Un despelote político convertido en oportunidad educativa

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 02 08 2019 

En vez de las insulsas y tediosas clases de educación cívica tradicionales, cuyos conocimientos solo se alojan en la memoria de corto plazo de los alumnos para usarse en los exámenes enciclopédicos, ¿no es mejor aprovechar las mil oportunidades para la educación ciudadana que ofrece el escenario político constitucional que nos regalan el presidente Vizcarra, los congresistas y los constitucionalistas? Tienen el agregado además de que ocurren en tiempo real y tienen resultado impredecible. ¿No es algo que puede ser fascinante para los alumnos y maestros?

Tienen allí controversias legales y constitucionales, interpretaciones de las opciones en juego, análisis de procesos políticos, cómo funciona una democracia, ideologías políticas, poderes y equilibrio de poderes, indagaciones de antecedentes, juego de estrategias, anécdotas (de los impresentables, de los lúcidos y de las expresiones de discriminación y violencia), gestos, impacto de lo político en lo económico y el ánimo social, estadísticas, encuestas, corrupción, marketing político (uso de los panamericanos y desfiles como distractores y como soporte de la popularidad gubernamental), literatura, historia, filosofía, psicología... ¿no es una excelente oportunidad para trabajarlo como proyecto colaborativo interdisciplinario, de esos que deberían atravesar el día a día escolar para que el paso de los alumnos por las aulas sea relevante para su educación ciudadana?

Reflexiones como éstas ilustran las diversas opciones que tenemos a la mano para replantear lo que hacemos en las escuelas que deberían encontrar eco en el Congreso. En vez de que los congresistas pierdan el tiempo y lo hagan perder a los funcionarios ministeriales en temas marginales vinculados a los textos escolares, ¿no deberían constituirse en una instancia de aliciente al Minedu para que impulse procesos innovadores, para animarlo a trabajar juntos para hacer reformas sustantivas que la educación peruana reclama a gritos?

Ojalá que la composición de la nueva comisión de educación del congreso y su presidencia recaigan en gente que tenga visión reformista y colaborativa, que nos desintoxique de las visiones retrógradas y autoritarias que estuvieron vigentes hasta la semana pasada en varios de sus integrantes, que le dieron un tono de venganza o acomodo político a sus dictámenes más que de ánimo innovador y colaborativo con el Minedu.

En FB. https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2380416415392213

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1156174383188185089

Artículos afines:

La esperanza que nace del OFF THE RECORD (Ciudadanía, pausa para pensarlo mejor) 

¿Quién tiene la razón al apoyar o reprobar el adelanto de las elecciones? (Ciudadanía) 

Cómo los libros ilustrados para niños los introducen al mundo de la política. El análisis detalla cómo los mensajes de democracia, líderes, y temas políticos son presentados a los lectores jóvenes (Universidad de Kansas).