Orientación vocacional en el mundo digital

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Ediciones regionales 02 06 2019 

Scott Galloway pregunta si al lado de los 4 grandes jinetes de la economía mundial (Amazon, Apple, Facebook y Google) surgirá un quinto que cabalgará igualmente sobre el mercado planetario. Cita como candidatos al chino Alibaba, Netflix, Disney+, Tesla, Uber, Walmart, Microsoft-Linkedin, Airbnb, IBM, Verizon, AT&T, Comcast, Spectrum, etc. Luego, se focaliza en la nueva orientación vocacional para el mundo digital (“The four: The Hidden DNA of Amazon, Apple, Facebook and Google” de Scott Galloway (2017, Cap. 9 y 10)

Los adolescentes están pasando por la peor crisis de la salud mental en décadas; son más sedentarios y menos sociables, duermen menos y mal, se aíslan más, y tienen más riesgo de tener algunos de los factores del suicidio. Es un mundo con muchos predadores, pocos ganadores y muchos perdedores, con creciente deterioro del nivel de vida en empleos tradicionales de clase media. 

La pregunta que tienen que hacerse los jóvenes escolares y universitarios al construir un plan de  vida es ¿”por qué un empleador o inversionista tendría que elegirte a ti, en esta lotería económica en la que la tecnología digital crea mercados singulares, en los que un líder captura la gran mayoría de las utilidades y hace colapsar a todas las empresas menores”? Hecho eso, esforzarse para lograrlo. 

Galloway plantea algunas claves para mejorar las probabilidades de éxito: 1) Trabajar duro y tratar bien a la gente. 2) Madurez emocional (auto-regulación, empatía). 3) Adaptación al cambio. 4). Curiosidad. De qué otra manera se pueden hacer las cosas. 5) Prestar atención a los detalles apropiándose de la tarea asignada. 6) Asistir a instituto o universidad de prestigio o migrar a posgrados prestigiados en base a becas por notas altas y recomendaciones, construyendo redes sociales. 7) Procurar certificaciones técnicas u otras reconocidas en el mercado. 8) Ser capaces de tomar riesgos y evidenciar coraje. 8) Gastar menos de lo que gana. 9) Procurar hacer prácticas o iniciarse laboralmente con un buen empleador con el que pueda aprender por unos 3 años. 10) Ser leal con las personas más que con las empresas. 11) No seguir solo la pasión, también su talento. 12) Aprender a tolerar cierta dosis de trato injusto. 13) Buscar empresas sólidas evitando seguir criterios de moda o éxitos repentinos. 

Educación y fe; por Richard Webb Director del Instituto del Perú de la USMP EL Comercio 10 01 2016: Entre las grandes religiones del mundo, la educación se lleva, sin duda, el premio a la fe más ferviente y más universal.

Artículos afines 

Micromotivos vocacionales que pronostican el éxito. Como descubrir su mejor “yo” 

La compleja eleccion vocacional  

La Orientación Vocacional Siglo XX ya caducó

Elección vocacional Siglo XXI: ¿Porqué tendría que elegirte a tí? 

Un año de vacaciones previas al ingreso a la universidad  

Las carreras más demandadas en un mundo cambiante Estudios sobre empresa, tecnología y salud despuntan en un entorno de constante cambio

Jack Ma - Ali Baba (sobre educación): «¿China y EE.UU.? No debemos solucionar un problema creando otro» https://www.abc.es/economia/abci-jack-china-y-eeuu-no-debemos-solucionar-problema-creando-otro-201906090144_noticia.html#ns_campaign=rrss-inducido&ns_mchannel=abc-es&ns_source=tw&ns_linkname=noticia-entrevista&ns_fee=0   

(LT Vale la pena leer. Yo agregaría "tómate un tiempo para explorar y no te encadenes con tu primer empleo o sueldo, por jugoso que sea. Además, pregúntate siempre, si todos tus pares estudiaron y se graduaron en lo mismo ¿por qué un inversionista o empleador habría de escogerte a tí"?)  A mi graduada, por Gustavo Rodríguez“¿Habrá valido la pena tu enorme despliegue de energía?” Gustavo Rodriguez en El Comercio  

¿Por qué tendría que elegirte a ti? León Trahtemberg: La orientación vocacional tradicional resulta muy limitada y limitante como para pretender que a partir de algunas herramientas (tests, estrategias de evaluación) se pueda definir el punto de encuentro entre capacidades, habilidades e intereses de cada joven de modo que escoja una carrera e institución de educación superior que le garantice las mejores condiciones para su realización personal. Limitante por la edad, por la pretensión de que una carrera articule todas sus vocaciones, por la accesibilidad a lo deseado y elegido, por la realidad de un mercado laboral que no necesariamente calzará con su formación, por la exigencia de cambiar de trabajo y carrera frecuentemente, por la valoración diversa de cada carrera en distintos contextos nacionales y culturales, por el descubrimiento continuo de nuevas vocaciones y pasiones, etc. Pero además, porque la orientación vocacional tradicional tiende a preguntar "qué quisieras ser (de grande)" -desde una mirada individual y descontextualizada-, en vez de preguntar quizá "qué problemas del mundo quisieras resolver" (más orientada al bien común, a la transnacionalidad en un mundo globalizado). De modo que a la pregunta "por qué tendría que elegirte a tí" valdría la pena agregar estas otras "qué quieres hacer en tu vida" y "qué problemas del mundo quisieras resolver" que permitan a los jóvenes clarificar sus valores y tener marcos de referencia en los que puedan resolver mejor su elección razonada e intuición. A ello le agregaría un consejo: no te apures, tómate tu tiempo para ensayar opciones, trabajar, viajar, asume tus primeros cursos universitarios como una oportunidad para la exploración de tus vocaciones, mirar siempre -a la par- varias otras opciones, antes de resolver en definitiva cuál será el foco de atención de tu especialización.