Ciudadanía: la educación frente a la señal de los tiempos: incertidumbre, sorpresa, no linealidad ni predictibilidad.

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Si alguien compró un carro en junio 2019 se vio sorprendido por el pico y placa que le impide usarlo dos días por semana a partir del mes siguiente. Quién compró un pasaje para viajar a Chile a principio de esta semana se encuentra en estos días con una realidad que imposibilita su viaje o estadía. Mirando más atrás, hace unos dos años era inimaginable la masiva inmigración de venezolanos al Perú. En el 2016 antes de la 2da vuelta pocos imaginaban a Martín Vizcarra como presidente que además en algún momento cerraría el congreso. Tampoco el fallido asilo y luego suicido de Alan García. Era inimaginable el triunfo de Trump cuando recién se presentó como candidato luego del ochenio de Obama. En Libia, pocos imaginaron que el círculo de poder de Gadafi a mediados del 2011 -que podía haber migrado cómodamente a Suiza- dos meses después caerían sitiados y asesinados por la muchedumbre y lo mismo previamente con la caída del todopoderoso Mubarak en Egipto. En el 2001 difícilmente alguien hubiera imaginado que todos los presidentes peruanos a partir de Fujimori caerían presos por corrupción acusados junto con los principales grupos de constructores, ni que Conga, Tía María, etc. no podrían operar. Sumemos a eso los desastres naturales que cambian la vida y patrimonio de miles de un día para otro. 

La señal de los tiempos es la incertidumbre, la sorpresa, la “no linealidad” ni predictibilidad de los desarrollos políticos, económicos, tecnológicos y sociales.

La pregunta desde la educación es ¿cómo se educa a nuestros niños y jóvenes para lidiar con esta  imposible predictibilidad de la vida y el futuro, con la diversidad de escenarios posible incluyendo los inimaginables, en un sistema educativo que suele hacer de la predictibilidad y las verdades incuestionables un pilar de su pedagogía? (aquellas verdades incuestionables que están en los libros o la voz de los maestros cuyo dominio se vuelve exigible a la hora de los exámenes y trabajos). 

La pedagogía para estos tiempos debiera incorporar a sus estrategias la especulación y las hipótesis diversas para cada tema, la discusión de opciones y respuestas originales para los asuntos polémicos, la impredictibilidad de las fórmulas tradicionales, el estudio comparado en diversos países de problemas comunes, etc. En esa dirección debiera orientarse las estrategias curriculares recomendadas por el Minedu, la formación y capacitación docente, y el enfoque pedagógico de cada catedrático universitario o profesor escolar con sus estudiantes.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2527852540648599

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1186081215926984706

Artículos afines:

(Ciudadanía) Así entiendo yo lo que es una disrupción y lo que significa como reto educativo  

De la “primavera árabe” a la “primavera latinoamericana 

Ciudadanía: El suicidio político, una semana después 

Ciudadanía: El efecto Maradona en el Congreso.

Anatomía de una derrota, por Alberto Vergara en El Comercio 06 10 2019. El lunes 30 de setiembre, el Congreso condensó en una sola jornada toda esta trayectoria de insinceridad y arbitrariedad. Le trancaron las puertas al primer ministro Del Solar, le negaron la palabra en primera instancia, rechazaron discutir la cuestión de confianza para votar algo que contradecía explícitamente su contenido, para cuatro horas después declarar que, en realidad, la propuesta del Ejecutivo era muy razonable y que le otorgaban la confianza. Es decir, pusieron en escena una vez más su guion: la insinceridad y leguleyada merendándose a la institucionalidad. Y murieron como vivieron.

Ciudadanía: entre la angustia política y la educación 

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)  

Lo esencial de la política es invisible a los ojos 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía)

Suicidio político o fortalecimiento democrático (desde la Ciudadanía). 

Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019) 

Es la Empatía y no la Economía la que no crece (Ciudadanía).  

Para entender la política, en vez de leer los temas a diario, resulta más esclarecedor hacerlo de vez en cuando. (Ciudadanía)

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor)