¿Por qué salió la ministra Flor Pablo?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Ediciones regionales 23 02 2020

Cuando los hijos de una pareja que está teniendo problemas en su relación no reciben una explicación de parte de sus padres, que además niegan cualquier desavenencia, los hijos sufren por partida triple. Una, porque no pueden descargar con sus padres su angustia porque algo está pasando en su familia. Dos, porque sienten que sus padres no confían en ellos como para compartirles la verdad, como si no fueran miembros plenos de dicha familia. Tres, inventan sus teorías, fantasean sobre lo que puede estar pasando y generalmente se cargan de culpa de manera gratuita: pueden pensar que por su culpa los padres se están peleando, pueden pensar que si se separan quedarán abandonados, y mil cosas más. Los vacíos de información son llenados generalmente pensando lo peor. A eso se suma que esa fantasía se empieza a incorporar a la consciencia como si fuera “la verdad”, porque es la única versión disponible. 

Algo de eso pasa con la salida de Flor Pablo del Minedu. La ausencia de explicaciones comprensibles, razonables, la ola de misterio que rodea su salida, ha llenado el escenario con todo tipo de explicaciones que van desde alguna ilegalidad que se desea encubrir, las presiones de algunos afectados por los decretos de urgencia, alguna componenda fabricada en el gobierno con algunos grupos políticos con miras a lograr el apoyo del nuevo congreso y hasta la sospecha de que en realidad Flor Pablo ha sido sacrificada para darle un “up grade” decoroso libre de cuestionamientos a Martín Benavides, que era el verdadero objetivo de la remoción: sacarlo de la Sunedu que ha destapado una serie de cajas de Pandora que han incomodado mucho a las autoridades a sus allegados. 

No sé cuál será la razón real porque no hay transparencia. Precisamente son especulaciones para llenar el vacío de información creíble. Lo que sí sé es que lo que han hecho con Flor Pablo manda una señal de inestabilidad a todos los otros ministros, que pueden ser removidos por cualquier tontería que haga pensar al gobierno que puede caer su popularidad, y que hay cartas aún no reveladas en el interior del gobierno que alimentan la sospecha y desconfianza en su transparencia y verdadero deseo de luchar contra la corrupción. Como mencioné en un post anterior, mentir, engañar, manipular a la opinión pública es algo tan corrupto como generar beneficios ilícitos a cambio de dinero.  

El país merece una explicación comprensible. La misma dignidad de Flor Pablo está en entredicho. Poner un manto de oscuridad en su desempeño correcto no es una manera honorable de agradecer sus servicios prestados al país.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2776812189085965

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1229887396835184641 

Artículos afines:

Ciudadanía: ¿Con engaños se construye credibilidad?

Diversos conceptos sobre ciudadanía

Ciudadanía: la educación frente a la señal de los tiempos: incertidumbre, sorpresa, no linealidad ni predictibilidad. 

Ciudadanía: ¿Por qué piden a los estudiantes saber lo que los expertos no saben? (Resultados electorales, Frepap, Antauro, Urresti, etc.)

Mi orientación electoral (1), (2), (3)Ciudadanía: Si los gobernantes hablaran de sus lecturasLos congresistas no se eligen para el Ejecutivo

(Ciudadanía) La historia contemporánea de América Latina en un lapso de 30 días. 

De la “primavera árabe” a la “primavera latinoamericana  

(Ciudadanía) Salvados por la campana -en este round- 

Ciudadanía: la educación frente a la señal de los tiempos: incertidumbre, sorpresa, no linealidad ni predictibilidad. 

Ciudadanía: El suicidio político, una semana después 

Ciudadanía: El efecto Maradona en el Congreso.

Anatomía de una derrota, por Alberto Vergara en El Comercio 06 10 2019. El lunes 30 de setiembre, el Congreso condensó en una sola jornada toda esta trayectoria de insinceridad y arbitrariedad. Le trancaron las puertas al primer ministro Del Solar, le negaron la palabra en primera instancia, rechazaron discutir la cuestión de confianza para votar algo que contradecía explícitamente su contenido, para cuatro horas después declarar que, en realidad, la propuesta del Ejecutivo era muy razonable y que le otorgaban la confianza. Es decir, pusieron en escena una vez más su guion: la insinceridad y leguleyada merendándose a la institucionalidad. Y murieron como vivieron.

Ciudadanía: entre la angustia política y la educación 

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)  

Lo esencial de la política es invisible a los ojos 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía)

Suicidio político o fortalecimiento democrático (desde la Ciudadanía). 

Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019) 

Es la Empatía y no la Economía la que no crece (Ciudadanía).  

Para entender la política, en vez de leer los temas a diario, resulta más esclarecedor hacerlo de vez en cuando. (Ciudadanía)

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor)