Le educación y las visiones de “el día siguiente” del coronavirus.

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Como es de esperarse, mucha gente empieza a preguntarse cómo será el mundo al día siguiente del control de la epidemia del coronavirus, una vez descubierta la medicación o vacuna que permita lidiar con el virus. Y hay un abanico de especulaciones entre los que dicen que todo regresará a la normalidad, como un elástico que se estiró y eliminada la fuerza que lo deformó regresa a su forma original, y aquellos que dicen que el mundo será distinto, en el que no habrá apretones de manos ni besos pero sí un ambiente más empático y solidario. Todas esas teorías tienen mucho de “wishful thinking”, fuertemente impactados por los propios deseos de los autores, pero son valiosas para lo que concierne a esta columna sobre educación.

Veamos uno de esos escenarios posibles para hablar luego de la educación. La economía de muchos países se ha paralizado, y si toma más de un tiempo crítico, no podrá ser reiniciada porque se habrá congelado simultáneamente la oferta y la demanda. Habrá quiebra de empresas, empleados despedidos, agotamiento de ahorros familiares, y enormes problemas de salud mental que dejará el encierro no procesado. Los países europeos habrán retornado a sus fronteras cerradas y controladas, actuando más en función de su bienestar nacional que el transnacional. Las sociedades latinoamericanas habrán vivido la prisión domiciliaria y el ejercicio del poder autoritario de los gobiernos que harán retroceder fuertemente la construcción de una cultura democrática y sobre todo de empoderamiento a los ciudadanos. Esto, debido a que nuevamente el control social se habrá encargado a policías y militares para que inspiren temor a las trasgresiones en vez de crear una cultura de sanidad y autocontrol de los propios ciudadanos, que es la única sostenible en el tiempo.

Se generarán nuevas formas de entretenimiento más virtuales, el trabajo a distancia reemplazará paulatinamente al trabajo en oficina, los deliverys y servicios automáticos reemplazarán la atención al público, los espectáculos deportivos y los hábitos de asistir a restaurantes, cines, teatros y viajar por turismo se verán restringidos por un buen tiempo, todo lo cual implicará una nueva inequidad entre los trabajadores digitales y los manuales o corporales y de servicios presenciales, así como la reducción de empleos que no se recuperarán. La reducción de sueldos que se acuerde durante la crisis no se recuperará “al día siguiente”. El estado benefactor y compensador de carencias tendrá que fortalecerse para sostener a la población sin ingresos ya que de no hacerlo, correrá el peligro de ser desbordado por manifestaciones de descontento complejas de administrar, hermanadas con tentaciones autoritarias y dictatoriales que tampoco se podrán sostener en el mediano plazo.

Este escenario, que es tan posible o imposible como cualquier otro que se le ocurra a cualquier otro analista, en el caso de esta columna pretende servir para compartir la importancia que yo le doy a estudiar el futuro. Los estudiantes de colegios y universidades en América Latina, y por supuesto el Perú, están muy focalizados en estudiar el pasado, lo ya registrado, documentado, publicado, resuelto, muchas veces con casos y escenarios importados o inventados (como los típicos problemas de matemáticas o ciencias que se inventan para que los estudiantes apliquen fórmulas y salgan respuestas exactas). Sobre esa base, están indefensos para hacer el ejercicio de imaginar el futuro y luego organizarse en función de él.  

Un ejemplo notable es lo que nos pasa actualmente en el Perú. La educación hacia el pasado recibida a lo largo de las generaciones por los gobernantes y legisladores no les permitió imaginar futuros con crisis como la actual, por lo que el gobierno actúa por intuición, ensayo y error; produce normas a borbotones que dejan desatendidos a muchos; reglamenta sus intenciones de modo confuso y tardío lo que no permite tener claras las respuestas a las preguntas de los aludidos; pretende copiar modelos de atención en salud europeos y asiáticos que viven en contextos sociales, culturales y de servicios totalmente distintos, etc. Sumado a ello, un deseo de mantener la popularidad presidencial como activo para futuros emprendimientos políticos. 

