¿Por qué tanta gente no tolera preguntas abiertas, sin respuestas? (y qué tiene que ver con la ineficacia en confrontar la epidemia del coronavirus)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 17 04 2020

Una de las cosas que no dejan de sorprenderme es cómo frente a columnas que cuestionan el quehacer del gobierno señalando falencias, deficiencias, enfoques que evidencian ser defectuosos, insuficiencias, etc., al lado de quienes lo estiman como una provocación para pensar, tantas otras personas  replican rechazando esas preguntas, con un abanico de comentarios que van  desde “entonces, ¿cuál es su propuesta?” hasta toda la variedad de tonos y expresiones del tipo “deje de criticar”, asumiendo que la opción escogida por el gobierno es la única posible. No faltan quienes a partir de ello descalifican al  autor, resultando más notorio aún que sean suscriptores de páginas o blogs a cuyos autores descalifican. Algo de masoquismo habrá en eso.

Reitero mi pregunta ¿por qué tantos no toleran preguntas sin respuestas, o, preguntas que tienen respuestas diversas? 

Mi teoría más concreta es esta: una persona que ha sido educada 11 años de su vida escolar y al menos otras 5 en la universitaria acostumbrado a ser evaluado a partir de la respuesta única correcta que debe marcar en un examen (además de inmediato, con tiempo limitado) ¿por qué habría de estar en condiciones de quedarse en preguntas sin respuestas, o mejor aún, ser capaz de hacer preguntas allí donde no encuentra una respuesta que le satisfaga, y tomarse un tiempo para eso? ¿Por qué no valorar su capacidad de preguntar más que responder? No olvidemos que la pregunta del profesor es del profesor, no del estudiante. En cambio un estudiante capaz de hacer preguntas, está abriendo la puerta a indagar, investigar, confrontar, buscar sentido a las cosas, intentar una y otra respuesta, ponerse en escenarios diversos… en suma pensar, construir sus propios conocimientos y convicciones.

Para mi esa es una de las principales lecciones que dejan todos estos comentaristas del FB y otras redes que no toleran preguntas retóricas o preguntas sin respuestas, aquellas que llevan a pensar y repensar cosas buscando nuevas respuestas, aunque uno no las tenga de inmediato. 

La otra lección es la de la tolerancia al impulso de reaccionar: quienes son los que se toman el tiempo para pensar, y quienes los que sienten la necesidad de escribir rápidamente algún comentario, especialmente para denigrar, descalificar o expresar cualquier tipo de incomodidad, como si no pudieran quedarse tranquilos con aquello que confrontó su propio pensamiento. 

Les doy un ejemplo reciente de un post en el que expuse que pienso que en la América Latina altamente informal, incluyendo claro al Perú, no funcionarán las estrategias que parecen funcionar en Europa y Asia para enfrentar la epidemia del coronavirus y tiene que buscar caminos alternativos, propios. Sin necesidad de demasiados datos hay razones para especular con eso. Veamos por qué.

Todas las encuestas previas al coronavirus mostraban algunas características usuales en los peruanos: 1) No creen en sus autoridades por las múltiples evidencias de corrupción y uso del poder para beneficio personal. 2) No cumplen las reglas de convivencia y formalidad establecidas por las elites gobernantes. Abunda no solo la informalidad sino las trasgresiones no sancionadas por infracciones de tránsito (combis sobre todo), evasión de impuestos, lavado de activos, delincuencia por doquier, (90,000 presos son solo una muestra), bastan 20 personas para tomar una carretera sin que se les pueda desalojar interrumpiendo los derechos de miles de otras personas... etc. 3) Somos una nación fracturada, segmentada, recelosa de "los otros" desde la colonia, indiferente y que todos los que tienen un problema de salud con dejados a su suerte por las autoridades. 4) La burocracia estatal es muy ineficiente en el gasto y la ejecución presupuestal y manifiesta una escasa o nula articulación entre sectores o inclusive al interior de sectores como el de los sistemas de salud por ejemplo. Ni qué hablar de la falta de vocación de servicio de las autoridades y burócratas, y tanto más…

En ese contexto, se presenta la epidemia, con la ilusión gubernamental de que la cuarentena será acatada por la población, y con la ficción de que se dispondrá de los recursos humanos y servicios hospitalarios suficientes para atenderlos porque hay dinero para eso. Resultado: eso no parece estar funcionando. La gente sigue saliendo de casa sin los cuidados recomendados, la policía se siente impotente para contenerlos y de paso cada vez actúa con más temor por su propia salud, empezando por los trabajadores de las comisarías a las que se lleva a los detenidos infectando al personal policial, etc. Ahora se quiere multar a los trasgresores que no tienen un centavo para comer…

En lugar de partir de los datos de la realidad y preguntarse cómo conociendo a nuestra población podemos lidiar con la epidemia, se parte de una ficción que a la luz de los hechos no conduce a la solución efectiva.

