Ciudadanía: ¿Con engaños se construye credibilidad?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 21 02 2020

Las autoridades deberían intentar conectarse con el imaginario de los estudiantes que al observarlas aprenden cotidianamente cómo ser ciudadanos y qué significa vivir en democracia.

Parafraseando lo que deben estar imaginando muchos de ellos y sus padres, que se van sumando a la legión de incrédulos y cínicos respecto a la vida política, sería algo así como “nos engañan, nos quieren hacer creer que gobernar es ocultar razones, manipular, hacernos de tontos, decir A cuando la verdad es B. Tenemos que buscar en las redes y en la sospecha propia las verdaderas razones de sus decisiones. Eso solo refuerza la desconfianza en la autoridad y en el valor de la verdad y transparencia. Con ese trasfondo no nos hablen de valores ni de educación ciudadana. Practíquenla”.

Las explicaciones de los cambios de ministros que hemos escuchado de las autoridades nacionales son difíciles de creer (especialmente la de educación). Otra vez tendremos que esperar a que se filtren las infidencias o las confesiones al interior de las familias y amistades de los renunciados o los que por ahora se quedan en el gobierno como el mejor canal para acercarse a la verdad. Lo que es peor, a falta de explicaciones convincentes cada uno inventará la suya y creerá que es la válida. Me pregunto si este estilo de gobierno puede liderar la lucha contra la corrupción.

Cuando un hijo descubre que su papá o mamá le mintieron, de allí en adelante siempre pensará  que en temas sensibles le van a mentir. Cuando una persona le “saca la vuelta a su pareja” de allí en adelante la persona afectada siempre sospechará que sus nuevas parejas le van a sacar la vuelta. Se rompió la credibilidad, la confianza. Se instaló la duda, el temor. Con mayor razón, cuando los ciudadanos sienten que sus autoridades los engañan o manipulan, siempre dudarán de su palabra.

Construir democracia y paz social a partir de la desconfianza en las intenciones y expresiones de cada funcionario o autoridad tiene pocas posibilidades de tener éxito. En ese contexto, la expresión “tolerancia cero a la corrupción” quedará como una expresión vacía, inocua. Se habrá perdido otra oportunidad para darle contenido real a aquello que los curriculistas del Minedu pretenden que los estudiantes aprendan cuando abordan los temas de valores y ciudadanía.  

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2768068249960359

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1228337517541384194

Artículos afines:

Diversos conceptos sobre ciudadanía

Ciudadanía: la educación frente a la señal de los tiempos: incertidumbre, sorpresa, no linealidad ni predictibilidad. 

Ciudadanía: ¿Por qué piden a los estudiantes saber lo que los expertos no saben? (Resultados electorales, Frepap, Antauro, Urresti, etc.)

Mi orientación electoral (1), (2), (3)

Ciudadanía: Si los gobernantes hablaran de sus lecturas

Los congresistas no se eligen para el Ejecutivo

(Ciudadanía) La historia contemporánea de América Latina en un lapso de 30 días. 

De la “primavera árabe” a la “primavera latinoamericana  

(Ciudadanía) Salvados por la campana -en este round- 

Ciudadanía: la educación frente a la señal de los tiempos: incertidumbre, sorpresa, no linealidad ni predictibilidad. 

Ciudadanía: El suicidio político, una semana después 

Ciudadanía: El efecto Maradona en el Congreso.

Anatomía de una derrota, por Alberto Vergara en El Comercio 06 10 2019. El lunes 30 de setiembre, el Congreso condensó en una sola jornada toda esta trayectoria de insinceridad y arbitrariedad. Le trancaron las puertas al primer ministro Del Solar, le negaron la palabra en primera instancia, rechazaron discutir la cuestión de confianza para votar algo que contradecía explícitamente su contenido, para cuatro horas después declarar que, en realidad, la propuesta del Ejecutivo era muy razonable y que le otorgaban la confianza. Es decir, pusieron en escena una vez más su guion: la insinceridad y leguleyada merendándose a la institucionalidad. Y murieron como vivieron.

Ciudadanía: entre la angustia política y la educación 

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)  

Lo esencial de la política es invisible a los ojos 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía)

Suicidio político o fortalecimiento democrático (desde la Ciudadanía). 

Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019) 

Es la Empatía y no la Economía la que no crece (Ciudadanía).  

Para entender la política, en vez de leer los temas a diario, resulta más esclarecedor hacerlo de vez en cuando. (Ciudadanía)

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor)