“El vapuleo del Parlamento a Saavedra fue inmerecido”

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

“Creo que buena parte de la carga negativa contra él nace desde su pertenencia al gobierno de Humala”, sostiene.  ROBERTO SÁNCHEZ R. 14 12 2016 
 
-Ante la crisis política que confronta al Congreso con el Ejecutivo, ¿qué cree usted que debió hacer el ministro Jaime Saavedra para evitarla?
Creo que desde una posición de dignidad debió transmitirle al país que el avance de las políticas educativas demandan un consenso nacional por la educación, que habida cuenta que no existía la luz de la moción de censura en su contra, debió recomendar un pacto político entre el Gobierno y la oposición en favor de la estabilidad en la educación, y si para ello debió ceder su lugar a otro, siempre se debe estar dispuesto a hacerlo. Aun si el fujimorismo hubiera aceptado que Saavedra se quede, ¿se imagina el calvario que habría sido para él estar en el disparadero constante de la oposición en el Congreso, más todas las acciones políticas del fujimorismo contra el Gobierno como venganza? Hubiera sido un costo demasiado alto para la gobernabilidad.
 
-Según su perspectiva, ¿cuánto estima que ha avanzado el Perú en materia de innovación educativa?
El ministro Saavedra ha hecho diversos aportes en varias áreas como la gestión presupuestal, infraestructura, evaluaciones de directores y docentes para cumplir con la carrera pública magisterial, etc. Por eso me parece que es inmerecido el vapuleo al que lo sometió el Congreso. Específicamente en el tema de la innovación educativa, hay algunas iniciativas internas del Minedu en esa dirección, aunque se ha avanzado muy poco en el estímulo a la innovación de la que son capaces las instituciones privadas más sólidas.
 
-¿Cree usted que el haber sido ministro de Humala le haya pasado factura al ministro Saavedra?
La animadversión contra un ministro usualmente no se explica por un solo factor. Creo que buena parte de la inmerecida carga negativa contra él viene desde atrás por su pertenencia al Gobierno de Humala, con una serie de posturas que había tomado el fujimorismo y el aprismo en la campaña electoral en relación con la no continuidad de Saavedra.
 
-¿Cuál es su opinión de los resultados de la prueba PISA 2015 respecto del Perú?
Eran previsibles, y seguirán siendo similares en los próximos 10 años. Todos los latinoamericanos están en el tercio inferior y seguirán allí porque las pruebas PISA tienen un diseño más alineado con los asiáticos y europeos que con los americanos. PISA no debe ser vista como un medallero que reparte medallas a los buenos y castiga a los malos. Su valor para nosotros es muy limitado.
 
-¿Pero considera que debe ser siempre un referente para medir la educación en nuestro país?
La visión de futuro de la educación peruana no puede ser subir unos puestos en PISA. Esta prueba no es nuestro destino. Tenemos que forjar una visión de país que, por ejemplo, establezca como meta tener una presencia valorada en el mapa mundial de la innovación educativa, o ser los líderes en la gestación de patentes en materia de biodiversidad, y cosas por el estilo.
 
-Usted planteó en CADE el sometimiento de la creatividad de los alumnos talentosos a un sistema cerrado que es cero creatividad…
Se sostiene como resultado por el cual todos los alumnos exitosos sean igualitos y más bien los que piensan distinto sean desperdiciados. Es decir, un sistema que jerarquiza a los ganadores, los perdedores, los que pueden y los que nos pueden.
No es lo mismo someterse al mandato que plantean los profesores y los libros que desarrollar su inteligencia y su talento. El sistema se preocupa con ponerles pruebas prefabricadas, con respuestas prefabricadas y el alumno lo que tiene que marcar. Pero obviamos que al alumno le interesa otra cosa.

El alumno aprende cuando quiere

Para el prestigiado educador León Trahtemberg, “el alumno aprende cuando él desea y no cuando se le impone. Lo que se requiere es encender los motores internos de la motivación del alumno y no presentarle profesores ‘brillantes’ que hacen clases de las cuales los alumnos muchas veces no aprenden mucho.
Y entonces todo está prefabricado, como los avioncitos que habría que armar. Está todo designado, inclusive las guías de laboratorio de ciencias están hechas, de tal manera que siempre los experimentos salen bien. Nunca fallan. Y el alumno no explora ni menos investiga. Le piden al alumno que repita patrones establecidos, y en lugar de inspirarlo, le amputan su creatividad y propia manera de ver el mundo”, dijo.

PALMAS MAGISTERIALES EN GRADO DE AMAUTA
León Trahtemberg es egresado de Ingeniería Mecánica de la UNI, con postgrado de Especialización en Administración de la Educación por la Universidad de Lima; magíster en Administración de Empresas por la Universidad del Pacífico; magíster en Educación (U. Hebrea de Jerusalem). Recibió Palmas Magisteriales en grado de Amauta del Ministerio de Educación (2001).