¿Volver al modelo escolar del pasado que fracasó nos hará mejores en el futuro? (Ciudadanía para estos tiempos)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Parece que hay congresistas en México que también piensan como los peruanos y varios otros  latinoamericanos que idealizan una educación del pasado como si hubiera sido exitosa para dar lugar a una ciudadanía que conforma una sociedad democrática, socialmente responsable, justa,  pacífica, segura y competente para anticipar y resolver los grandes problemas nacionales.   

La noticia de infobae dice: “Diputados buscan aprobar Ley que recupere clases de civismo e historia para la educación básica en México”.  

¿Cuál es el argumento? La pobre formación ciudadana de nuestros tiempos, la ignorancia de lo nacional y el desapego de los valores éticos y cívicos, etc. Por supuesto también aspiran a que la escuela forme a los alumnos en aquello que los adultos han evidencia ser incapaces: sexualidad, planificación familiar, educación ambiental y fomento del ahorro, y que en suma, sea una alcancía en la que se puede depositar todas las formas de vida que los adultos son incapaces de asumir, creyendo que así se mejorará el país. 

O sea, si damos más historia, geografía y educación cívica en el colegio no tendremos congresistas que aspiran al figuretismo participando de pleitos ridículos, hacen uso de adjetivos escandalosos para atacar a sus contrincantes, aprovechan el cargo para generar inmunidades para el beneficio personal así sea opacando trasgresiones a la ley, participan de discusiones éticas que se resuelven según la filiación partidaria y sobre todo, incapaces de ponerse de acuerdo para beneficio de la nación. Gracias a esos cursos escolares de educación cívica e historia tendremos empresarios, jueces, policías y funcionarios honestos que denuncian la corrupción en cuanto la huelen; ciudadanos preocupados por las poblaciones vulnerables y el medio ambiente; un estado eficiente que marca nuestro destino con propósitos claros y resolviendo los grandes problemas nacionales.   

¿Cuándo se entenderá que esa escuela del pasado es la que nos heredó la cuestionada sociedad del presente, y que ha fracasado especialmente en la formación ciudadana que se esgrime como razón por la que se quiere regresar al pasado? ¿Cuándo se entenderá que la eficacia de los funcionarios públicos y la idoneidad de los políticos no es resultado de ciertos valores empaquetados en algunas asignaturas escolares sino en nuestra forma de convivir en la  cotidianidad, para lo cual las conductas de los adultos son el referente principal? 

Hay una sola posibilidad para que la escuela haga algo efectivo al respecto: crear condiciones para que los estudiantes piensen ética y críticamente, que investiguen y analicen continuamente los grandes problemas nacionales y a partir de ello confronten e interpelen a los responsables para así constituir una generación de ciudadanos democráticos, capaces de perfilar una sociedad que se acerque a lograr sus grandes objetivos nacionales. Eso no es posible con el actual modelo de escuela tradicional, rígida, retrógrada en su pedagogía, represora, excluyente, orientada al pasado, cuyas practicas escolares más bien se alinean con visiones autoritarias y dictatoriales que con las democráticas. Lo que hay que reformar es la imagen de escuela formadora de ciudadanos en vez de pretender reformar la manera de segmentar por asignaturas los aprendizajes escolares.         

En suma, otra ley que bajo el título de reformista no reformará nada salvo el formato de las planillas de asignaturas o áreas y evaluaciones que los profesores deberán rellenar para migrar de un plan de estudios a otro.  

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2365553840211804 

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1152935838709362690

Artículos afines: 

Ciudadanía: entre la angustia política y la educación    

Un despelote político convertido en oportunidad educativa (Martín Vizcarra versus el Congreso)

Corrupción, gobernabilidad, panorama político ¿y la escuela?

Ciudadanía: ¿capacidad cognitiva o vivencia democrática?

Cómo los libros ilustrados para niños los introducen al mundo de la política. El análisis detalla cómo los mensajes de democracia, líderes, y temas políticos son presentados a los lectores jóvenes (Universidad de Kansas). 

Monopolios digitales, democracia y ciudadanía

Autonomía escolar, sin las asignaturas tradicionales (UNESCO)

Currículo interdisciplinario sin áreas en Finlandia

¿Qué es lo cierto en la historia del Perú? (un año después)

Independizar la escuela de los educonomistas

Desestandarizar la evaluación

Cómo cambiar el sistema educativo para transformar el mundo. Educar en libertad requiere romper esquemas y creencias tradicionales

La vida que le tocará a nuestros nietos

El pensamiento mágico de los políticos

(MB) Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 añosEntrevista a David Roberts, experto en innovación y miembro de Singularity University del Silicon Valley