¿Por qué las clases son tan serias y solemnes? ¿No hay cabida para el humor?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

¿Por qué las clases son tan serias y solemnes?

Si el estado natural del niño es el movimiento, la acción, la alegría, la exploración, el juego, ¿por qué eso no caracteriza las clases, y en todo caso, se permite solo en el recreo?

¿Por qué no se pueden contar chistes en las clases y valorar el sentido del humor como un atributo beneficioso?

En reuniones sociales, un buen contador de chistes, ¿no se vuelve un centro de interés? ¿No integra la mayor cantidad de habilidades sociales que los colegios aspiran a cultivar en sus alumnos?

La seriedad y solemnidad de la que se revisten las clases termina siendo intimidante para el desenvolvimiento natural de los alumnos. 

Las mejores conferencias que he escuchado incluyen bromas, ironías, chistes, anécdotas graciosas, analogías disparatadas pero esclarecedoras. 

Quién sabe sea oportuno que los profesores acepten reirse en sus quehaceres, y alentar a los alumnos a que lo hagan. No hay cosa más seria que un buen chiste, que involucra el buen ánimo de todos, que sea respetuoso de las formas sin ofender, pero oportuno, ingenioso, rompedor de hielos. 

Con ello habrá menos estrés y mejor ambiente de aprendizaje

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2265375766896279

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1130929345676087296 

 

Cuando los profesores hacen preguntas deben estar preparados para todo tipo de respuestas y tener cuerda para aceptar las que son muy ingeniosas

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2264112773689245

En Twitter: https://twitter.com/LeonTrahtemberg/status/1130571998327910400