¿Reformar o Transformar la Educación?

El Tiempo (Piura), La Industria (Trujillo, Chiclayo) , 06 Mar 2011 4223 visitas

Imprimir


Add this to your website

Hay tres componentes cruciales en la educación escolar: el plan de estudios (lo que se espera que el alumno aprenda), la pedagogía (la ayuda al alumno para que aprenda) y la evaluación (la medición de lo bien que lo está haciendo).
Sin embargo, los políticos intentan controlar el plan de estudios y la evaluación, marginando la nueva pedagogía para nuestros tiempos.

Al poner énfasis en las asignaturas que están en la cúpula de las viejas jerarquías curriculares, -focalizadas en las letras y números-, consolidan la  superioridad de las matemáticas, ciencias y lengua, dejando más atrás las  humanidades y en la cola a la educación física y las artes (y dentro de ellas privilegian la música y las artes visuales marginando la danza y el teatro). Con  ello marginan estas disciplinas y a los alumnos que destacan en ellas.
Al enfatizar la evaluación, los políticos se aferran cada vez más a los tests  estandarizados lo que obliga a los profesores a enseñar para esos exámenes, con lo que les bajan la moral a profesores y alumnos y le ponen freno a la innovación y la creatividad en la educación.

Cabe aclarar que las pruebas estandarizadas no son malas en sí mismas para obtener información diagnóstica. Por ejemplo es útil conocer los componentes de la sangre como colesterol, lípidos, azúcar, ácido úrico, analizados mediante una prueba estandarizada. También en educación puede ser útil contar con información recogida de pruebas estandarizadas. El problema se da cuando la prueba que debe ser un instrumento de diagnóstico del aprendizaje se convierte en el fin de la enseñanza.

Por ejemplo el SAT, que es la prueba con mayor impacto en el futuro académico usada hace más de 7 décadas Estados Unidos para postular a las universidades, supuestamente mide el potencial universitario y la capacidad de obtener buenas calificaciones universitarias por parte de los que sacan los mejores puntajes entre los postulantes. Sin embargo en los hechos, se ha  demostrado que el SAT no hace bien ni lo uno ni lo otro y que además tiene  poco que ver con lo que los alumnos aprenden. Sin embargo los estudiantes invierten cientos de horas en prepararse para la prueba y los que no tienen  fortalezas en las áreas verbales y numéricas que el SAT privilegia, corren el riesgo de ver seriamente comprometidas sus opciones universitarias.   

Los sistemas educativos en buena parte de los países del primer mundo han  desarrollado una creciente obsesión por ciertas habilidades numéricas y verbales, y más recientemente por los conocimientos científicos, lo que termina consolidando dos vicios: uno, la jerarquización de las asignaturas mencionadas al principio; dos, la presión y focalización en las pruebas estandarizadas como un fin en sí mismas, con lo cual colocan al margen a todo aquel que destaca en alguna de las áreas que no están entre las asignaturas privilegiadas en la jerarquía. Todo esto coacta el pensamiento creativo e innovador, empobrece el  clima de aprendizaje  y conduce a los alumnos a ser conformistas y pasivos,   marginalizando a quienes tienen talentos en las áreas menos reconocidas.

Resulta curioso entonces, que siendo la pedagogía y la enseñanza eficaz junto con los buenos maestros lo más importante para la educación, son los aspectos a los que se les presta menos atención. Por eso es que la educación  no necesita reformarse sino transformarse de modo que se pase de la estandarización a la personalización, al descubrimiento de los talentos individuales de cada alumno, a los estímulos múltiples y diversos en entornos muy enriquecidos que les permita descubrir de manera natural sus pasiones.

Esta transformación de la educación pasa por un cambio esencial en el rol del docente, que debe agregar al docente el rol de mentor. Eso significa ser capaz  de detectar en sus alumnos sus aptitudes particulares, y reconocer la chispa de interés o fascinación que se despierta en los alumnos en ciertos temas o contextos. Significa también hacerle creer a estos alumnos que son capaces de lograr cosas que antes no habían imaginado posibles, para lo cual les ofrecen consejos, orientaciones y oportunidades de experimentación. Implica finalmente exigir a los alumnos llegar al límite en aquellos campos en los que tienen talentos especiales.

Paul McCartney y Elvis Presley fueron retirados de los coros de sus colegios porque sus voces desentonaban. Les dijeron que no cantaban suficientemente bien, porque tenían un tono que desafinaba con el estándar fijado al coro. Luego, tuvieron éxito a pesar de la escuela. ¿A cuántos más como ellos se está dejando regado en el camino?

Artículos afines:

¿Aprenden lo que deberían aprender? ¿Por qué en la escuela no bastan unos pocos "estudios generales"?)

Editorial corto y preciso. The real purpose of education. The UAE education system, like many other education systems, is reliant on end-of-school exams to determine student success. And so, instead of viewing education as an end in itself, students study mainly to get decent exam results and move to the next level. The inevitable result of such a mentality is that many graduates – even those who perform well in exams – may not be ready to face life’s practical challenges. And the subjects they were made to learn because of the fixed curriculum may seem useless after graduation.  As American cultural anthropologist Margaret Mead said: "Children must be taught how to think, not what to think." 

Las verdaderas reformadoras

Reforma radical en Israel

Reacción a la reforma educativa de Israel

La reforma: agosto del 2006

Reforma o Renacimiento

Perspectiva para la reforma y la Educación Rural

El tiempo entre la reforma y sus resultados

‘Necesitamos una educación más viva y auténtica’: Jennifer D. Klein La experta en educación habla de un modelo del que es pionera: el que cambia materias por proyectos. La diferencia más grande de la educación basada en proyectos es que lo hacemos al revés. Los estudiantes están con el reto desde el primer momento, con la pregunta que quieren resolver. Y el profesor no está anticipando y enseñando antes de que surjan las preguntas; la idea es que los estudiantes hagan su investigación y surjan más y más preguntas y el profesor vaya llenando los huecos cuando aparecen.

¿A quién debemos suspender? (Otros conceptos sobre evaluación y aprendizaje significativo). Si les dejamos opinar, los escuchamos y descubren que sus comentarios son importantes, la evaluación se convierte en aprendizaje