Netflix revolucionará Hollywood

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Ediciones regionales 30 12 2018

Netflix quiere revolucionar a Hollywood. La plataforma de emisión de películas y series televisivas ya ha impactado en el mundo televisivo. Ahora Scott Stuber, (quien pasó de ser vicepresidente de Universal Pictures a dirigir la rama de cine de Netflix), quiere cambiar el sistema típico de estudios fílmicos y la temporada de premiaciones. Su misión es hacer que el catálogo de películas originales  sea formidable como lo fueron sus series, que recibieron 112 nominaciones al Emmy este año 2018, más que cualquier otra televisora.

Netflix ha logrado que muchas personas dejaran de contratar la televisión por cable. ¿Logrará que dejen de ir al cine, quebrando a Hollywood? Internet ya irrumpió en el negocio de la televisión y de la música, ahora amenaza a Hollywood. Stuber, ya alista los próximos estrenos de Martin Scorsese, Steven Soderbergh, Dee Rees, Guillermo del Toro, Noah Baumbach, Michael Bay. Ya tiene contratos con las estrellas de Hollywood Meryl Streep, Ben Affleck, Eddie Murphy, Sandra Bullock, Dwayne Johnson para hacer películas con Netflix. Stuber aspira a estrenar 55 películas originales al año. Algunas tendrán presupuestos de hasta 200 millones de dólares. Agregando los documentales y las películas animadas, que manejan otras divisiones, habrá casi 90 lanzamientos cinematográficos al año que es mucho más que por ejemplo Universal, que solo llega a 30.

A diferencia de Hollywood que primero estrena en los cines y solo unos 3 meses después los vende en tiendas u online, Netflix los estrena directamente online, salteándose el período de exhibición en cines, ganando la atención de quienes no quieren o pueden ir al cine. 

Stuber trabaja con estudios de mercado, cifras, algoritmos a diferencia de Hollywood que aún se deja llevar por los instintos de los productores (Información tomada de la columna “Los planes de Netflix para revolucionar Hollywood”; Brooks Barnes, NYT 19/12/2018)

Lo interesante de este asunto es que todo el tiempo vemos aparecer un nuevo producto o servicio que se confronta con los tradicionales equivalentes, con menor costo, mayor cobertura, calidad e   mayor impacto. Pese a ello, el principal servicio masivo que aún se resiste a cambiar pese a las evidencias de su obsolescencia es la escuela, en su estructura y modalidad de servicio. ¿Cuánto tiempo más durará esa resistencia? 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/2066302090136982 

Artículos afines:

Exactamente, ¿qué pretende ser Netflix?