Ciudadanía: El suicidio político, una semana después

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Más de una vez he escrito que si uno quiere entender los sucesos de la vida política peruana y sus implicancias verdaderas, tiene que esperar una o dos semanas a que las aguas se aclaren, una vez que las histerias iniciales se evaporan y se decantan los hechos en su significancia real y sus consecuencias prácticas.

Esta vez no ha sido la excepción. Hemos presenciado la breve historia de un suicidio político, el harakiri del congreso, y el poder de la (falta de) inteligencia emocional de personas cognitivamente inteligentes y educadas, que se comportan como hinchas de una barra brava que no es capaz de aquilatar con serenidad sus opciones ganadoras y perdedoras. Pierden por dejarse llevar por el impulso hepático primitivo que es más poderoso que todas las diversas inteligencias.

Con ello, pierden soga y cabra.

¿Qué hace que personas hábiles, profesionales recorridos en el mundo, capaces de interactuar con los asesores más calificados del medio, actúen como si fueran ignorantes principiantes de la vida política?

Quién sabe cada uno de ellos encontrará su respuesta en sus próximas sesiones de psicoanálisis, pero en lo que a los observadores respecta, es un vivo ejemplo de cómo cuando las emociones desbordadas convertidas en impulsos ciegos dominan su conducta sin que medie el filtro de la razón, lo más probable es que terminen perdiendo, como le ocurrió recientemente a Paolo Guerrero y a tantos otros trasgresores que entrevistados sostienen “fue sin querer” o "me arrepiento de lo hecho"

Es una lección que los educadores no deberían pasar por alto en su trabajo con sus estudiantes.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2505873576179829

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1182278815038545920

Artículos afines: 

(Ciudadanía) Así entiendo yo lo que es una disrupción y lo que significa como reto educativo  

(Ciudadanía) La historia contemporánea de América Latina en un lapso de 30 días.

Ciudadanía: la educación frente a la señal de los tiempos: incertidumbre, sorpresa, no linealidad ni predictibilidad.

De la “primavera árabe” a la “primavera latinoamericana 

Ciudadanía: El efecto Maradona en el Congreso.  

Anatomía de una derrota, por Alberto Vergara en El Comercio 06 10 2019. El lunes 30 de setiembre, el Congreso condensó en una sola jornada toda esta trayectoria de insinceridad y arbitrariedad. Le trancaron las puertas al primer ministro Del Solar, le negaron la palabra en primera instancia, rechazaron discutir la cuestión de confianza para votar algo que contradecía explícitamente su contenido, para cuatro horas después declarar que, en realidad, la propuesta del Ejecutivo era muy razonable y que le otorgaban la confianza. Es decir, pusieron en escena una vez más su guion: la insinceridad y leguleyada merendándose a la institucionalidad. Y murieron como vivieron.

Ciudadanía: entre la angustia política y la educación 

La angustia de ser pasajeros de la transición (ciudadanía del día a día)  

Lo esencial de la política es invisible a los ojos 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía)

Suicidio político o fortalecimiento democrático (desde la Ciudadanía). 

Un llamado desde la ciudadanía a los congresistas y a su presidente Pedro Olaechea

Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Perplejidad por falta de un relato nacional (28 07 2019) 

Es la Empatía y no la Economía la que no crece (Ciudadanía).  

Para entender la política, en vez de leer los temas a diario, resulta más esclarecedor hacerlo de vez en cuando. (Ciudadanía)

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor)