La calidad de la educación peruana reflejada en la conducta de la población y las autoridades

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

¿Para qué tantos costosos diagnósticos de la calidad de la educación peruana, las pruebas PISA, las ECE, los exámenes de conocimientos, etc. si basta mirar cómo se comportan las autoridades y la ciudadanía frente al covid19 para entender qué resulta de nuestra educación? 

Toda la población fue al colegio y todas las autoridades fueron además a las universidades. Sin duda hay personas, familias e instituciones que actúan con responsabilidad cívica y ética, gente valiosa en el mundo de las profesiones y la ciencia que hacen todo a su alcance para aportarle al país, pero no son suficientes para ser los factores dominantes para contener el drama de la pandemia.

Veamos. Como el gobierno se ha mostrado incapaz de desarrollar una estrategia eficaz para controlar la pandemia sin destruir la economía, ha decidido: 1) Culpar nuevamente a la ciudadanía de ser irresponsable (sin ninguna autocrítica, claro). El culpable es el otro. 2) Repetir las fórmulas que ya fracasaron (porque son las únicas que conoce y no escuchan a los que piensan distinto). 3) Sacar normas que limitan y castigan a los servicios y gestores privados (porque los públicos son ellos mismos). 4) Sacar a los policías y militares -cuyos comandantes ahora lideran el gabinete- para que hagan cumplir el arresto domiciliario de la población, con multas además para los trasgresores, de modo que “por miedo” la gente se vea obligada a acatar el acuartelamiento, hasta que encuentre las trampitas o pierdan el miedo, (como también ocurrió antes).

¿No es hora de cambiar de concepción y estrategias? ¿No es hora de aprender de los que hacen las cosas bien? ¿No es hora de innovar, reformar profundamente los modos de actuar del estado, para ser más eficaces? ¿No es hora de convocar a los gestores del mundo empresarial privado que tienen experiencia en gestión de servicios masivos por todo el país? ¿No es hora de cambiar las estrategias de comunicación para que en lugar de apelar a la “disciplina externa” (actuar por miedo al castigo) se apele a la “disciplina interna” (actuar por entendimiento y convicción)?.

No hay que ser adivino para saber que esta nueva ola de normas no va a cambiar mucho nuestra realidad, que seguiremos en la ruta del “sálvese quien pueda, como pueda”, hasta que llegue al Perú la vacuna y haya sido aplicada a buena parte de la población. Ojalá tenga la oportunidad de llegar vivo a ese momento.  

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/3212295305537649

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1294310788392529921

Artículos afines:

El diagnóstico invisible del fracaso al lidiar con el Covid19 

¿El fin de la escuela? ¡La escuela ha muerto, viva la escuela! Miguel Rivera Alvarado 23/11/2020 “The school of industrial origin, as a temple and monopoly of knowledge, rests in peace.”  

Ciudadanía: Proceso administrativo sancionador (el énfasis en los castigos)  

Ciudadanía: El desacato civil y el síndrome del médico que fuma   

PISA, coronavirus y la iIusión de calidad educativa 

La irrelevancia de lo que se hace en la escuela. (LT No dejen de escuchar el video de  respuesta del alumno al final)  [Video] Profesora rompe en llanto ante desinterés de sus estudiantes. La profesora, identificada como Frances Muñoz, publicó un video en el que lamenta que los jóvenes no demuestren interés en esta época de clases virtuales