“Recuperar clases (perdidas por la huelga) es una ficción”

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website
Docentes del SUTEP de Áncash, Ayacucho, Huancavelica, Junín y Puno suspenden paro Maestros huelguistas cobrarán sin trabajar este fin de mes.

Los maestros que paralizaron sus labores durante 16 días cobrarán sus sueldos completos a fin de mes, según lo acordado con los dirigentes acreditados del SUTEP de Áncash, Ayacucho, Huancavelica, Junín y Puno, regiones en las cuales los docentes realizaron movilizaciones, y toma de locales.
El asesor del ministro de Educación, Marco Olivera Begazo, informó que el cobro de sus haberes se realizará bajo la condición de que durante las vacaciones de medio año los maestros recuperen las clases perdidas con los más de 300 mil estudiantes afectados.
Explicó que si los docentes no cumplen con recuperar las clases durante las vacaciones, se procederá al descuento y añadió que se acordó reiniciar de inmediato las actividades educativas.
De esta manera, unos 10 mil maestros que suspendieron sus actividades laborales el pasado 21 de junio retornarán a sus respectivos centros educativos, luego de la ronda de conversaciones entre la Comisión de Alto Nivel de este portafolio y las secretarías y subsecretarías departamentales del gremio magisterial.

El especialista en temas de educación, León Trahtemberg, consideró la recuperación de clases planteada por el Ministerio de Educación durante las vacaciones de medio año, “es una ficción”, considerando que en ese período casi no asisten los alumnos ni los maestros.
“La verdad es que jamás se ha recuperado cabalmente las clases perdidas por las huelgas. Esas recuperaciones son una ficción. Casi no asisten los alumnos ni los maestros. ¿Con qué derecho se les va a castigar a los alumnos quitándoles sus vacaciones, por el hecho que los profesores deciden hacer huelga?”, sostuvo.
En diálogo con EXPRESO calificó la posición ministerial como de injusta e impracticable, además indicó que el pago a los maestros huelguistas depende del gobierno regional, más que del gobierno central.
Acerca de la disputa entre Nílver López y Roberto Huaynalaya, comentó que se puede esperar “la radicalización del magisterio, ya que en las reivindicaciones educacionales ambos plantean lo mismo: gratuidad de la educación, no privatizarla y no evaluar a los maestros para asegurar la estabilidad laboral eterna”. Añadió que ninguno ha firmado el Pacto de Compromisos recíprocos que propuso el Consejo Nacional de Educación y asumió el Acuerdo Nacional. “Las demandas políticas de Huaynalaya marcan una diferencia porque pide cosas que les interesa a los senderistas, como libertad para los presos políticos o anular la ley de apología del terrorismo”, puntualizó.

NOTA: La versión completa de la entrevista dice lo siguiente:

¿Por qué TOLEDO le teme al paro del 14?
Porque tiene en mente el bolivianazo que sacó del poder a Gonzalo Sanchez de Lozada, o la revuelta ecuatoriana que sacó a Yamil Mahuad, entre otros. Lo que pasó en Ilave hace dos meses o hace poco en Huamanga, Huancavelica, Junín, Puno y Ancash son los pre estrenos de lo que podría pasar si el 14 se desborda el paro de la CGTP y el APRA.

¿Cuál es el objetivo de Robert Huaynalaya, militante de la izquierda radical?
Desplazar a Nílver López y a la gente de Patria Roja de la directiva del Sutep y la Derrama Magisterial que financia al Sutep y por ende buena parte de los requerimientos económicos y propagandísticos de Patria Roja.

¿Qué argumenta Robert Huaynalaya?
Que la nueva Ley de Educación es privatista, elimina la gratuidad de la educación y atenta contra la estabilidad laboral del magisterio por lo que debe ser derogada. En realidad esa Ley aún no está vigente ni reglamentada. El cierre de colegios con pocos alumnos es un tema presupuestal y administrativo que no tiene nada que ver con la Ley de Educación.

¿Porqué estos argumentos prenden en la población?
Primero por demagogia dirigencial. Quienes no han leído la ley, especialmente en los sectores más empobrecidos e incomunicados del país, se dejan llevar por lo que dicen los dirigentes, en este caso de Huaynalaya.

