Las guerras de la educación (¿Qué ideología es la correcta?)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Ediciones regionales 24 02 2019

Las políticas en educación tienen dos dogmas de base que impiden que sean altamente productivas y eficaces para lograr los máximos aprendizajes de los todos los alumnos. Uno, la creencia de la que educación es buena por sí misma por lo que no puede hacer daño. Eso lleva a no tomar nota de los efectos secundarios adversos que tienen algunas decisiones de política o estrategia educativa. Por ejemplo, la aplicación de las ECE, la estimulación temprana, el currículo por áreas, etc. tienen una serie de efectos secundarios que los proponentes no toman en cuenta ni tampoco informan sobre ellos.

El otro, la creencia en las panaceas educativas. Es decir, que hay un enfoque, método o estrategia que es la correcta para todos, lo que también lleva a estar ciegos frente a sus limitaciones y efectos adversos. Sus proponentes solo buscan que aportar evidencias de su efectividad (usando básicamente los resultados de los tests estandarizados cognitivos) desconociendo los resultados no cognitivos que no son medidos -cualidades personales, interés, creatividad, pensamiento crítico, auto-regulación, motivación, bienestar psicológico, compromiso).

Es raro encontrar propuestas que reporten ambos, los efectos benéficos y los perjuicios que ocasiona una intervención, sea estrategia pedagógica, metodología, currículo etc. Sin embargo, lo ético sería informar quién se beneficia, quién se perjudica y a quien le es indistinto, no solo en el corto plazo sino también en el largo plazo. 

No entender la diversidad genera guerras sobre cuál es la versión correcta que debe derrotar a la otra y ser impuesta a todos por igual. Ocurre en terrenos tan diversos como la confrontación de la escuela pública con estrategias como los vouchers, concesionarios y privatización; el tamaño de la clase y la proporción entre profesores y alumnos; la priorización de la inversión en educación (inicial, básica, superior, investigación); estrategias como repitencia, niveles, separar o incluir niños con discapacidades o talentos especiales; la forma de evaluar profesores; etc.

En el fondo, es una guerra ideológica entre los que creen en la educación tradicional currículo centrada (con programación estricta que viene dada para todos los alumnos por igual) y los que creen en la educación niño centrada (que parte de los intereses de los niños diversos, respetando su individualidad para construir con ellos sus aprendizajes). 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2144733275627196

Artículos afines:

Aprender a cambiar y adaptarse: la habilidad faltante en la educación tradicional 

Escolares rechazan educación tradicional     

Mar Romera: “Nadie defiende 12 horas de trabajo, pero sí se las exigimos a los niños”. Es que no tenemos en cuenta a los niños porque los vemos como ciudadanos del futuro que no son rentables hoy. Así que como hoy ellos no tienen tarjeta de crédito y no pagan, no me interesan. Como tampoco votan, no me interesan. Todo sería totalmente diferente si el protagonista del sistema fuese el niño. El niño tiene derecho a participar en los aspectos que la afectan, a existir como persona, no como proyecto de persona. Te voy a poner un ejemplo, las estanterías con chuches que suele haber en las cajas de los supermercados: ¿las hemos colocado ahí CON los niños o PARA los niños? Yo creo que está bastante claro. Pues ahora llevemos este ejemplo tan de simple a la escuela. Cuándo hablamos del modelo de evaluación, de las asignaturas, de horarios, de pruebas externas, ¿lo hacemos PARA la infancia o CON la infancia? Siempre lo hacemos para ellos como elemento último de la cadena de consumo, pero nunca los tenemos en cuenta.

Nuestro compromiso, por Flor Pablo Medina, Ministra de Educación “Una buena educación es imprescindible para el desarrollo sostenible de nuestro país”.(LT: sugiero agregar tres compromisos: 1) con la innovación educativa 2) con la regulación inteligente (simplificar e integrar toda la normatividad que agobia el sector)  3) Con una mirada desprejuiciada a los aportes de la educación privada, que en las útlimas dos décadas ha sido levantada como causante de males y estafas opacando los valiosos aportes de muchas de ellas)