Personalmente, no me satisface la respuesta “es la única opción, no hay otra” o “así se hace en otros países” o “eso es lo que recomienda la OMS”.  Por eso es que creo que debe haber más debates, más iniciativas que al principio quizá parezcan locas pero confrontadas, decantadas y analizadas con detenimiento pueden tener sentido, que es lo que hacen las grandes empresas con sus sesiones de “brain storming” o en sus días libres para innovar, cuando les dicen a sus trabajadores “aquí tienen un problema, armen sus equipos y tómense todo el día para pensar. Al final del día nos encontramos para ver a quién se le ocurrió una buena solución”. 

No he escuchado propuestas creativas, innovadoras, originales, para lidiar con esta crisis que no sean las recetas convencionales tomadas de terceros. ¿No podría el Perú gestar su propia propuesta? 

En lo que a mí respecta, creo que si confrontamos lo que hacen las autoridades, discutimos los caminos elegidos, provocamos la aparición de alternativas, lejos de alentar la división entre peruanos estaremos muy unidos en esa meta superior que es la búsqueda de rutas más eficaces y rápidas que traigan el bienestar a todos los peruanos.

Como ejemplo les propongo la lectura de este artículo muy bien escrito por Carlos Ganoza Durant Coronavirus: una alternativa al martillo y el baile, 11 04 2020) que pone su inteligencia y capacidad de confrontación al servicio del país e intenta lidiar con alternativas distintas a las que propone el gobierno reconociendo que en países como el Perú no funcionan las recetas de Europa o Asia. No sé si su propuesta es mejor que la actual, pero esa como muchas otras, al menos merecen ser debatidas

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2901662153267634

En FB2: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2933092920124557 

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1250041672630702081

Artículos afines:

La crisis del COVID-19 como Aleph peruano, por Alberto Vergara 18 junio, 2020 

Cinco razones por las que no obedezco, por Rolando Arellano. “Solo multar y castigar al ‘peruano desobediente por esencia’ no funciona”. 

La gestión de la métrica del coronavirus puede ser engañosa y limitante

León Trahtemberg: “Podemos convertir esta crisis en un salto cualitativo” "¿Perder el año podría ser una opción? Por ningún lado. Perder el año sería un insulto a profesores y alumnos que trabajan duramente en la modalidad atípica que les ha tocado en un año escolar atípico y a los padres que los están acompañando. Es absurdo". 

Los niños deben volver a la escuela (Dr. Zubin Damania) Necesitamos entender que el objetivo es mitigar, no eliminar, el riesgo COVID. Y los riesgos de que los niños falten a la escuela pueden ser enormes. 

VIDEO León Trahtemberg pide al Presidente Vizcarra que le hable a los niños del Perú.  Un reportaje de Cuarto Poder del 26 04 2020 sobre la situación de la educación peruana con motivo de la pandemia del coronavirus con intervenciones de León Trahtemberg y una invocación final para que el Presidente Martín Vizcarra le hable a los niños del Perú en su lenguaje.  

La educación y las visiones de “el día siguiente” del coronavirus. 

¿A distancia aprenden lo que deberían aprender?

Estas preguntas sobre el manejo del gobierno en cuanto al coronavirus no son retóricas

Efectos colaterales nocivos de la demanda de más horas escolares de pantalla para educación virtual 

Sandro Venturo, Peru 21: Sugerencias al Gobierno para el mediodía “Esta crisis no solo es un evento social y económico sino, principalmente, sicológico. (...) comunicación es más que difusión’’. Se notaron en el desempeño del presidente, a veces confuso y repetitivo, así como en algunas respuestas imprecisas del ministro de Salud. A su vez, algunas medidas resultaron contraproducentes y fueron derogadas inmediatamente.

Carlos Ganoza Durant confronta la fórmula del confinamiento que propone el gobierno reconociendo que en países como el Perú no funcionan las recetas de Europa o Asia. Coronavirus: una alternativa al martillo y el baile, medium.com Apr 11, 2020 

Siempre es bueno tener más de una versión sobre cómo resolver un problema, en este caso, cómo controlar la epidemia del coronavirus (Sergio Romagnani, Knut Wittkowski) 

VIDEO (Una versión alternativa sobre cómo enfrentar la pandemia del coronavirus) Perspectives on the Pandemic | Professor Knut Wittkowski | Episode 2

Credibilidad cero: la OMS controlada por el poder   https://saludypoder.blogspot.com/2019/12/credibilidad-cero-la-oms-controlada-por.html?m=1 

Los maestros del Perú merecen más… LOS MAESTROS: LOS HÉROES OLVIDADOS Y VAPULEADOS  

Protesto en nombre de los niños (Coronavirus) 

Coronavirus: Un ejemplo de liderazgo de gobernantes y de tener presentes a los niño

El coronavirus ha invisibilizado a los niños

Mensaje de León Trahtemberg para los alumnos de nuestra comunidad.  https://www.youtube.com/watch?v=pl_TqYb7ep0&feature=youtu.be

Mensaje de Francesco Tonucci para las familias en el encierro del coronavirus

Los maestros también son papás y mamás confinados en su hogar

Carta a los padres y madres del Perú que sufrimos el obligado aislamiento social, sobre nuestros hijos y su vida escolar  

La asombrosa desaparición de 7 millones de niños españoles por el coronavirus. Las claves del confinamiento infantil por el coronavirus. ¿ Los ha ignorado el Estado más que a los perros salvo para hacer deberes y comer pizzas? 

