La moribunda secundaria peruana

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Ediciones regionales 04 11 2018

Una buena metáfora para aludir a la secundaria tradicional peruana puede ser la del enfermo con cáncer maligno terminal que no responde a los tratamientos convencionales, a quien los médicos no se atreven a probar fórmulas innovadoras por falta de coraje profesional. 

Todos los indicadores de secundaria son negativos, aún para quienes valoran las pedagógicamente  perversas pruebas censales y PISA. Las evidencias médicas abundan sobre el daño que hace el horario escolar a la salud física y mental de los adolescentes, por falta de suficientes horas de sueño y descanso reparador. Los datos de salud mental de escolares que aluden al incremento galopante de los niveles de estrés, depresión, ansiedad y tendencias suicidas son obviados. 

La invasión del mundo digital en la vida de los adolescentes es desatendida en la secundaria, plena de amenazas a su privacidad, intimidad, reputación y seguridad. La incapacidad de la escuela de lidiar con el alcoholismo, drogadicción, sexualidad temprana y promiscua de los adolescentes, por indiferencia, falta de personal competente y regulaciones legales absurdas sobre la sexualidad.  Por si fuera poco, abundan las evidencias sobre egresados de secundaria que “no saben nada” en términos de lo que valorarían las universidades o empleadores. Además, es una secundaria incompleta a la que le falta 1 ó 2 años comparada con el resto del mundo, que ofrece a los escolares un marco de contención y orientación hasta llegar a la mayoría de edad y el ejercicio pleno de la ciudadanía. 

Desde la pedagogía, un currículo obsoleto basado en la educación del siglo V incapaz de repensar un aprendizaje formativo y útil para el largo plazo, así como un sistema de evaluación pensado en los paradigmas retrógrados del siglo XIX o el facilismo de evaluaciones con formato informatizado  que reducen la mente al émulo de un robot.

Se suma también el desconocimiento de fórmulas con mayores opciones prácticas como la educación dual o el home-schooling intentado por otros países, y el cultivo de habilidades sociales y creativas cruciales para la vida actual. 

Una secundaria que no escucha la voz de los adolescentes, no forma ciudadanos y se limita a estresarlos con una alta dosis de irrelevancia, no puede ser la base para una renovada visión de una promisoria juventud peruana.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1980180358749156

En FB 2: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1992542327512959 

Artículos afines: 

Una secundaria disruptiva (Ya era hora...)

Hacer una pausa académica al egresar de la  secundaria (ampliado) Revista Velaverde  09 01 2017 

Harvard y el nuevo curriculo escolar XXI: Empowering Global Citizens: A World Course, Fernando Reimers, Harvard;  A Curriculum for Changing the World:PREPARING STUDENTS FOR AN INTERCONNECTED, GLOBAL SOCIETY — STARTING IN KINDERGARTEN  Informa Heather Beasley Doyle, 8/5/2017, (escuela de educación de Harvard) 

URUGUAY: "Hay docentes que ni siquiera tienen la mínima formación" Fuerte crítica a la educación secundaria: —La batalla cultural que hay que dar contra una institución (Secundaria) que tiene un formato que es muy tradicional y que está obsoleto.