Una vez iniciada la crisis, más allá de repetir el cuento de las fases que relatan los epidemiólogos y el de la responsabilidad social de los ciudadanos para hacer caso a las autoridades que lo solicitan -a pesar de que carecen de credibilidad por la larga historia de corrupción e indiferencia hacia las necesidades populares-, se aprecia que no hay plan para el futuro. Se anuncian algunas medidas de corto plazo para la quincena, con cargo a anunciar otras en la siguiente quincena. No se comunica una visión del proceso en su conjunto hasta la normalización final de los diversos sectores involucrados, más allá de la expectativa de “martillar la curva”, dejando en la incertidumbre y desesperanza a todos los ciudadanos.    

La educación para estos tiempos debiera tomar como objeto de estudio la vida real, y fomentar las habilidades del pensamiento mirando los escenarios presentes y futuros, habida cuenta la enorme velocidad de cambios que caracteriza nuestro mundo y su impredictibilidad  con la que tendrán que vivir los estudiantes por el resto de sus vidas. 

Ellos tienen que preguntarse ¿qué escenarios futuros son posibles para un mundo invadido por robots,  manipulaciones genéticas discriminatorias y jerarquizadoras, exocerebros que harán las veces de extensiones de nuestra mente y memoria, hípervigilancia digital sin privacidad, chips cerebrales que traducen al instante un idioma a otro entre hablantes y oyentes, escaso empleo mayoritariamente digital, temporal y a distancia, etc.? ¿Qué haría yo (estudiante) en un escenario así? ¿Qué profesión, ocupación o habilidades en general me permitirían tener una vida digna y autónoma en ese escenario? En una competencia de cien personas por un mismo empleo ¿por qué me contratarían a mí? ¿Cuál es mi valor agregado que hace atractivo que me busquen como socio o empleado para una actividad económica o emprendimiento alguno? Si se desatara una guerra regional o mundial, una crisis nuclear, ¿cómo podríamos salvar la vida humana en el planeta? Y quizá lo más importante para la formación ciudadana, si yo fuera funcionario público o actor político, ¿cómo organizaría una sociedad para que tenga bienestar aún sin tener ingresos por falta de empleo o para evitar riesgos catastróficos como los imaginados?

No dejo de preguntarme continuamente de qué le servirá a un alumno haberse vuelto muy ducho en resolver problemas matemáticos o aprender idiomas, que son saberes que vendrán dados en cualquier software conectado al cerebro, comparado con todo el mundo de habilidades para pensar, imaginar escenarios y ubicarse en ellos, hacer preguntas que sirvan de impulso para indagar e investigar, buscar soluciones originales y creativas a los problemas de la vida diaria, y sobre todo cultivar un equilibrio emocional y una resiliencia que le permitan sostenerse frente a circunstancias adversas, manteniendo el optimismo y la vocación para salir adelante.

Los invito a observar una clase en un colegio privado o público común y corriente del país para preguntarse ¿parecería ser ese el perfil del estudiante que egresará de esa institución, o se parece más al de los alumnos que tradicionalmente han egresado de nuestro sistema educativo y configurado la sociedad ineficaz en la que vivimos?

(y a los habituales comentaristas de mis posteos que me preguntan “qué sugiere Ud.”, como si tuviera la obligación de tener una respuesta precisa a cada pregunta para tener el derecho a  plantearla, les ruego que relean la columna y deduzcan qué es lo que estoy sugiriendo) 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2904162946350888

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1250410586371997697

Artículos afines: 

El diagnóstico invisible del fracaso al lidiar con el Covid19 

La crisis del COVID-19 como Aleph peruano, por Alberto Vergara 18 junio, 2020 

Cinco razones por las que no obedezco, por Rolando Arellano. “Solo multar y castigar al ‘peruano desobediente por esencia’ no funciona”. 