Segundo por razones de historia. Cuando el gobierno de Velasco decretó en 1969 la suspensión de la gratuidad para los alumnos desaprobados en un curso, se levantó una ola de protestas especialmente en Huamanga y Huanta que costaron varias vidas. El gobierno, al final, tuvo que retroceder. Esta fue la primera gran movilización popular violenta en la que se inspiró Sendero Luminoso y convirtió a la gratuidad y la privatización en palabras mágicas que automáticamente convocan simpatías de la población.

Cuáles son las implicancias de lo observado
Nuevamente Sendero Luminoso se fortalece a partir del magisterio radical.Pero ahora el senderismo ya no se contenta con agitar las universidades -cosa que ha hecho en las tomas de la U del Altiplano, UNI de Lima y la U Nacional de Trujillo- sino que ha pasado a hacerlo en los colegios.

Es lamentable que la falta de principio de autoridad y credibilidad impida al gobierno reaccionar rápido y bien para poner orden y contener disturbios. En el interín, los que se benefician con los disturbios son los fujimoristas, los Humala y los narcotraficantes que se nutren del caos. Así mismo los opositores al gobierno que pescan en las aguas movidas y los corruptos que quieren deshacerse de Javier Sota e Idel Vexler quienes han denunciado irregularidades en el Huascarán, las UGEs, etc.

En cuanto al Ejecutivo y el Congreso, es curioso que ni más ni menos que la congresista de Perú Posible Julia Valenzuela presidenta de la Comisión de Educación ha pedido la destitución de ambos, por no negociar con Huaynalaya, contradiciendo ella la línea oficial del Ejecutivo. En realidad Julia Valenzuela le quiere hacer a Sota lo que Mufarech le hizo a Rospigliosi. Convertirlos en sus trofeos. Pero creo que a Julia Valenzuela le están calentando las orejas todos aquellos peruposibilistas que quieren deshacerse de Sota y Vexler y reinstalar la corrupción y lucrar con el Huascarán y el control de las UGEs.

Así resulta que Perú Posible es el principal saboteador del orden público.

¿Qué se puede hacer en este contexto?
La principal respuesta al magisterio radical está en manos de los padres de familia. En Junín por ejemplo la huelga tenía 60% de apoyo el primer día y bajó a 15%. ¿Porqué? Porque los padres de familia se pusieron al frente e impidieron la toma de colegios y el maltrato de los niños. La otra respuesta es la ley y el orden. Si hay disturbios, toma de carreteras, toma de locales, y no se reacciona rápidamente según manda la ley, solo crecerá el caos.

¿Qué opina de que le paguen el sueldo a los huelguistas, bajo la condición de que recuperen las clases?
Eso depende del gobierno regional más que del gobierno central. La verdad es que jamás se ha recuperado cabalmente las clases perdidas por las huelgas. Esas recuperaciones son una ficción. Casi no asisten los alumnos ni los maestros. Por lo demás ¿con qué derecho se les va a castigar a los alumnos quitándoles sus vacaciones, por el hecho que los profesores deciden hacer huelga? Me parece injusto e impracticable.

¿Qué se puede esperar de esta disputa entre Nílver López y Roberto Huaynalaya?
Solamente la radicalización del magisterio, ya que en las reivindicaciones educacionales ambos plantean lo mismo: gratuidad de la educación, no privatizarla, y no evaluar a los maestros para asegurar la estabilidad laboral eterna. Ninguno ha firmado el Pacto de Compromisos recíprocos que propuso el Consejo Nacional de Educación y asumió el Acuerdo Nacional. Es solamente en las demandas políticas que Huaynalaya marca una diferencia porque pide cosas que les interesa a los senderistas, como libertad para los presos políticos o anular la ley de apología del terrorismo. La misma convocatoria a la huelga el día 21 de junio, en que se conmemora el “Día de la Heroicidad” es bastante elocuente.

El reto de Nílver López es democratizar el Sutep y correrlo hacia el centro político, hacia el APRA, Acción Popular y los movimientos regionales, mediante elecciones universales directas -un maestro un voto- aunque eso signifique que Patria Roja pierda su hegemonía. De lo contrario, Huaynalaya –que tiene más capacidad de propuestas radicales- se los va a tragar enteros.