Cómo explicarles a los niños la epidemia de coronavirus sin alarmismos. Decirles a los niños la verdad sobre la Covid-19 y transmitirles los métodos de prevención con juegos o canciones es la mejor manera de que comprendan y afronten la enfermedad sin miedo

Aislamiento social sin una mirada a la infancia. Las medidas para un confinamiento que no tiene en cuenta a los niños. “Muy mosqueada con la mirada nula hacia la infancia desde el minuto uno de esta crisis. Sin coles, tele-estudiando de un día para otro y sin medios asegurados, medidas confusas hasta llegar al encierro total, sin contemplar la excepcionalidad de los críos muy peques”... “Se podrá seguir sacando a pasear a los perros. Me pregunto si no se podría pensar en una medida similar para los niños pequeños. 15 días sin salir a la calle son un mundo a los cuatro años. Y muchas familias viven en pisos oscuros y pequeños”.  Esa infancia invisible, desde una orientación adultocéntrica de las medidas no contempla la salud de los más pequeños. "Los espacios cerrados, el sedentarismo, las tareas escolares y el exceso de pantallas les cargan de una energía que no pueden renovar y las criaturas y sus familias terminan estallando. “En las familias más vulnerables este confinamiento tiene tres efectos: la interrupción del proceso educativo (que no es compensable porque muchas familias no tienen el nivel educativo o no disponen de ordenador o conexión online), la pérdida de la garantía de una alimentación adecuada y el aumento de la violencia ejercida a niños y niñas debido al estrés que producen los espacios muy reducidos y en muchas ocasiones en situaciones de hacinamiento”

Cuarentena en casa: 11 recomendaciones para lograr una buena convivencia familiar. La combinación de teletrabajo y niños sin cole puede resultar difícil, pero también es una oportunidad para adquirir nuevos aprendizajes y mejorar nuestras relaciones. 4. El miedo puede ser una de las emociones más intensas en estos días. Según la psicóloga y coach Julia Gómez Sanz: "El miedo es la emoción que nos sirve para protegernos del peligro, en situaciones nuevas y especialmente en situaciones que no conocemos, es normal que se nos active". Estos días nuestros pequeños nos ven preocupados y perciben una situación de alerta… escuchan la palabra muerte con mayor frecuencia de la habitual. Además, les hemos sacado de sus rutinas, no les permitimos ver a sus amigos ni salir a los sitios habituales de ocio. Todo esto puede provocarles mucha incertidumbre y frustración. Con esta situación, es muy posible que, en muchas ocasiones nos veamos sobrepasados y, quizá, la mejor herramienta que podemos usar con ellos sea la honestidad emocional, haciéndoles saber cómo nos sentimos y lo que necesitamos o esperamos de ellos. De esta manera, estaremos automodelando y permitiendo que ellos también puedan expresarse, que identifiquen lo que sienten y le pongan nombre para después acompañarles en sus emociones trabajándolas con un dibujo, un juego o una conversación juntos. Esto les permitirá entender qué les sucede a ellos y al mundo que les rodea (si es seguro o amenazante, amigable o poco amigable…). Como decía Rudolf Dreikurs. psiquiatra y educador austriaco: “Los niños son muy buenos observadores pero muy malos intérpretes”. 

Educación a distancia, niños y bicentenario; por León Trahtemberg  El Comercio, 13 04 2020  “Todos los discursos oficiales de nuestras autoridades han sido dados en lenguaje adulto suponiendo que la audiencia solo está compuesta por adultos”. 

Video Entrevista de Mario Ghibellini a León Trahtemberg sobre la implementación de "Aprender en casa" , sistema de educación a distancia creada por el MInisterio de Educación con ocasión del aislamiento social que trajo consigo la epidemia del coronavirus 

Entrevista de Jaime Chincha (RPP) a León Trahtemberg sobre los anuncios presidenciales respecto al reinicio de clases

El Comercio: ¿Cómo serán las clases virtuales en Perú durante cuarentena por coronavirus? Con la ampliación del estado de emergencia hasta el 12 de abril, el inicio del año escolar continúa postergándose, por lo que el Minedu implementará la estrategia “Aprende en casa”. 

Estamos poco preparados ante el coronavirus por la educación que recibieron nuestras autoridades.  

¿No es mejor -y más honesto- acortar el año escolar en lugar de esta ilusa e ineficaz recuperación de semanas de clases en vacaciones?