CORONAVIRUS: ESCENARIO PARA CERRAR BRECHAS Podemos tener la mejor educación a distancia de América Latina 

"Control de precios en educación". Vídeo de Luis Lescano en El Montonero (LT: luego de 200 años de existencia republicana de la educación privada, hoy se establece con el DL 1476 que siendo un servicio público la comunidad tiene derecho de inmiscuirse en su estructura de costos y manejo financiero en aras de la "transparencia" que no se exige igualmente para clínicas, mercados, bancos, y tantas otras entidades que brindan servicios públicos. Supuestamente eso serviría como regulador de precios entre pensiones pagadas por padres y colegios en una economía social de mercado(¿?)) 

León Trahtemberg: “Podemos convertir esta crisis en un salto cualitativo” "¿Perder el año podría ser una opción? Por ningún lado. Perder el año sería un insulto a profesores y alumnos que trabajan duramente en la modalidad atípica que les ha tocado en un año escolar atípico y a los padres que los están acompañando. Es absurdo". 

Vídeo. Profesor italiano Nuccio Ordine, pide mantener el reconocimiento del valor de las clases presenciales una vez que termine la epidemia del coronavirus “Solo los buenos profesores pueden cambiar la vida de un estudiante”.   

VIDEO León Trahtemberg pide al Presidente Vizcarra que le hable a los niños del Perú.  Un reportaje de Cuarto Poder del 26 04 2020 sobre la situación de la educación peruana con motivo de la pandemia del coronavirus con intervenciones de León Trahtemberg y una invocación final para que el Presidente Martín Vizcarra le hable a los niños del Perú en su lenguaje.  

Los maestros del Perú merecen más… LOS MAESTROS: LOS HÉROES OLVIDADOS Y VAPULEADOS  

¿A distancia aprenden lo que deberían aprender? 

Estas preguntas sobre el manejo del gobierno en cuanto al coronavirus no son retóricas

Sandro Venturo, Peru 21: Sugerencias al Gobierno para el mediodía “Esta crisis no solo es un evento social y económico sino, principalmente, sicológico. (...) comunicación es más que difusión’’. Se notaron en el desempeño del presidente, a veces confuso y repetitivo, así como en algunas respuestas imprecisas del ministro de Salud. A su vez, algunas medidas resultaron contraproducentes y fueron derogadas inmediatamente.

Carlos Ganoza Durant confronta la fórmula del confinamiento que propone el gobierno reconociendo que en países como el Perú no funcionan las recetas de Europa o Asia. Coronavirus: una alternativa al martillo y el baile, medium.com Apr 11, 2020 

Siempre es bueno tener más de una versión sobre cómo resolver un problema, en este caso, cómo controlar la epidemia del coronavirus (Sergio Romagnani, Knut Wittkowski) 

VIDEO (Una versión alternativa sobre cómo enfrentar la pandemia del coronavirus) Perspectives on the Pandemic | Professor Knut Wittkowski | Episode 2

Credibilidad cero: la OMS controlada por el poder   https://saludypoder.blogspot.com/2019/12/credibilidad-cero-la-oms-controlada-por.html?m=1 

Educación a distancia, niños y bicentenario; por León Trahtemberg  El Comercio, 13 04 2020  “Todos los discursos oficiales de nuestras autoridades han sido dados en lenguaje adulto suponiendo que la audiencia solo está compuesta por adultos”. 

Aquello en lo que la educación a distancia en línea aventaja a la presencial: solvencia digital y ciudadanía global, claves de la vida personal, academica y global de lo que resta del siglo XXI 

Protesto en nombre de los niños (Coronavirus) 

Coronavirus: Un ejemplo de liderazgo de gobernantes y de tener presentes a los niño

El coronavirus ha invisibilizado a los niños

Mensaje de León Trahtemberg para los alumnos de nuestra comunidad.  https://www.youtube.com/watch?v=pl_TqYb7ep0&feature=youtu.be

Mensaje de Francesco Tonucci para las familias en el encierro del coronavirus

Los maestros también son papás y mamás confinados en su hogar

Carta a los padres y madres del Perú que sufrimos el obligado aislamiento social, sobre nuestros hijos y su vida escolar  

La asombrosa desaparición de 7 millones de niños españoles por el coronavirus. Las claves del confinamiento infantil por el coronavirus. ¿ Los ha ignorado el Estado más que a los perros salvo para hacer deberes y comer pizzas? 
Video Entrevista de Mario Ghibellini a León Trahtemberg sobre la implementación de "Aprender en casa" , sistema de educación a distancia creada por el MInisterio de Educación con ocasión del aislamiento social que trajo consigo la epidemia del coronavirus 

Cómo explicarles a los niños la epidemia de coronavirus sin alarmismos. Decirles a los niños la verdad sobre la Covid-19 y transmitirles los métodos de prevención con juegos o canciones es la mejor manera de que comprendan y afronten la enfermedad sin miedo

Aislamiento social sin una mirada a la infancia. Las medidas para un confinamiento que no tiene en cuenta a los niños. “Muy mosqueada con la mirada nula hacia la infancia desde el minuto uno de esta crisis. Sin coles, tele-estudiando de un día para otro y sin medios asegurados, medidas confusas hasta llegar al encierro total, sin contemplar la excepcionalidad de los críos muy peques”... “Se podrá seguir sacando a pasear a los perros. Me pregunto si no se podría pensar en una medida similar para los niños pequeños. 15 días sin salir a la calle son un mundo a los cuatro años. Y muchas familias viven en pisos oscuros y pequeños”.  Esa infancia invisible, desde una orientación adultocéntrica de las medidas no contempla la salud de los más pequeños. "Los espacios cerrados, el sedentarismo, las tareas escolares y el exceso de pantallas les cargan de una energía que no pueden renovar y las criaturas y sus familias terminan estallando. “En las familias más vulnerables este confinamiento tiene tres efectos: la interrupción del proceso educativo (que no es compensable porque muchas familias no tienen el nivel educativo o no disponen de ordenador o conexión online), la pérdida de la garantía de una alimentación adecuada y el aumento de la violencia ejercida a niños y niñas debido al estrés que producen los espacios muy reducidos y en muchas ocasiones en situaciones de hacinamiento”

Cuarentena en casa: 11 recomendaciones para lograr una buena convivencia familiar. La combinación de teletrabajo y niños sin cole puede resultar difícil, pero también es una oportunidad para adquirir nuevos aprendizajes y mejorar nuestras relaciones. 4. El miedo puede ser una de las emociones más intensas en estos días. Según la psicóloga y coach Julia Gómez Sanz: "El miedo es la emoción que nos sirve para protegernos del peligro, en situaciones nuevas y especialmente en situaciones que no conocemos, es normal que se nos active". Estos días nuestros pequeños nos ven preocupados y perciben una situación de alerta… escuchan la palabra muerte con mayor frecuencia de la habitual. Además, les hemos sacado de sus rutinas, no les permitimos ver a sus amigos ni salir a los sitios habituales de ocio. Todo esto puede provocarles mucha incertidumbre y frustración. Con esta situación, es muy posible que, en muchas ocasiones nos veamos sobrepasados y, quizá, la mejor herramienta que podemos usar con ellos sea la honestidad emocional, haciéndoles saber cómo nos sentimos y lo que necesitamos o esperamos de ellos. De esta manera, estaremos automodelando y permitiendo que ellos también puedan expresarse, que identifiquen lo que sienten y le pongan nombre para después acompañarles en sus emociones trabajándolas con un dibujo, un juego o una conversación juntos. Esto les permitirá entender qué les sucede a ellos y al mundo que les rodea (si es seguro o amenazante, amigable o poco amigable…). Como decía Rudolf Dreikurs. psiquiatra y educador austriaco: “Los niños son muy buenos observadores pero muy malos intérpretes”. }

Ganancias de la educación a distancia en la infancia: hábitos, rutinas y límites