Ponderar expectativas sobre educación a distancia

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 20 03 2020 

Las crisis crean oportunidades, es un dicho popular entre los analistas de la innovación que observan la evolución de los bienes y servicios con motivo de un serio impase en las formas tradicionales de actuar o el agotamiento del menú de soluciones para ciertos problemas que se vuelven crónicos. La epidemia del coronavirus está cumpliendo ese rol, no solo para poner a prueba el liderazgo de la PCM para articular ministerios y el sistema de salud para fortalecerse y ganar experiencia para ser más capaz de atender las urgencias, sino también el sistema educativo, que se confronta con la imposibilidad de los alumnos de ir a clases.

El Minedu hace bien en alentar a los colegios para que apelen a la tecnología y modalidades de educación a distancia para apoyar el trabajo de los estudiantes durante el período de no asistencia a clases. Junto con ello, no debemos perder de vista el carácter de piloto de esta experiencia para tomar nota de sus posibilidades y limitaciones para cosechar futuros beneficios.

La idea tradicional de que el año escolar tiene un sagrado número de días u horas escolares por lo que las clases u horas presenciales perdidas serán recuperadas a costa de días de vacaciones, sábados o extensión del día escolar ha evidenciado ser muy ineficaz. De eso hablé en extenso en mi post anterior. La idea de que la fórmula de recuperación de días de clases presenciales es la educación a distancia, también es ineficaz porque no son equivalentes. Si lo fueran y si el 100% de alumnos pudieran conectarse a internet desde su casa y los alumnos pudieran estudiar solos en casa sin compañía de adultos, (todas ellas consideraciones no realistas), habría que preguntarse para qué van los alumnos al colegio si es que pueden cumplir el programa escolar en casa. 

Dicho eso, lo que hay que hacer es ponderar qué sí y que no se puede hacer al respecto con educación a distancia. Eso implica primero definir qué población escolar y de docentes tiene acceso a internet y computadoras en casa (los entendidos estiman que no más del 25%). Seguidamente, desde qué edades los niños podrían acceder libremente a la computadora e internet sin compañía de adultos (que es algo de lo que siempre se habla cuando se pide que tomen precauciones sobre cómo usan el acceso a internet). Tercero, cuántos de los alumnos  tienen experiencia en alguna forma de educación a distancia que permita que estén conectados, concentrados y trabajando de manera sostenida en aquello que se está trasmitiendo. Cuarto, cuántos profesores (y el propio Minedu) tienen alguna experiencia en el tema y si esta ha sido exitosa. Y así, podríamos seguir con más restricciones.

Vale la pena tomar nota que muchos de los estudios sobre los aprendizajes online y a distancia en tiempo real o asincrónicos que se han hecho evidencian que sólo los interesados en un diploma específico a nivel de posgrado o curso de actualización tienden a cumplir con seguir esa modalidad. A nivel de grado se reduce el porcentaje, y a nivel escolar hay muy poca experiencia exitosa. Casi toda la que hay combina alguna actividad en casa online o a distancia no sincronizada en tiempo real con sus profesores, con lo que luego se hace en clase de modo presencial. Una generación de estudiantes peruanos educados para asumir que solo se aprende lo que dispone el  currículo y se responde a exámenes cuando hay un profesor presente, de la noche a la mañana no se va a convertir en una generación que estudia de modo autónomo, autoregulado y no presencial lo mismo que harían en el colegio.

Entonces ¿qué sí? Ahora regresamos al inicio, sobre “Las crisis crean oportunidades”. La situación creada permite experimentar con una modalidad educativa que será muy frecuente en el futuro, haya o no crisis. En esta etapa, no se trata de sustituir las clases perdidas por equivalentes a distancia. Se trata de producir recursos didácticos y materiales de estudio para que los estudiantes desde sus casas puedan mantener un vínculo con aquello que estarían trabajando en el colegio, mantenerlos activos y conectados, utilizando opciones adicionales a las presenciales, y servir de complemento para aquello que hicieron o harán luego presencialmente en clase con sus maestros. Además, difícilmente puede pensarse en jornadas de 6 a 8 diarias; probablemente a lo más sea unas 2 ó 3 horas diarias. 

