Liderazgo, competencias y emprendedorismo (orientación educativa hacia el mercado)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 22 11 2019

En su columna “El emprendedorismo como Caballo de Troya en la educación” (lacapital, 28/10/2017) Myriam Feldfeber sostiene que la educación pública se privatiza cuando hace suya la  orientación hacia el emprendedorismo y apuesta por un currículo por competencias, al que le interesa más la evaluación que los aprendizajes. Asumen dos principios: 1) que el estudiante por su esfuerzo personal debe generarse su propio empleo (de lo que surgirán los ganadores y perdedores), y 2) que el desempeño escolar del egresado debe conducirlo a ser un buen empresario o empleado competente (nuevamente, para ser capaz de ser un ganador entre tanto perdedor). 

En ambos lo que guía el modelo de persona a educar son las necesidades del mercado de tener disponibles personas productivas y empleables, en desmedro de todo aquello que apuntaría fundamentalmente a convertir a la democracia en el valor guía de la educación y en consecuencia, priorizar la formación ciudadana y el bien común. Las personas pasan a ser empresarios de sí mismos y su éxito resulta de su propio esfuerzo y mérito. En ambos casos, esta lógica promovida  por el BM, otros organismos financieros, consultorías y la OECD a los países a los que asisten con dinero o asesoría técnica, reconoce implícitamente como válida la distribución desigual de la riqueza.

A ello se suma la intención de que todos se eduquen para ser líderes, lo que le daría lugar a la "clase" de los líderes" -que tendrán éxito y poder- y la "clase" de los que no lo son y no tendrán esos beneficios.  

Provocadora postura que confronta los “sentidos comunes intocables”

En Twitter https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1197867124078854144

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2593826850717834

Artículos afines: 

Argentina ante el peligro de una educación para el mercado  BUENOS AIRES, 15 sep 2016 (IPS)  Por Fabiana Frayssinet  “Se está produciendo un modelo educativo que ya no se piensa en clave de derecho y en clave de derecho social para el conjunto de la población, sino que se piensa en clave de formación de un modelo social, económico, que pone foco en la lógica del emprendedor. Una lógica del individuo que se hace así mismo”, resumió a IPS la académica Myriam Feldfeber.

Discurso de Alberto Vergara en la apertura del año académico de la Universidad del Pacífico.  Paso de ser un vago escolar a un brillante politicólogo y líder de opinión. No hubiera aprobado las ECE, PISA y otras más; no hubiera sacado "logrado" en la mayoría de las competencias del currículo.  Entre muchas otras concepciones señala que el rol de las instituciones es reducir la angustia ante  la incertidumbre que los integrantes de una comunidad sienten frente a la imposibilidad de realizar sus proyectos de vida porque la cancha no está pareja para todos para lograrlo. 

Independizar la escuela de los educonomistas

Medir, medir, medir, el leitmotiv de los economistas dedicados a educación del BM

Cambiar economistas por sociólogos. La economía no puede pretender dominar e incluir los saberes sobre cómo funcionan las sociedades que investigan los sociólogos, psicólogos, pedagogos y otros profesionales que van más  allá del estudio de datos económicos.  

Currículo por competencias etiqueta a niños como si fueran adultos. Uno de los efectos secundarios del currículo es que evalúa las competencias de los niños con las categorías del adulto. Si un niño besa a una niña le llaman acoso sexual. Si un niño hace gestos con la mano de matar a otro le llaman tendencia agresiva. Si un niño agarra el lápiz del otro sin permiso le llaman hurto. Así, ya a los 5 años se convierten en pre-pervertidos