Evaluación de alumnos: ¿Es necesario calificar y poner notas? (extenso)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

En la mayoría de los centros de educación inicial se evalúa a los alumnos de manera cualitativa y descriptiva. Eso se hace menos en la primaria y mucho menos en la secundaria, vencidos por la tendencia de tipificar el desempeño de los alumnos con letras o números que inevitablemente son fuente de comparación entre ellos. Esto, por exigencia del ministerio de educación que pide que los alumnos sean calificados con letras en primaria y números en secundaria, pero también por convicción y comodidad de la mayoría de los profesores que sienten que con esas letras o números comunican lo necesario para entender cómo se está desempeñando el alumno en el colegio.

Es curioso que los padres de los niños de educación inicial, que no reciben calificaciones ni notas, reciben una información más amplia,   comprehensiva, descriptiva e ilustrativa sobre la situación de sus hijos que la que reciben aquellos a los que se les dice “tu hijo tiene B” o “tu hijo tiene 16”. ¿Significa B lo mismo para un alumno esforzado pero con dificultades o para un alumno muy hábil y poco dedicado? ¿Significa lo mismo un 16 para quien tuvo antes 20 o para quien tuvo antes 12?

Qué preferiría un padre de familia, e inclusive su hijo: que su profesor le diga “tienes B” o “te sacaste 20” o que le diga “Miguel es un alumno dedicado, perseverante, emprende con entusiasmo las actividades que se plantean en la clase. Tiene algunas dificultades cuando hay que tomarse un tiempo para pensar un problema antes de intentar una respuesta y le cuesta  trabajo aceptar que no siempre puede ser el líder del grupo”; o en otro caso le diga “Rosa es una estudiante con gran capacidad de abstracción, muy original y creativa para plantear sus ideas y tiene una enorme sensibilidad social, ya que apoya continuamente a sus compañeros que tienen algunas dificultades para entender esos temas. Se ha ganado el respeto de su promoción”.

En cierta manera, el sistema de exámenes y notas alivia al profesor de la necesidad de conocer individualmente a cada alumno y comunicar lo que sabe de él a los padres. Las notas permiten despersonalizar al alumno y convertirlo en un individuo que vale y es comparable con otros en función del puntaje que obtiene en una prueba.       

Todo esto ocurre cuando la investigación científica sobre el tema señala que  los exámenes y notas escolares no tienen mayor valor predictor, exceptuando los posibles puntajes que sacarán en las pruebas siguientes. Pero dicen casi nada acerca de su futuro, creatividad, curiosidad,  felicidad, el éxito profesional, o cualquier otra cosa de enorme importancia como resultado de una buena formación.

Alfie Kohn en “Los orígenes de las pruebas y notas” sostiene que  las pruebas y notas tienen un carácter reductivo que emergen de la predilección de los  norteamericanos por cuantificar, controlar y competir. (The Roots of Grades-and-Tests, Alfie Kohn, 2013) 

Esto es muy propio de la cultura norteamericana que usa sistemáticamente las pruebas de CI para clasificar a los estudiantes, encuestas de opinión para cuantificar el ánimo del público,  incluso los análisis de costo-beneficio para evaluar las obras públicas,  todo en nombre de la objetividad impersonal. Sin embargo, no deja de ser perturbador asumir que el proceso educativo de un niño puede expresarse cuantitativamente o mediante rúbricas que es una manera de entrar a la estandarización por la puerta falsa.  

Un profesor que presta atención a sus alumnos, escucha sus conversaciones, acompaña sus proyectos, lecturas y ensayos escritos, no necesita administrar pruebas que por lo demás suelen registrar solamente asuntos que competen a la memoria de corto plazo para lo cual los alumnos paulatinamente se van especializando. En el mundo real, no se evalúa el desempeño de la  gente a través de pruebas sino por observación directa de sus actividades y  desempeños.

Las pruebas y notas crean la sensación volátil de precisión, convirtiendo la  educación en algo que se puede medir lo que inevitablemente incluye el factor de la competencia. Pero ¿es ese el objetivo de la educación? ¿Acaso el valor de una persona depende del resultado de  compararlo con otros en ciertos indicadores cuantificables?

