Formación de docentes siglo XXI

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

El Tiempo 07 05 2016 

Formación de docentes siglo XXI

¿Cómo debería orientarse la formación docente de estos tiempos, a la luz de las innumerables investigaciones que evidencian el nocivo efecto que ejercen en el aprendizaje significativo de los  alumnos las pruebas estandarizadas y una pedagogía orientada a entrenar a los alumnos para rendir pruebas, obtener puntajes y notas con las cuales calificar, comparar y jerarquizar alumnos?

La investigación acumulada evidencia que a más preocupación por las notas, menos interés en el aprendizaje auto-motivado. A más presión para que los alumnos sean contestadores eficaces de las preguntas de los profesores o exámenes, menos interés de los alumnos por investigar, hacer preguntas sobre lo que les inquieta y por usar la inteligencia para plantear opciones creativas.

Los profesores que quieren confrontarse con la inercia perversa heredada de la pedagogía usual en el siglo XX debieran plantear resultados de la educación en términos alternativos y usar otras formas de evaluar logros que no reposen en resultados de pruebas. Por ejemplo, incentivar la motivación por el aprendizaje continuo (que es un componente de partida para el aprendizaje continuo por toda la vida); trabajo con grupos pequeños colaborativos interdisciplinarios; incentivos alternativos para lograr una lectura placentera, etc.

Los formadores de docentes deben escoger entre alentar a los estudiantes de pedagogía para convertirse en defensores del status quo y de tener éxito manteniendo los parámetros docentes tradicionales o más bien animarlos a hacer preguntas radicales, cuestionar los “sentidos comunes” pedagógicos, afinar sus radares intelectuales para penetrar en las inconsistencias del modelo tradicional, participar de movimientos que demanden la renovación pedagógica. Los estudiantes  deberán escoger entre agachar la cabeza y no mirar las inconsistencias esperando que se extingan con el tiempo o en cambio tomar parte activa en la lucha por cambiar las cosas y demandar una formación docente acorde con los tiempos.

Finalmente, los formadores de profesores que quieren alentar la renovación pedagógica en la  escuela tienen que preguntarse si para ello están dispuestos a dejar de usar métodos tradicionales de dictado de clases a partir de sílabos elaborados sin participación de los estudiantes y evaluaciones de alumnos usando pruebas clásicas y notas asignadas por dar las respuestas que son correctas a criterio del profesor, porque ello de partida sería inconsistente con la renovación invocada.

En FB:  https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/789888007778403?pnref=story

Artículos afines:
 
Los 10 países con mejores sueldos para profesores de colegio según la OCDE. En el tope son 12,000 dólares mensuales para Luxemburgo. Siguen Suiza, Austria, Alemania, Bélgica con 6,000 luego Canadá, Finlandia, Dinamarca, España y Australia con 5,000  

Formar docentes como a los niños de inicial

Pedagogía para nuestros tiempos (o regresar por el túnel del tiempo)

Profesores toman una decisión por minuto

Jaime Saavedra, es hora de entrar al aula

100.000 docentes no cualificados en EEUU: por qué ya nadie quiere ser profesor. Muchos enseñantes estadounidenses ganan un 60% menos que otros profesionales con el mismo nivel educativo. Pero más importante aún que los bajos salarios es la pérdida de respeto social. La paga media de un profesor en EEUU, ajustada a la inflación, en realidad se ha reducido en los últimos 15 años, mientras que los costes del sistema de salud han crecido sustancialmente. The Economist informa de que los profesores ganan el 60% de lo que ingresa otro profesional con una educación comparable. Dado que un 35% menos estadounidenses han estudiado para convertirse en profesores en los últimos años, indica, hay una escasez masiva de profesores, lo que fuerza a las escuelas de todo el país a contratar a más de 100.000 personas que carecen de la cualificación adecuada. De hecho, según el New York Times, es tan difícil encontrar estadounidenses cualificados para las escuelas públicas que muchos distritos están empezando a contratar instructores de países de bajos ingresos, como Filipinas.