¿Aprenden lo que deberían aprender? ¿Por qué en la escuela no bastan unos pocos "estudios generales"?)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Supongamos que Marta, Pedro, Ana y Santiago van a la misma universidad. Marta quiere ser médico, Pedro arquitecto, Ana economista y Santiago psicólogo. ¿Deben estudiar los cuatro lo mismo durante cinco años que dura la carrera? En ninguna parte del mundo aceptarían eso. En el mejor de los casos coincidirán en unos cuantos cursos especialmente al inicio de la carrera, pero desde el principio o a más tardar terminados los estudios generales, cada uno seguirá otra ruta curricular. No hacerlo sería atentatorio contra su formación y realización profesional.

¿Por qué entonces eso mismo no ocurre en los colegios? Si los estudiantes son todos diferentes en su personalidad, inteligencias, capacidad de aprendizaje, habilidades sociales,  motivaciones, vocaciones, organización del tiempo y espacio, intereses ¿por qué deberían estudiar todos lo mismo, a la misma vez, de la misma manera, durante todos los años que dura su paso por la vida escolar? ¿No será por eso que hay tantos estudiantes calificados como  disruptivos, indisciplinados, poco estudiosos, indiferentes, desmotivados, “fracasados”? 

Quiénes son los que realmente está fracasando ¿los estudiantes que no se adaptan a esa visión estandarizada de la vida y de la ruta de aprendizaje que un equipo ajeno decidió para ellos sin conocerlos, o la escuela que pese a estar integrada por profesionales de la educación son incapaces de lograr que los estudiantes “aprendan lo que deberían aprender”? ¿No será por eso que tantos estudiantes sienten que el colegio es una cárcel a la que están condenados a pasar por once años hasta llegar finalmente a un espacio universitario o técnico en el que pueden optar por lo que realmente quieren aprender? (razón por la que lo que los exalumnos  añoran del colegio suele ser la hora del recreo, el extracurricular deportivo, los amigos y ocasionalmente algún profesor, no porque les  “enseñaba bien” sino porque se interesaba  personalmente en ellos)

Me pregunto continuamente qué es lo que deberían aprender los estudiantes en un colegio y por qué no se les puede dar el mismo tratamiento que en la universidad; es decir, tener unas áreas comunes que le dotan de algunas herramientas básicas de comunicación y comprensión cultural como para ser solventes leyendo, escribiendo, calculando, representando, y todo lo otro, o sea pensar, razonar, investigar, explorar, manipular, diseñar, trabajar en equipo, presentar, proyectar,  administrar crisis, resolver problemas, imaginar escenarios futuros alternativos, valorar ética y estéticamente, administrar sus inteligencias y emociones, adquirir un sentido práctico, cultivar sus pasiones y vocaciones, etc. hacerlo a través de lo que los estudiantes escogen y quieren aprender. ¿No tendríamos estudiantes mejor formados para realizarse como ciudadanos y para cultivar sus vocaciones? 

Un estudiante que evita la escuela, sea que se hace el enfermo o se ausenta cada vez que puede o que evade la clase mentalmente cuando está forzado a asistir a ella ¿está aprovechando sus capacidades y su tiempo escolar o lo está desperdiciando? ¿Está aprendiendo lo que debería aprender? Y si no está aprendiendo ¿es por su culpa, por no querer ser un sumiso cumplidor de los designios que los adultos diseñaron para él bajo el paraguas de que eso debe aprenderlo “por su bien”? 

¿Cuánto tiempo más las autoridades observarán pasivas lo poco que los estudiantes realmente aprenden por su paso escolar, (pese a la montaña de normas y documentos curriculares que producen los ministerios), y lo “mal preparados” que están para una vida ciudadana plena y responsable, más allá de los puntitos más o menos que alcancen en PISA o las ECE? 

¿No es el escenario actual de la disfuncionalidad de todas las sociedades latinoamericanas en el contexto de la administración de la crisis causada por la pandemia del coronavirus  una vitrina que evidencia que algo anda mal a la hora de plantear “lo que los estudiantes debieran aprender” para ser ciudadanos responsables y exitosos profesionales?

Aunque parezca contradictorio, este año atípico y complejo podría ser una oportunidad soñada para que el Minedu proponga una reforma educativa a fondo para cambiar de una vez por todas la vigente matriz de pensamiento educativo peruano que corresponde al siglo XIX   por la requerida para el desarrollo propio de nuestros estudiantes en el siglo XXI. Una reforma que de veras ponga la acogida, inclusión, aprendizaje significativo y desarrollo pleno del estudiante en el centro del esfuerzo educativo y tome distancias del sistema vigente, en el que éste no tiene ni voz ni voto y es considerado un usuario anónimo, estandarizado y temporal de un sistema cuyo rol es producir unos pocos ganadores y muchísimos perdedores, de esos que “no aprenden lo que deberían aprender”. 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2977777268989455

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1261649246476009472

Artículos afines:

Un Crimen Llamado Educación (Urgencia de reformar la educación escolar - Jürgen Klaric) 

The education conversation we should be having

Dos culturas diferentes de la Reforma Educativa

Carta de León Trahtemberg a los estudiantes de los colegios del Perú 

El mundo se resiste a reformar su educación

Vídeo (Trahtemberg en Conexiones, RPP): Ed Inicial virtual, Ed a distancia vía TV, Migración de alumnos a escuelas públicas, aprobación del año escolar...