El racismo de García

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Algo tiene que haber pasado para que Alan García haya hecho suyos los argumentos racistas de Isaac Humala, quien en el 2006 postulaba a través de su ideología etnocacerista la superioridad racial de los peruanos de piel cobriza, considerados por él con derechos superiores para poseer y administrar la riqueza del Perú. García dijo “No me gustan los pitucos metidos a izquierdistas, me gustan los hombres de color cobrizo, que son los verdaderos peruanos que luchan por la justicia”. 

Algo tiene que haber pasado para que Alan García haya hecho suyos los argumentos de Eliane Karp sobre la oposición al gobierno por parte de los pitucos miraflorinos, como si estos fueran un grupo homogéneo, identificable con una posición política en razón de su origen distrital, étnico o económico. Lo anecdótico es que si tal cosa existiera, probablemente él les debería sus votos para lograr ganar la elección del 2006.   
Hasta hoy no habíamos escuchado de García expresiones de racismo. Siempre se ha cuidado de tener un lenguaje democrático.

Algo tuvo que pasar para que García se descalificara a sí mismo, porque él está mucho más cerca de ser un pituco de izquierda que de ser un cobrizo de los sectores pauperizados.
Parece ser que lo afecta la presión de los empresarios por que sea menos voluntarista en las metas de crecimiento y la evidencia de que es incapaz de liderar un estado más eficiente para gastar. Así mismo, su escasa popularidad  pese a su autoimagen triunfalista, que se expresó con el lanzamiento en su contra de improperios, bolsas y botellas de agua en la Plaza de Acho.   

Así como Alan García se pudo disculpar con Michelle Bachelet por las expresiones del Gral. Donayre y con los mototaxistas por el torpe decreto que les  exigía secundaria para obtener un brevete, debiera disculparse con todos los peruanos por haber introducido el factor racial al debate político, cosa que es   sumamente peligroso y explosivo para un país tan étnicamente estratificado como el Perú.  ¿Se imaginan que en las  elecciones del 2011 se plantee el  enfrentamiento entre los blancos-clase media/alta y los cobrizos-pobres?.

Artículos afines:

Muerte de George Floyd: la sencilla pregunta con la que una profesora pone en evidencia el racismo en EE.UU. Jane Elliott, de 87 años, se ha convertido en una reconocida educadora a nivel mundial quien mediante ejercicios prácticos enfrenta a las personas a sus propios prejuicios y pone en evidencia comportamientos racistas que muchas veces las personas tienen sin darse cuenta.

Muerte de George Floyd | "La idea de que América Latina es menos racista que EE.UU. es falsa": Alejandro de la Fuente, experto en racismo de Harvard. Existe una asociación potentísima entre pigmentación y ubicación de clase y posibilidades socioeconómicas.