En ese proceso, Minedu por su lado y los profesores por el suyo irán aprendiendo a usar los medios tecnológicos a su alcance, crear aulas virtuales, software que abre opciones de videoconferencias, usar aplicativos y software educativo específico, materiales digitales y video ya existentes en la red, plantear consignas para trabajo en casa sin internet (como por ejemplo juegos y ejercicios físicos o musicales para mantenerse activos aun estando confinados en casa, producción de sus propias creaciones grabadas en vídeo, etc.), a la par que van produciendo el propio material que está mejor alineado con el currículo y la propuesta pedagógica de cada institución educativa. A la vez irán recogiendo la retroalimentación de los estudiantes, aprendiendo a darles retroalimentación a distancia; abrirán foros de discusión a ciertas horas en las que todos puedan coincidir… en suma, ganarán experiencia en una modalidad de trabajo que se pueda usar tanto en ausencia de clases como también a manera de complemento en las épocas de clases regulares.

Sin embargo, válido al día de hoy, eso podrá ocurrir de manera limitada en el universo de colegios,    profesores y alumnos del país, y no podrá homologarse como equivalente a los aprendizajes de los días de clases presenciales no desarrollados en el calendario escolar formal, salvo que se cambien los criterios de lo que significa haber cumplido con “un día de clases”.  De no ser ese el caso, las autoridades deberían encarar el hecho de que el año escolar en cuanto a los días presenciales de clases deberá ser recortado, descontando las semanas de suspensión por emergencia nacional, sin perjuicio en la remuneración mensual de los profesores (algunos de los cuales habrán trabajado a distancia pero otros no, por la inexistencia de facilidades tecnológicas). A ello habría que agregar propuestas viables para los colegios, profesores y alumnos que no tienen acceso a computadoras e internet, de modo que reciban del Minedu (o las instituciones locales) opciones de trabajo autónomo que estén a su alcance y que los profesores puedan acompañar y retroalimentar a distancia.  

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2832393743527809

En Tweeter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1239307174096093184

En Twitter 1: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1241118064780943366

En FB 1: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2844308685669648

A Alumnos https://www.youtube.com/watch?v=pl_TqYb7ep0&feature=youtu.be

A Padres https://www.youtube.com/watch?v=YBkjPPG73BE&feature=youtu.be 

A la Comunidad: https://www.youtube.com/watch?v=Qq9wWy5BPhM&feature=emb_logo  

Artículos afines:

Carta a los padres y madres del Perú que sufrimos el obligado aislamiento social, sobre nuestros hijos y su vida escolar 

Entrevista de Jaime Chincha (RPP) a León Trahtemberg sobre los anuncios presidenciales respecto al reinicio de clases

El Comercio: ¿Cómo serán las clases virtuales en Perú durante cuarentena por coronavirus? Con la ampliación del estado de emergencia hasta el 12 de abril, el inicio del año escolar continúa postergándose, por lo que el Minedu implementará la estrategia “Aprende en casa”. 

Los maestros también son papás y mamás confinados en su hogar 

Mensaje de Francesco Tonucci para las familias en el encierro del coronavirus 

León Trahtemberg sostuvo en RPP que el aprendizaje del futuro es a distancia, por lo que saludó la iniciativa del Ministerio de Educación “Aprende desde casa” (20 03 2020). 

El coronavirus ha invisibilizado a los niños 

ORT Argentina: Cómo dirigir una escuela primaria en tiempos de coronavirus   

(LT: La ministra de Educación de Ecuador, Monserrate Creamer, es una de las autoridades educativas más inteligentes y sensatas de la región) Educación: ‘Hemos insistido que los docentes no pidan que se les envíen los deberes y no sobrecarguen de tareas"Tengo mucho reclamo de la educación particular en que dicen que ellos sí están corriendo en el cronograma y las clases, por tanto mandan muchos deberes. No, por favor, pensemos sobretodo en el estado emocional y psicoemocional y social de estos momentos". ¿Cuál debe ser la carga diaria de clases en colegios particulares que usen plataformas? "Máximo dos horas de ejercicio, dos horas sumadas todas las asignaturas juntas. La prioridad ahor a es quédate en casa, pero quédate con alegría, buen ánimo", precisó la Ministra de Educación. "Lo que todos desde el ámbito de la educación particular y fiscal debemos comunicar es tratar de causar el mínimo estrés. Suficiente tensión y nerviosismo tenemos con tanto cambio", recalcó Creamer

La asombrosa desaparición de 7 millones de niños españoles por el coronavirus. Las claves del confinamiento infantil por el coronavirus. ¿ Los ha ignorado el Estado más que a los perros salvo para hacer deberes y comer pizzas?

¿No es mejor -y más honesto- acortar el año escolar en lugar de esta ilusa e ineficaz recuperación de semanas de clases en vacaciones?  