Entrevista con Nora Rodríguez, pedagoga y autora de «Neuroeducación para padres» (España)  

«Muchos niños son brillantes aunque sus notas digan lo contrario»

"Los aprendizajes que ocurren muchos antes de que estén preparados para ello dañan la autoestima y generan altos niveles de estrés. Esto a la vez se convierte en un modo de entender el aprendizaje con dolor, un dolor emocional que impide avanzar. Hoy la pedagogía actual sustituye esto con nuevos recursos, como por ejemplo, saber cuál es la mejor edad para aprender ciertas cosas".

En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/950550801712122?pnref=story 

Artículos afines: 

Tu hijo no se define por sus notas escolares y otros demonios de la crianza  Hay que evaluar a un alumno, pero no se debe hacer como se hacía hace más de 200 años   

https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2645639305536588   https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1206538520871002113 

Los exámenes, un elemento más de la evaluación o algo que debe desaparecer. La última ha sido María Acaso. Su “Los exámenes no sirven para nada” de hace unas semanas había nacido para ser titular. Reabría así un debate viejo pero no resuelto. 
 
VIDEO EL efecto nocivo de poner notas 
¿Por qué si asisten al mismo colegio, con los mismos profesores y abordajes pedagógicos, los logros de unos y otros alumnos son tan diversos?
 
La carta que un director de colegio ha enviado a los padres de cara a los exámenes “Los exámenes de su hijo van a comenzar pronto. Sé que todos ustedes están muy ansiosos por ver lo bien que lo va a hacer su hijo, pero...”, comienza el texto. “Por favor, recuerden que entre los estudiantes que harán los exámenes esta semana habrá un artista al que no se le darán bien las matemáticas, un emprendedor al que no le gustará la historia o la literatura, un músico que no esté interesado en química, o un atleta para el que su condición física es más importante que la propia física. Si su hijo obtiene las mejores notas, ¡enhorabuena! Pero si no lo consigue, por favor no le despoje de su dignidad ni de su confianza en sí mismo", prosigue. "Dígale que está bien, ¡que es solo un examen! Ellos vinieron a este mundo para hacer cosas mucho más importantes en esta vida. Dígale que la nota no importa, que le quiere y que no le juzgará. Hágalo, y cuando lo haga observe cómo su hijo conquista el mundo. Un examen, por muy mal que salga, no le arrebatará sus sueños y su talento. Y, por favor, no crea que los médicos y los ingenieros son las únicas personas felices en este mundo”. https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-11-23/carta-director-colegio-padres-examenes-educacion_1481998/ 

 

Por qué los estudiantes deben tomar el liderazgo y conducir ellos las entrevistas de evaluación (para informar logros de los alumnos) que usualmente hacen los maestros con los padres en ausencia de los alumnos  https://ww2.kqed.org/mindshift/2014/09/23/why-students-should-take-the-lead-in-parent-teacher-conferences/

Como entender la (auto y co)evaluación como parte natural de  la cotidianeidad. El caso de una investigación multidisciplinaria en la primaria de un proceso electoral 
 
El error de intentar medirlo todo. En un mundo evaluado por ‘likes’, algoritmos, indicadores y objetivos, los números no deben ser inmunes a la crítica. Estos parámetros son siempre reduccionistas. De entrada, porque la medición se refiere fundamentalmente a la parte cuantitativa de las cosas. Quien mide, inevitablemente, presta mayor atención a las dimensiones que se dejan medir mejor, de manera que éstas son privilegiadas en relación con otros aspectos de la realidad. La cuantificación hace que destaquen determinados aspectos, e invisibiliza a otros. La lógica de la medición tiene ciertos efectos secundarios. A menudo el impacto y la imagen se valoran más que el contenido   

 


Obama calls for cuts to schools' standardized testing regimens: White House acknowledges own role in ‘over-testing’ of American students as Obama says such evaluations should not be education’s ‘be-all and end-all’

Nueva Zelanda: Buena Educación sin pruebas estandarizadas

 

¿A quién debemos suspender? (Otros conceptos sobre evaluación y aprendizaje significativo). Si les dejamos opinar, los escuchamos y descubren que sus comentarios son importantes, la evaluación se convierte en aprendizaje