Las humanidades son más completas que las STEM

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Ediciones Regionales 07 10 2018

Los críticos de las profesiones de las denominadas artes liberales (refiriéndose a las humanidades y ciencias sociales) señalan que son poco científicas y muy “soft”, mientras que los partidarios de las STEM sienten que ellos son los más apegados al método científico, desconociendo el rigor de la investigación, análisis, observaciones, entrevistas profundas de los científicos sociales que no son muy valoradas. Desconocen los sofisticados modelos matemáticos que diseñan los sociólogos, los enormes volúmenes de datos que acumulan y sistematizan los historiadores para hacer sus análisis estadísticos e identificación de tendencias y factores contribuyentes a los temas de investigación. Tampoco aprecian los modelos de high tech desarrollados por los lingüistas sobre la evolución del lenguaje y el procesamiento del lenguaje que alimenta los programas de inteligencia artificial. 

Georgia Nugentdice que resulta paradójico que en momentos que el mundo se va haciendo más complejo, se aliente a los jóvenes a especializarse estrechando sus caminos y horizontes. Las artes liberales aún son relevantes porque preparan estudiantes para ser flexibles y adaptarse a circunstancias cambiantes. En esta época de rápidos cambios, la demanda por agilidad intelectual, creatividad y la curiosidad por explorar nuevos terrenos es más grande que nunca.

El núcleo de la educación humanística es forzar a los estudiantes a considerar posiciones y opiniones que los ayuden a cuestionar perspectivas y prejuicios, y permitir a los estudiantes invertir en descubrir y alcanzar su pasión. (“Why Top Tech CEOs Want Employees with Liberal Arts Degrees”, Fast Company, 28 08 2014)

Esas habilidades fundamentales que se cultivan al estudiar humanidades -pensamiento crítico, comprensión lectora, análisis lógico, argumentación, comunicación clara y persuasiva- no solo permiten penetrar esas áreas sino además preparan a los estudiantes para la vida real.

Es interesante que los profesionales de las humanidades y ciencias sociales juegan un rol central al crear las ideas más creativas y exitosas para nuevos negocios y conducir el desarrollo de productos innovadores. Ayudan a conectar especialidades, hacer conexiones inesperadas entre problemas y los medios tecnológicos que le son propios y ser parte de equipos multidisciplinarios que gestan nuevas ideas y prometedoras oportunidades de innovación para descubrir cómo las nuevas tecnologías pueden ser mejor usadas para mejorar nuestras vidas. 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1952504751516717 

Artículos afines:

El valor de las humanidades (incluso para empresas y profesionales con orientación científica o tecnológica) Padres Cosas # 199

Efecto de la falta de arte y humanidades

Arte y Humanidades revalorizados

Arte, música e inspiración en educación

Art Thinking: las pedagogías invisibles

ECE en Ciencias Sociales sin sentido

“La Filosofía podría ser el hilo conductor de la escuela”. La Filosofía puede ser una herramienta con la que acercarse a conceptos de todas las materias. Una forma de hacer, más allá del currículo se secundaria. Irene de Puig lo tiene claro y lleva años haciéndolo.

Interesantísimo: ¿Que fue primero, la gallina o el huevo? La vieja pregunta, finalmente respondida (mas o menos).

Humanismo para lograr alumnos a prueba de robots. En un momento en el que el conocimiento técnico gana peso sobre las humanidades en la educación, llega el momento de resaltar las capacidades humanas como motor de aprendizaje. En estos alegatos por retomar el humanismo en los colegios, la ética constituye una parte fundamental. Según Leonhard, la evolución técnica requiere que se ponga encima de la mesa la diferencia entre tener la posibilidad de desarrollar algo y que ese algo sea correcto. Advirtió de que en un futuro no demasiado lejano las compañías tecnológicas podrán hacer lo que se les antoje. “En Silicon Valley ya existen empresas que trabajan sobre la muerte, en cómo alargar la vida quién sabe si hasta los 150 años”, afirmó. Como posibilidad para limitar de alguna manera este mundo sin ley, una opción que consideró también necesaria es constituir lo que denominó un Consejo Ético Digital.