En USA también hay autoridades que no quieren convalidar la educación a distancia con la presencial ante fuerte demanda de revertirlo por parte de padres y maestros. Michigan Department of Education announces online schooling will not count as instructional time MDE not granting seat time waiver requests 

Estamos poco preparados ante el coronavirus por la educación que recibieron nuestras autoridades. 

Coronavirus: Un ejemplo de liderazgo de gobernantes y de tener presentes a los niños 

Apps españolas que están ofreciendo gratis sus contenidos Premium para ayudar a que los niños sigan aprendiendo desde casa. 

Dr. Lin, Canadá, una explicación simple y didáctica sobre el coronavirus, cómo es que contagia y por qué tanta insistencia en lavarse las manos

Tomas Pueyo 13/03/2020·  Coronavirus: Por qué Debemos Actuar Ya Políticos, empresarios, asociaciones y comunidades: ¿Qué deberían hacer y cuándo?

WEF: Ceri Parker, Jaci Eisenberg 12/03/2020 'Over-reacting is better than non-reacting' - academics around the world share thoughts on coronavirus  

Harry Stevens 14/03/2020 Washington Post  ¿Por qué brotes como el coronavirus se propagan exponencialmente y cómo aplanar la curva? (Grafico de animaciones de contagio) 

Cómo explicarles a los niños la epidemia de coronavirus sin alarmismos. Decirles a los niños la verdad sobre la Covid-19 y transmitirles los métodos de prevención con juegos o canciones es la mejor manera de que comprendan y afronten la enfermedad sin miedo

Aislamiento social sin una mirada a la infancia. Las medidas para un confinamiento que no tiene en cuenta a los niños. “Muy mosqueada con la mirada nula hacia la infancia desde el minuto uno de esta crisis. Sin coles, tele-estudiando de un día para otro y sin medios asegurados, medidas confusas hasta llegar al encierro total, sin contemplar la excepcionalidad de los críos muy peques”... “Se podrá seguir sacando a pasear a los perros. Me pregunto si no se podría pensar en una medida similar para los niños pequeños. 15 días sin salir a la calle son un mundo a los cuatro años. Y muchas familias viven en pisos oscuros y pequeños”.  Esa infancia invisible, desde una orientación adultocéntrica de las medidas no contempla la salud de los más pequeños. "Los espacios cerrados, el sedentarismo, las tareas escolares y el exceso de pantallas les cargan de una energía que no pueden renovar y las criaturas y sus familias terminan estallando. “En las familias más vulnerables este confinamiento tiene tres efectos: la interrupción del proceso educativo (que no es compensable porque muchas familias no tienen el nivel educativo o no disponen de ordenador o conexión online), la pérdida de la garantía de una alimentación adecuada y el aumento de la violencia ejercida a niños y niñas debido al estrés que producen los espacios muy reducidos y en muchas ocasiones en situaciones de hacinamiento”

Cuarentena en casa: 11 recomendaciones para lograr una buena convivencia familiarLa combinación de teletrabajo y niños sin cole puede resultar difícil, pero también es una oportunidad para adquirir nuevos aprendizajes y mejorar nuestras relaciones. 4. El miedo puede ser una de las emociones más intensas en estos días. Según la psicóloga y coach Julia Gómez Sanz: "El miedo es la emoción que nos sirve para protegernos del peligro, en situaciones nuevas y especialmente en situaciones que no conocemos, es normal que se nos active". Estos días nuestros pequeños nos ven preocupados y perciben una situación de alerta… escuchan la palabra muerte con mayor frecuencia de la habitual. Además, les hemos sacado de sus rutinas, no les permitimos ver a sus amigos ni salir a los sitios habituales de ocio. Todo esto puede provocarles mucha incertidumbre y frustración. Con esta situación, es muy posible que, en muchas ocasiones nos veamos sobrepasados y, quizá, la mejor herramienta que podemos usar con ellos sea la honestidad emocional, haciéndoles saber cómo nos sentimos y lo que necesitamos o esperamos de ellos. De esta manera, estaremos automodelando y permitiendo que ellos también puedan expresarse, que identifiquen lo que sienten y le pongan nombre para después acompañarles en sus emociones trabajándolas con un dibujo, un juego o una conversación juntos. Esto les permitirá entender qué les sucede a ellos y al mundo que les rodea (si es seguro o amenazante, amigable o poco amigable…). Como decía Rudolf Dreikurs. psiquiatra y educador austriaco: “Los niños son muy buenos observadores pero muy malos intérpretes”.