No es bueno ser un alumno 100 puntos

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico


Add this to your website

Correo 18 01 2019

Adam Grant reflexiona sobre lo contraproducente que resulta ser un alumno que siempre aspira a la nota máxima ya que esos puntajes no se correlacionan mucho con el éxito en la trayectoria profesional más allá del primer año de trabajo, desapareciendo después. En cambio, puede significar un freno para alcanzar las más grandes metas en la vida (What Straight-A Students Get Wrong, NYT 11/Dic/2018)

Considera que las calificaciones académicas pocas veces evalúan cualidades como la creatividad, el liderazgo y la capacidad de trabajar en equipo, o la inteligencia social, emocional y política. Habida cuenta que el éxito profesional muchas veces no consiste en encontrar la solución adecuada para un problema, sino encontrar el problema adecuado para darle una solución, eso se hace difícil para quien se entrena a adecuarse a las normas establecidos por otros, renunciando a su originalidad. 

Karen Arnold siguió graduados con las mejores calificaciones y encontró que difícilmente lograban alcanzar las más altas jerarquías, por no ser los más visionarios del futuro dado ese afán de adecuarse al sistema más que disrumpirlo. Suelen ser estudiantes que prefieren los cursos más fáciles para no fallar ni salir de su zona de confort, ya que no están dispuestos a arriesgarse a tener notas menores. Con ello se pierden la oportunidad de aprender de sus fracasos y tropiezos, que suele ser fuente de experiencia y resiliencia.

Mi padre solía decirme: te deseo que seas el tercero. Con ello estás muy bien en tus estudios, pero no te estresas como el primero, ni sientes que siempre pierdes como el segundo. ¿Tenía razón?

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2092164604217397

Artículos afines:

Niños hábiles e inteligentes obtienen notas bajas (2013)

Los inteligentes débiles de carácter, fracasan (2012)

Inteligentes pero sin carácter, logran poco (2011)  

Singapur: Evolución en la educación: aprender a ver más allá de las notas. Los exámenes de primaria y secundaria se reducirán y las libretas de informes ya no mostrarán los niveles de la clase o el orden de mérito del alumno. La visión es cambiar la obsesión por las notas por el disfrute por aprender durante toda la vida.

VIDEO El efecto nocivo de poner notas 

The Case Against Grades By Alfie Kohn EDUCATIONAL LEADERSHIP November 2011 

«Muchos niños son brillantes aunque sus notas digan lo contrario» Entrevista con Nora Rodríguez, pedagoga y autora de «Neuroeducación para padres» (Ediciones B) "hay un epígrafe del libro que se pregunta cómo pueden saber si los padres van por buen camino.  Es fácil. Si tu hijo se siente feliz de ser como es, pero con una felicidad que no pasa por el consumismo sino por aquello que le hace verdaderamente bien, si tiene amigos, sabe preguntarse y preguntar, si sabe darse respuestas, comparte, sabe volver a su interioridad por unos minutos... pues entonces vamos por buen camino. Está encontrando atajos para ser la mejor versión de sí mismo"  En FB https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/818545248246012?pnref=story

De los números a las letras

Razones para no usar notas

Las notas de los alumnos que pasan desapercibidos

Las notas producen más perjuicios que beneficios

¿Qué comunican las notas de fin de año?

Evaluación de alumnos: ¿Es necesario calificar y poner notas? (extenso)

Alumnos no Estudian en Defensa Propia

«Muchos niños son brillantes aunque sus notas digan lo contrario» "Los aprendizajes que ocurren muchos antes de que estén preparados para ello dañan la autoestima y generan altos niveles de estrés. Esto a la vez se convierte en un modo de entender el aprendizaje con dolor, un dolor emocional que impide avanzar. Hoy la pedagogía actual sustituye esto con nuevos recursos, como por ejemplo, saber cuál es la mejor edad para aprender ciertas cosas".