Rankear docentes por exámenes no es meritocracia

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

¿A alguien se le ocurriría evaluar la calidad de deportista de Leonel Messi o Serena Williams, o la calidad actoral de Merril Streep o Robert De Niro, o la capacidad musical de Elton John o Lady Gaga, o el liderazgo social de Greta Thunberg o del fallecido Nelson Mandela, con pruebas escritas sobre la actividad que realizan? Lo más probable es que la mayoría de los entendidos sugerirían otras formas de evaluarlo. De hecho, en buena parte del sector privado no se define de ese modo a los docentes a ser contratados.  

La incorporación impertinente de 14,000 docentes a sus labores escolares por parte del Congreso es una decisión tóxica para la legalidad y constitucionalidad, pero hay que tener cuidado con asumir planamente el argumento de que eso rompe la concepción meritocrática que tenía el sistema de evaluación vigente en aquél momento (y en buena parte, hasta ahora).

Empiezo adhiriéndome a las expresiones de disconformidad por la ley que a todas luces parece inconstitucional sobre la incorporación de 14 mil docentes interinos que quedaron fuera de la carrera magisterial en el año 2014 por no tener título, desaprobar o no dar la prueba, aprobada con ligereza por el Congreso sin el debido debate oportuno, transparente y democrático. 

Sin embargo, me parece importante aclarar que lo que rechazo es la transgresión a la legalidad vigente al querer obviar las condiciones existentes para todos los interesados en esos años del 2012 al 2014, para beneficiar incorrectamente a los que no se sometieron a las condiciones vigentes en ese momento. Eso no es democrático ni constitucional.

Dicho eso, valga la oportunidad para cuestionar que para aludir a la violación al principio de la legalidad se use como argumentación que lo que se está violando es el concepto de “meritocracia”. Lo que están sosteniendo muchos de sus defensores, parte del imaginario que no comparto de que la evidencia de que se trata de un concurso meritocrático deriva de hacer un orden descendente de los puntajes obtenidos por los postulantes al rendir exámenes escritos masivos con buena carga memorística y con respuestas para marcar que mayoritariamente evalúan la capacidad de acertar en esas respuestas al gusto arbitrario del evaluador, sin que eso denote mérito profesional alguno. Eso significa, por ejemplo en el extremo, asumir que un postulante que saca 13.96 tiene méritos y si tiene 13.94 no los tiene. O en el plano escolar, que un estudiante que saca 17.35 tiene más méritos que el que saca 17.34 de promedio, o que el alumno que contesta bien 6 de 10 preguntas es mejor que el que contesta solo 5, sin ninguna consideración al proceso y otros factores que definen sus competencias como estudiante. Por ejemplo: un alumno altamente memorista y motivado por las notas (a costa de una gastritis crónica inclusive) se considera más meritorio que el que tiene un temperamento expansivo, ideas originales, es colaborador, solidario y creativo, y es confrontador, por lo que marcaría (correctamente) la respuesta “depende” ante cualquier pregunta determinista descontextualizada que se le hiciera en un examen escrito que no da pie a opinar de modo abierto. 

Desde el punto de vista educativo, que es el campo que nos compete, me parece inaceptable colocar en las décimas o centésimas de un arbitrario cálculo aritmético la capacidad de definir las condiciones profesionales de una persona, así como tampoco transferirle a los puntajes que arroja una computadora luego de un examen la definición de quién de los incógnitos contestadores de esas preguntas es un profesional competente y meritorio, o sea, quién es un docente eficaz que contribuye al aprendizaje de los alumnos. 

En una olimpiada una centésima puede diferenciar al ganador del perdedor, pero eso no quiere decir que el segundo (o inclusive el último de la carrera) no sea un deportista meritorio y competente, o que en otras competencias entre los mismos competidores,  no se puedan dar vuelta los puntajes. Una evaluación docente no es una carrera de 100 m para ver quién gana o quien pierde en un minuto específico de sus vidas. Una evaluación docente debiera considerar el conjunto de factores que definen quién es quién, como se hace al evaluar a un artista, un deportista, un actor, un líder, un ejecutivo, a los que pocos entendidos contratarían basándose en los puntajes obtenidos en una prueba escrita de conocimientos con respuestas múltiples para marcar.  

Repito, no apruebo que si esas eran las condiciones imperantes se hagan triquiñuelas para esquivarlas por razones populistas. Solo pretendo dejar anotado que usar el concepto de “meritocracia” como se hace popularmente es algo que en mi opinión merecería ser revisado. Entre educadores, creo que tenemos la obligación de preguntarnos siempre el por qué de los usos convencionales de ciertos conceptos y evaluar si realmente responden a su propósito. Sin eso, no habría espacio para la innovación.   

