El aburrimiento y el agotamiento mental de los alumnos con la educación a distancia

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 04 09 2020 (breve)

Terminado el primer semestre, muchos padres de familia y alumnos reportan estar aburridos y hartos de la modalidad escolar remota que demanda de ellos conectarse a la pantalla y aprender “como si estuvieran en la escuela”. Pasado el primer período de adaptación a lo novedoso y temporal, tomar consciencia que esto seguirá en el segundo semestre y posiblemente el próximo año ha creado una angustia enorme en los alumnos mezclada con la depresión de verse enfrentados a un futuro incierto e impredecible.

Preguntémonos, por ejemplo, ¿qué estarían haciendo los púberes y adolescentes a partir de los 11 años si es que no existiera pandemia? Estarían saliendo a diario de la casa no solo para ir al colegio, sino para verse con sus amigos, pasear o montar bicicleta, comer algo fuera de casa, hacer deportes o alguna actividad artística, ir a las discotecas, entrar al mundo del romance, la iniciación sexual, las conductas de riesgo vía alcohol, tabaco, mariguana, si no más…  Sería una etapa de mucha rebeldía y comunicación complicada con los padres por esa necesidad de privacidad y diferenciación propia de la adolescencia. Todo eso se ha confrontado con la muralla inquebrantable de las paredes del hogar, y por si fuera poco, quedan obligados a vivir una rutina en la que las únicas caras que ven 24/7 son las de los hermanos y adultos en casa cuyas rutinas, gestos y comentarios ya conocen hasta la saciedad. La pantalla, como única ventana al mundo externo y al quehacer escolar, se ha vuelto un aparato monótono, predecible, agotador, y si se trata de las rutinas escolares -que ya en el escenario presencial eran difíciles de tolerar, aburridas, vacías, sin mayor sentido, llenas de tareas y exámenes como principal razón de ser-, en el nuevo contexto quedan aún más vaciados de sentido. Los alumnos procuran no asistir a clases, salirse de la pantalla escolar, distraerse en otras cosas, etc.    

Los niños y jóvenes necesitan urgentemente ser atendidos en sus dimensiones emocionales y afectivas; un hogar y una escuela que los ayude a hacer la catarsis mental a través de cambios de rutinas y actividades, oportunidades novedosas de aprendizaje autónomo y entretenido no sujeto a las evaluaciones convencionales; pasar de la actividad intelectual o cognitiva a la física y poner en acción diariamente su cuerpo para oxigenarse y renovar energía (muchos padres han descubierto que salir con sus hijos a montar bicicleta les ayuda a pisar calle, a la vez que cambian de escenarios y se comunican en otros términos).

Hay que entender que el reto de este semestre escolar es el del disfrute y el movimiento, una vez que ya pasó el primer semestre de la organización escolar, la continuidad del vínculo y el impulso a la autonomía del estudiante. Para aprender el cerebro necesita sentir esos chispazos de emoción que trae la curiosidad, que enciende los motores internos del deseo de saber, aprender, explorar, ampliar las fronteras de lo conocido. La escuela tiene que replantear sus rutinas y ofertas de emoción para aprender, alegría, y los hogares tienen que ensayar nuevas estrategias que cambien las  rutinas y los formatos de comunicación. El aburrimiento de los hijos pueden ser una ruta hacia la apatía, desgano, depresión, incomunicación, violencia y fuga, y eso incluye salir de la casa a sabiendas que es riesgoso. 

Ojalá los colegios entendieran que éste no es el momento para las lecciones convencionales, “el avance del programa (como sea)” las abusivas tareas y exámenes, y los padres entendieran que está en juego la salud mental de sus hijos. 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/3249115558522290

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1298977515814305798

En FB2: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/3273490022751510

Artículos afines:

VIDEO Exclusión y abandono escolar por COVID19. Renato Cisneros y Mabel Huertas entrevistan a León Trahtemberg (Conexión RPP 08 09 2020) sobre los escolares que dejan de asistir a las clases remotas por las más diversas circunstancias 

¿Estás realmente deprimido por la cuarentena o solo estás aburrido? Por Richard A. Friedman, M.D. psiquiatra , NYT 27/08/2020 No todas las emociones desagradables son patologías, pero sí podemos hacer algo para modificarlas.

Los beneficios (perdidos) de hablar con extraños

Educación remota. El desafío de motivar a los estudiantes frente a la pantalla

¿Y la salud mental de los niños? 

Acogida, empatía y autonomía (bienestar socioemocional)

Los efectos del confinamiento en la salud mental de niños y adolescentes

Salud socioemocional en tiempos de aislamiento físico

La empatía y acogida como reto escolar 

Suspender clases no supone suspender vínculos 

COVID-19 aumentó la ansiedad, la depresión para estudiantes universitarios ya estresados (Dartmouth) Un estudio muestra un aumento sin precedentes en los desafíos de salud mental entre los estudiantes universitarios 
Para pensar: miren esta forma de presentar la visión-meta de Colombia y de aprovechar las cooperaciones internacionales para potenciar la educación nacional: "Australia, aliado de Colombia para ser el país más educado de América Latina en 2025" 

Presidente Martín Vizcarra y la Educación 

VIDEO León Trahtemberg y los retos para el Próximo Gobierno de Martín Vizcarra en Educación

Estimado Martín, Beto Ortiz, Perú 21, 25 08 2018 ¿Qué tal si empezamos hablando, por ejemplo, de educación? ¿Qué tal si la usamos para evitar la delincuencia desde sus orígenes en lugar de declararle la guerra cuando ya sentó sus reales y tomó por asalto las ciudades? 

El estudio revela que cerca de la mitad de estos universitarios chilenos reconoce que sufre problemas como depresión, ansiedad o estrés. 

La enfermedad mental en un mundo de delirio. Los psiquiatras explican que sus pacientes ya estaban acostumbrados a palabras como estigma y distancia social

Los beneficios de hablar con extraños NYT Por Jane E. Brody  7 de agosto de 2020 Las conexiones casuales que encontramos con la gente en el transcurso de la vida cotidiana pueden generar una sensación de pertenencia a una comunidad.  

¿Cómo nos encontramos a través de las pantallas? Conversatorio virtual "Educación infantil en contexto de pandemia: el poder de las relaciones". Invitadas: Liliana Galván (Proadalid), Mariana Santistevan y Ximena Payet (Colegio Aleph). Modera: Veronica Beytia (Dinámica)

Las contradicciones internas del modelo educativo de educación a distancia (vía Televisión)

El uso intensivo de medios electrónicos en la infancia tardía se vincula con un rendimiento académico más bajo. Un nuevo estudio de niños de 8 a 11 años revela una asociación entre el uso intensivo de la televisión y un rendimiento de lectura más bajo, así como entre el uso intensivo de la computadora y una menor capacidad numérica: la capacidad de trabajar con números.