300 millones perdidos en capacitaciones

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Especialista León Trahtemberg apunta que es necesario tomar medidas puntuales al respecto

Los procesos de capacitación docente realizados por el Ministerio de Educación en los últimos 10 años no lograron mejorar en nada el aprendizaje de nuestros alumnos en las aulas, afirmó hace unas semanas el viceministro de Gestión Institucional, Víctor Raúl Díaz Chávez. En efecto, según una nota de prensa de dicho despacho –que anunciaba el Decreto Supremo 025-2006-ED, que autoriza la evaluación censal docente– Díaz Chávez declaró que “a pesar de las diferentes estrategias aplicadas, y del gasto de más de 300 millones de nuevos soles, no se logró el objetivo máximo, que es favorecer directamente a los niños y niñas de las Instituciones Educativas publicas del país”, lo que significaría que el millonario monto simplemente se perdió. Frente a este panorama, que supone también una década perdida en el terreno de la implementación y capacitación de docentes en todo el país, además de la significativa cantidad de dinero, el especialista en temas de educación León Trahtemberg consideró que esta situación no cambiaría a menos que se tomen medidas concretas. “Efectivamente, las capacitaciones no han tenido mayor impacto. Y no lo van a tener con este gobierno tampoco, si no se cambia totalmente el enfoque de formación docente inicial y capacitación durante el servicio”, comentó. Del mismo modo, criticó el concepto de que un maestro mal formado en una universidad, o instituto, vaya a reconstruir su formación y estilo pedagógico por el hecho de asistir un par de semanas a un curso de capacitación. Calificó tal pretensión como una “utopía”.

CAPACITACIONES
Trahtemberg agregó que los maestros, independientemente del área que enseñen, deberían dedicarse en el año 2007 a instruirse en las áreas de la lectoescritura y de las técnicas básicas de su enseñanza eficaz. Agregó que en el caso de los profesores de matemáticas y ciencias, deben hacerlo también en aritmética básica. “Esos profesores deben ser evaluados, y aquellos que no evidencien un nivel suficiente de dominio de estas áreas no deberían regresar a las aulas en el 2008, hasta lograrlo. Mientras tanto, se cubrirían sus plazas con profesores contratados que sí tengan esas capacidades” remarcó. Finalmente puntualizó que “si los aprueban, recibirían un puntaje que ingresaría al escalafón para futuros aumentos; si los desaprueban, acumularían puntajes negativos que podrían llevar incluso a suspenderlos, hasta que evidencien suficiencia profesional”

CURSOS
León Trahtemberg también refirió que los profesores deberían asistir, regularmente, al menos a un curso cuatrimestral gratuito de actualización cada año. “No es justo poner a niños en manos de maestros incompetentes”, expresó