espectadores a perspectivas y formas de vida diferentes a las suyas, y con eso, ayuda a fomentar el sentido de empatía necesario para la democracia. Conozca las vías creativas que toma el arte para dar poder a las personas.

Cuánto tiempo de pantalla es sano para los niños  

Fatigados por el zoom

 

¡Qué belleza!  Cómo puede un profesor cambiar la vida de un niño. Benjamin Zander, director de orquesta.

Versión completa: “Dirigir una orquesta es una buena metáfora para la vida”. Benjamin Zander, uno de los directores de orquesta más reputados del mundo. En este vídeo comenta sus ideas pedagógicas y transmite con pasión su amor por la música. Es además autor de varios libros entre los que destaca el best seller ‘El arte de lo posible’. 

La música: una necesidad cerebral.La música constituye un lenguaje universal con el que convivimos desde el nacimiento, tiene la enorme capacidad de cambiar  nuestro cerebro activando muchas regiones que intervienen en  procesos motores, emocionales y cognitivos y, seguramente, ha desempeñado un papel esencial en el desarrollo de la naturaleza social del ser humano. Todo ello tiene enormes repercusiones educativas que no se pueden obviar en una escuela con cerebro.

LT: con el cuidado que siempre hay que tener con los artículos que generalizan y descontextualizan cualquier fenómeno humano buscando correlaciones estadísticas, resulta interesante leer lo que acá se dice sobre los beneficios de aprender música Si quieres que tu hijo sea más inteligente, apúntalo a música, aconseja un neurocientífico. La música mejora el desarrollo cerebral de los niños, según John R. Iversen, uno de los máximos referentes en neurociencia.

Arte y Humanidades revalorizados.

Estudiar Arte cierra brechas académicas

Educar en el Arte: un derecho y una necesidad

Estudiar arte mejora el rendimiento en matemáticas

Rol del arte en la educación

Clases de Arte mejoran la disciplina escolar

Balancing Talent: Schools that connect artistic creativity to academic education  As the Times Educational Supplement (TES) states, “It should go without saying that art and design, dance, drama, music and other creative subjects should be an important part of every child’s school curriculum.” Schools that connect artistic creativity to academic education are, evidently, on the right track. By unleashing a child’s innovative spirit, these schools don’t only serve their students a multidisciplinary education, but also grant them the unrelenting freedom to express. But why is self-expression so important in today’s education sector? The answer lies in the foundation of the ‘growth mindset’. Rather than constricting a child’s learning pattern to outdated styles and patterns of thought, otherwise known as a ‘fixed mindset’, a growth mindset gives learners the power to further explore their abilities.

Imanol Aguirre "Enseñar arte es formar sujetos críticos y eso siempre es una amenaza". Cuando una persona es consciente y sensible y se da cuenta del lugar que ocupa en el mundo y si no está de acuerdo con ello, pues aparecen situaciones de ruptura y de disenso. Y en este momento no interesa tener ese tipo de ciudadanos." 

Profesoras contra la pedagogía tóxica, y el uso del arte para emocionar, requisito para aprender  Las investigaciones sobre neuroeducación demuestran que para activar el deseo de pensar es necesario encender previamente una emoción, y para ello es fundamental despertar la curiosidad. “Hay que comenzar la clase con un elemento provocador, puede ser una frase, un dibujo o un pensamiento; algo que resulte chocante”, indica Francisco Mora, profesor de la Facultad de Medicina de la Complutense y autor del libro Neuroeducación. Solo se puede aprender aquello que se ama.

Matt Goldman es internacionalmente conocido por ser uno de los tres integrantes, y cofundadores, de la compañía teatral neoyorquina ‘Blue Man Group’. A través de la iluminación, la percusión y las ‘performance’ innovadoras; los miembros de ‘Blue Men’ tratan con frecuencia temas culturales, satíricos y de crítica social. Preocupados por el devenir de la sociedad y la educación, en el año 2006 fundaron en Nueva York la escuela ‘Blue School’. Con una perspectiva innovadora, estos tres artistas emprendieron un proyecto de transformación educativa basado en la creatividad, la neurociencia, la docencia colaborativa y el protagonismo del alumno. La escuela ‘Blue School’  integra tres elementos fundamentales: el pensamiento creativo, la inteligencia propia y colectiva, y la ‘Teoría del dominio del aprendizaje’, del pedagogo estadounidense Benjamin S. Bloom”. Además, incorpora en su programa fundamentos educativos de otras corrientes pedagógicas, como la ‘Filosofía para niños’ de Mathew Lipman, la corriente ‘Reggio Emilia’ italiana y teorías educativas de vanguardia. 

Blue School: de Broadway a las aulas. Matt Goldman, artista y educador 

BBC La educación musical "corre el riesgo de ser obsoleta por la tecnología". La enseñanza de la música podría dejarse atrás en una era acústica obsoleta si no se mantiene al día con la tecnología, según un informe detallado. Demasiada educación musical no refleja la realidad de cómo los jóvenes se involucran con la música, según la investigación de la Comisión de Música. Dice que existe un riesgo de que esta "desconexión" signifique que los métodos de enseñanza actuales pueden quedar desactualizados. Argumenta que la tecnología podría ayudar a evitar que la música desaparezca de las escuelas.