He escrito en extenso al menos dos veces no hace mucho confrontando este tema de la “meritocracia”. Si alguien tiene interés en el tema, los invito a releer mis columnas cuyos links agrego acá.

MERITOCRACIA (¿un privilegio disfrazado de equidad?) https://www.trahtemberg.com/articulos/3441-meritocracia-iun-privilegio-disfrazado-de-equidad.html 

¿Sirven para algo los exámenes escritos? (A propósito de la JNJ) https://www.trahtemberg.com/articulos/3375-isirven-para-algo-los-examenes-escritos-a-proposito-de-la-jnj-.html 

Buen fin de semana 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/3382452871855224

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1314918654224609280

Referencias periodísticas:

(RPP) Dictamen que permite reincorporar a maestros es un "atentado contra los estudiantes", dice representante del Minedu. El Pleno del Congreso aprobó un dictamen que dispone que los docentes, que fueron cesados por no pasar las evaluaciones del Ministerio de Educación en el 2014 podrán incorporarse a la carrera magisterial.

(Andina) Aprueban ley para reincorporar a maestros que quedaron fuera de carrera magisterial. Pleno del Congreso aprobó dictamen 

(RPP) El Director de la Dirección Técnica Normativa de Docentes del Ministerio de Educación, Carlos Silva, consideró que la aprobación de esta ley constituye "un atentado contra los estudiantes" debido a que va en contra de los esfuerzos por mejorar la calidad educativa en el país.

Peru21 Congresistas le abren la puerta de las escuelas a docentes jalados Aprovecharon el partido de la selección para dar luz verde a dictamen que desempolvaron del parlamento disuelto.

Artículos anteriores afines: 

Rankear docentes por exámenes no es meritocracia

¿Sirven para algo los exámenes tomados a los profesores?

Papa Francisco.- El Papa pide una educación que no se mida por superar "pruebas estandarizadas" sino por ser "antídoto"

La falacia de la meritocracia (ineficientes equipos de "estrellas")

Bajen la importancia de las notas (o las letras)

Tu hijo no se define por sus notas escolares y otros demonios de la crianza  Hay que evaluar a un alumno, pero no se debe hacer como se hacía hace más de 200 años

https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2645639305536588   https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1206538520871002113

The Case Against Grades By Alfie Kohn EDUCATIONAL LEADERSHIP November 2011 

Singapur: Evolución en la educación: aprender a ver más allá de las notas. Los exámenes de primaria y secundaria se reducirán y las libretas de informes ya no mostrarán los niveles de la clase o el orden de mérito del alumno. La visión es cambiar la obsesión por las notas por el disfrute por aprender durante toda la vida.

VIDEO El efecto nocivo de poner notas 

«Muchos niños son brillantes aunque sus notas digan lo contrario» Entrevista con Nora Rodríguez, pedagoga y autora de «Neuroeducación para padres» (Ediciones B) "hay un epígrafe del libro que se pregunta cómo pueden saber si los padres van por buen camino. 

Es fácil. Si tu hijo se siente feliz de ser como es, pero con una felicidad que no pasa por el consumismo sino por aquello que le hace verdaderamente bien, si tiene amigos, sabe preguntarse y preguntar, si sabe darse respuestas, comparte, sabe volver a su interioridad por unos minutos... pues entonces vamos por buen camino. Está encontrando atajos para ser la mejor versión de sí mismo"  En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/818545248246012?pnref=story

El error de intentar medirlo todo. En un mundo evaluado por ‘likes’, algoritmos, indicadores y objetivos, los números no deben ser inmunes a la crítica. Estos parámetros son siempre reduccionistas. De entrada, porque la medición se refiere fundamentalmente a la parte cuantitativa de las cosas. Quien mide, inevitablemente, presta mayor atención a las dimensiones que se dejan medir mejor, de manera que éstas son privilegiadas en relación con otros aspectos de la realidad. La cuantificación hace que destaquen determinados aspectos, e invisibiliza a otros. La lógica de la medición tiene ciertos efectos secundarios. A menudo el impacto y la imagen se valoran más que el contenido  

Sal Khan: Let's teach for mastery -- not test scores
En esta charla de 10 minutos Khan explica porqué los alumnos que no logran los aprendizajes esperados para matemáticas desde los primeros grados están condenados a pasarla mal en todos los grados subsiguientes. La única solución es una educación que personaliza los tiempos y estrategias de aprendizaje de cada alumno, rompiendo el mito de que paracada grado todos los alumnos tienen que haber aprendido lo mismo
 
Las notas producen más perjuicios que beneficios

(Dice: Would you choose to build a house on top of an unfinished foundation? Of course not. Why, then, do we rush students through education when they haven't always grasped the basics? Yes, it's complicated, but educator Sal Khan shares his plan to turn struggling students into scholars by helping them master concepts at their own pace)

Cinco consejos de un psicólogo de Harvard para criar bien a los hijos. Según el experto, se debe formar a los hijos en respeto antes que exigirles buenas notas.

