(Ciudadanía) Así entiendo yo lo que es una disrupción y lo que significa como reto educativo

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

La explosión algo inesperada en Ecuador (porque habiendo ocurrido antes, el gobierno no la previó para esta vez) y la inusitada en Chile; el sometimiento del sistema judicial y electoral a la voluntad de Evo Morales en Bolivia (que manchará la historia política del presidente y avisora mayores turbulencias); la detención/acusación de todos los expresidentes peruanos  vivos que sumado al suicidio de Alan García -y detenciones de tantos más funcionarios- los convierte en un gran equipo de ganadores de corto plazo/perdedores de mediano plazo; el cierre del congreso peruano por parte del que fuera ex vicepresidente Martín Vizcarra que supo empujar al congreso a su suicidio; la decadente continuidad de Maduro en Venezuela contra los pronósticos habituales; los triunfos electorales de Trump y Bolsonaro que al inicio de sus campañas parecían inviables; etc. evidencian con unos pocos datos que la mente de los gobernantes y ciudadanos no pueden seguir un pensamiento lineal, como el que se les enseña en el colegio y la universidad.  Allí les enseñan que después del 2, 4, 6 necesariamente viene el 8, cuando en realidad puede venir el 10, 12, 48 o incluso un dato no numérico como “PAR”.

Tienen que asumir que el futuro es abierto, que ocurren escenarios sorpresivos y divergentes incluyendo explosiones sociales para las cuales hay que estar preparados y ser preventivos. Piñera al inicio de su primer gobierno (2010) se vio muy afectado por el inesperado y tremendo terremoto en el sur.  Ahora es otra la convulsión que lo desestabiliza. Aún así, parece no tener reflejos frente a lo inesperado. 

Claro, la principal prevención que podrían asumir los gobiernos sería ser honestos, preocupados por el bien común, cumplir con las promesas y acentuar las acciones de eficacia social con los más vulnerables, pero eso parece “mucho pedir”. Por lo tanto, es mayor el peso que tienen los electores a la hora de imaginar quiénes de los elegibles está en mejores condiciones de hacer un gobierno honesto y eficaz, por encima de las tradiciones políticas de sus votaciones o la emotividad que se desata cuando uno ve a un candidato atractivo o famoso pero del que no tiene mayor evidencia de un pasado digno y decoroso. 

La disrupción en el futuro es una variable que debe estar presente en la educación de los escolares y universitarios, y debe estar en la agenda de opciones que se plantean en los planes de gobierno de quienes quieren asumir un rol de autoridad. De ese modo, la mente estará más abierta a escenarios imprevisibles, y el cuerpo estará mejor preparado para prevenir y/o  reacomodarse en función de los cambiantes retos que supone lidiar exitosamente con el desconocido mañana.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2539176146182905 

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1188071261206994944

Artículos afines:

(Ciudadanía) Así entiendo yo lo que es una disrupción y lo que significa como reto educativo 

De la “primavera árabe” a la “primavera latinoamericana 

Ciudadanía: la educación frente a la señal de los tiempos: incertidumbre, sorpresa, no linealidad ni predictibilidad. 

Ciudadanía: El suicidio político, una semana después 

Ciudadanía: El efecto Maradona en el Congreso.

Anatomía de una derrota, por Alberto Vergara en El Comercio 06 10 2019. El lunes 30 de setiembre, el Congreso condensó en una sola jornada toda esta trayectoria de insinceridad y arbitrariedad. Le trancaron las puertas al primer ministro Del Solar, le negaron la palabra en primera instancia, rechazaron discutir la cuestión de confianza para votar algo que contradecía explícitamente su contenido, para cuatro horas después declarar que, en realidad, la propuesta del Ejecutivo era muy razonable y que le otorgaban la confianza. Es decir, pusieron en escena una vez más su guion: la insinceridad y leguleyada merendándose a la institucionalidad. Y murieron como vivieron.

Ciudadanía: entre la angustia política y la educación 

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)  

Lo esencial de la política es invisible a los ojos 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía)

Suicidio político o fortalecimiento democrático (desde la Ciudadanía). 

Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019) 

Es la Empatía y no la Economía la que no crece (Ciudadanía).  

Para entender la política, en vez de leer los temas a diario, resulta más esclarecedor hacerlo de vez en cuando. (Ciudadanía)

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor)   

"La conversación educativa que deberíamos tener" The Washington Post 30 10 2019 por Alfie Kohn Desafía la sabiduría convencional sobre la educación sobre lo que importa, y no importa, en educación. The education conversation we should be Having