Reconocer errores vende mejor

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 16 12 2016 

¿Qué es mejor, hacer una presentación mostrando todas las fortalezas o virtudes del tema abordado o mostrar también sus debilidades y riesgos incluyendo estrategias de control de daños? El sentido común diría presentar solo las bondades, para no  perder puntos ante la audiencia  mostrando las debilidades.     

Adam Grant en el tercer capítulo de su libro “Originals” nos dice que lo contrario es lo cierto, que señalar los errores y posibles debilidades de la propuesta genera una mejor receptividad en los interesados o el auditorio. Plantea 3 razones. Una, es una forma de  desarmar a los potenciales jurados o compradores de la idea que suelen estar alertas a las debilidades de las propuestas.  Dos, al mostrar los riesgos de la propuesta se evidencia que uno ha mirado todos los ángulos del tema lo que hace aparecer al expositor como inteligente, responsable y confiable. Tres, deja más  satisfecho al auditorio al ver una presentación mucho más completa. El sentido común resultó equivocado. 

En la vida hacemos muchas cosas por tradición, intuición o por los sentidos comunes acumulados en nuestra cultura, pero que no siempre son válidos. Por ejemplo, sobreproteger a los hijos,  presionar a los profesores para darles ventajas, cuando la realidad muestra que es una fórmula  contraproducente porque desarrolla sentimientos de minusvalía en los hijos. 

Me pregunto si no deberíamos ejercitarnos más en esa búsqueda de confrontar los sentidos  comunes para ser más acertados, y si la escuela no debería ser un escenario para favorecer esta confrontación frecuente con dogmas y costumbres. 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/948353411931861?pnref=story

Artículos afines: