La Tecnología no resuelve la educación

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Conforme se incrementa la insatisfacción por los resultados de la enseñanza escolar, aumenta la expectativa de que la tecnología resuelva los problemas que los profesores no logran resolver. Sin embargo aun no hay suficientes experiencias exitosas a gran escala que demuestren que efectivamente la tecnología tiene esta capacidad. Sobre los posibles impactos de la tecnología en la educación conversamos con el experto León Trahtemberg, en la habitual entrevista didáctica que nos ofrece cada mes.


T de M: ¿Tiene fundamento la expectativa de que la tecnología transformará la enseñanza?


Hay evidencias que en el ámbito de educación superior, capacitación laboral, actualización, tiene impacto porque permite a cada uno capacitarse en el lugar y tiempo que mejor le convenga, sin siquiera tener que salir de su casa. Sin embargo en el ámbito escolar aun hay poca solidez en las evidencias. Cada vez se usan más las computadoras como máquinas de escribir o como herramientas para buscar información, pero eso aún está muy lejos de constituir un aprendizaje más efectivo de los contenidos y habilidades que demanda el currículo escolar.


T de M: ¿Cómo se explica entonces esta obsesión por comprar computadoras para colocarlas en la escuela y el hogar?

En realidad es más resultado del marketing que de los hallazgos de la investigación educacional. Se compran computadoras sin saber bien qué hacer con ella. Una vez más primero se adquiere la tecnología y después se estudia que hacer con ella. Por eso es que creo que en los países pobres debemos ser muy cautelosos para no derrochar los pocos recursos que tenemos en adquisiciones costosas, modernas, pero que pueden ser inútiles de muy bajo beneficio/costo. Yo estoy persuadido que el contacto con las computadoras es fundamental para los niños para poder estar al día con la cultura informática, sin embargo creo que aún no se ha encontrado la formulación pedagógica adecuada para las edades escolares.


T de M: : ¿Qué es lo que no lo convence aún sobre el uso de la tecnología informática en la escuela?

Para que de verdad la computadora penetre la enseñanza y la potencie, debe transformar primero el quehacer de directores, administrativos y profesores, y no veo que eso este sucediendo. Tomemos por ejemplo la individualización del aprendizaje que permite la computadora. ¿Cuántos profesores conoce Ud. que permite que los alumnos hagan cada uno otra cosa en su clase, de acuerdo a su propio interés? ¿Cuántos profesores colegios conoce que están dispuestos a quebrar el horario de 45 minutos por clase para dejar que cada alumno trabaje todo el tiempo que necesite en su tema de investigación? ¿Cuántos colegios conoce en los que los profesores trabajan en equipo para planificar las clases de manera interdisciplinaria de modo que los alumnos trabajen los temas de manera integrada?
Si Ud. visita las clases de computación de un instituto o colegio, le daría la impresión que está observando una clase de historia o literatura. Todos hacen lo mismo, siguiendo las mismas pautas, linealmente, sin abrirse cada uno a lo que más le interesa.
¿Qué novedad metodológica trajo entonces la computadora?

T de M:¿Qué factores centrales caracterizaran la enseñanza en un colegio que haya incorporado adecuadamente esta tecnología de la información?

Deberá ser una educación mucho mas centralizada en el autoaprendizaje del alumno, en lugar de la enseñanza del profesor o el contenido de los libros y programas pre establecidos. Deberá ser totalmente interdisciplinario permitiendo a los alumnos abordar los temas desde cualquier arista que escojan. Deberá haber una combinación de trabajo individual y grupal, rompiendo las barreras de las mismas edades y los mismos tiempos en estas agrupaciones.
Los objetivos curriculares deberán ser muy elásticos, solo algunos mínimos comunes para todos. Esto por supuesto chocará con todos los abogados de los estándares y las pruebas estandarizadas que deberán encontrar nuevas formulaciones.
Aunque parezca paradójico, se incrementará el estudio de temas vinculados a las humanidades y ciencias sociales, porque es principalmente desde allí donde se podrá conectar lo abstracto con la vida real que es desde donde se puede amar a la humanidad y procurar su bienestar.

T de M: ¿Qué hay con los directores y administradores escolares?

Los cambios se sentirán desde los documentos y registros más básicos como las cartas, notas, archivos, hasta la organización misma de la escuela que no podrá seguir siendo centralizada como lo es ahora. Si de verdad se quiere diversificar la enseñanza deberá incrementarse la capacidad de decisión de los alumnos y profesores y eso es imposible en un régimen centralizado y burocrático. Cuando la administración fija las reglas de juego, pierde la pedagogía. Cuando la pedagogía es lo central, la administración se debe adaptar, y eso empieza bajando al director y los jefes de área del trono escolar.
El colegio exitoso debe lograr que los profesores hablen unos con otros, dispongan del tiempo para reuniones, tengan la capacitación en el momento y los temas oportunos, tenga horarios flexibles y organizaciones multiedades, todo lo cual requiere mucha flexibilidad y delegación de responsabilidad.
Todo esto requerirá de un director imaginativo y creativo, ya que será el principal agente de cambio institucional.

T de M: ¿Cómo cambiará la actividad de los profesores?

Sin duda los profesores deberán trabajar mucho mas duro, ya que deberán ser más interactivos e individualziadores, manteniendo contacto online con los alumnos. Eso toma más tiempo porque el profesor deberá leer las preguntas, contestarlas, monitorear discusiones, revisar tareas, etc. Hay quienes calculan que eso significará 4 veces más tiempo dedicado a los alumnos de lo que actualmente dedican.
Este será el punto más débil de todo el asunto. No creo que la actual generación de profesores latinoamericanos esté lista para este salto. Los gobiernos deberán ser extremadamente creativos para poner a los profesores en condiciones de catapultar a sus alumnos a los nuevos horizontes que les permitiría la tecnología.

T de M:¿Qué pasará con la enseñanza de los valores, que tanto han sido reclamados por su ausencia de la educación convencional?  

Una de las paradojas de la computación es que mientras más dependemos de ella, más apáticos nos volvemos para cambiar el mundo, es decir, mejorarlo. La computadora nos da la sensación de que el mundo esta arreglado, que es ultra poderoso y que no podemos hacer nada para modificarlo. Ya viene dado, estructurado. Nos invita a no pensar en nosotros mismos, nos genera la sensación de ser seres insignificantes en un mundo de poderosas y omnipotentes máquinas.
Las computadoras privilegian la rapidez, la precisión, la inmediatez de las gratificaciones y resultados, la relación continua del hombre con la máquina. Las computadoras hacen creer que el mundo es estructurado, predeterminado, predecible. Pero el mundo es todo lo contrario. Es confuso, impredecible, in estructurado, voluble, lleno de situaciones sobre las que a cada rato hay que tomar decisiones que implican valores.
Si para las decisiones de valor vamos a depender de lo que digan las computadoras, habremos cedido nuestra libertad a los diseñadotes del software, cuyos valores orientan las soluciones que emergen de este software.
Si no estamos alertas de esto y no reforzamos la enseñanza de las humanidades y de los problemas de la vida real, haremos de nuestros alumnos inválidos morales, incapaces de poner orden en este mundo que podría encaminarse a su autodestrucción.