Números y educación (Santiago Cardozo)   Exaspera un poco ver cómo la reflexión sobre educación ha sido plenamente copada por el “virus” de los números: encuestas, porcentajes, indicadores, gráficas de barra o de torta o de líneas o de lo que sea, esta parece ser la lógica que asume hoy la reflexión sobre la educación; especie de zona dentro de la cual se puede reflexionar sobre lo educativo. Llegados a este punto, es como si la educación se identificara punto por punto con el aparato estadístico que procura “reflejarla”. ¿Por qué este aparato estadístico se ha vuelto la forma misma de la reflexión sobre la educación? ¿Por qué las autoridades educativas se mueven de acuerdo con esta lógica, situándola en el centro del debate y de sus decires, como si lo educativo no fuera más que un estado traducible a porcentajes, indicadores, expresable en intrincadas grillas de medición de la realidad misma? ¿Por qué esta necesidad de lo estadístico?  

Los exámenes, un elemento más de la evaluación o algo que debe desaparecer. La última ha sido María Acaso. Su “Los exámenes no sirven para nada” de hace unas semanas había nacido para ser titular. Reabría así un debate viejo pero no resuelto. 

"No creo en los resultados de PISA" El presidente del Instituto Weizmann pide que la educación fomente la imaginación. Zajfman preside el Instituto Weizmann de Israel, el sexto mejor centro educativo de ciencias —según el Índice de Innovación Natural 2017— y el único no estadounidense entre los diez que encabezan el ranking. En sus años como investigador de Física Molecular y luego dirigiendo a este instituto que sacó tres premios Nobel, comprobó que "sin el uso de la imaginación, la Matemática y la Física son inútiles". Es por eso que este científico descree de los resultados de las pruebas PISA, las que miden la capacidad de resolución de problemas en Matemática, Ciencia y Lengua en alumnos de 15 años. "La ciencia consiste en hacer buenas preguntas o pensar varias respuestas a un problema. No tiene sentido que se le pida al estudiante que memorice una respuesta concreta para un tipo de dificultad". 

Vídeo: Las ideas fuerza de la educación en Finlandia en pocas palabras. En su reciente película "¿Qué invadimos ahora?" el siempre incisivo y polémico Michael Moore ha sabido explicar en unos pocos minutos el más que llamativo éxito educativo de Finlandia, un sistema basado en unas pocas ideas muy claras.https://www.youtube.com/watch?v=vuEhgfkPfho

De los números a las letras

Razones para no usar notas

Las notas de los alumnos que pasan desapercibidos

El efecto nocivo de poner notas en las tareas escolares 

Poner notas distorsiona las es obtienen notas bajas 

¿Qué comunican las notas de fin de año?

Evaluación de alumnos: ¿Es necesario calificar y poner notas? (extenso)

Consejo a las madres ansiosas con la evaluación de sus hijos 

Alumnos no Estudian en Defensa Propia

Richard Gerver: “Hay demasiadas modas pasajeras en la educación”.Las escuelas se centran demasiado en lo académico. En España o Inglaterra los exámenes son la razón de ser de la escuela. Esto tiene que parar. La educación no va de aprobar exámenes, sino de desarrollar a los jóvenes para que tengan éxito. Los profesores no necesitan los exámenes para eso. Seamos serios. Están evaluando a sus alumnos todo el tiempo. Los exámenes existen porque les gustan a los políticos y los piden los padres. Pero, en realidad, como herramienta, obstaculizan la educación, no la mejoran. La OCDE señala que los países con sistemas que se centran en exámenes son en los que los chicos tienen más dificultades para encontrar un trabajo. Esto se debe a que la educación no está enfocada a su desarrollo, sino a prepararlos para un examen. 

Entrevista con Nora Rodríguez, pedagoga y autora de «Neuroeducación para padres» (España)  «Muchos niños son brillantes aunque sus notas digan lo contrario» "Los aprendizajes que ocurren muchos antes de que estén preparados para ello dañan la autoestima y generan altos niveles de estrés. Esto a la vez se convierte en un modo de entender el aprendizaje con dolor, un dolor emocional que impide avanzar. Hoy la pedagogía actual sustituye esto con nuevos recursos, como por ejemplo, saber cuál es la mejor edad para aprender ciertas cosas".