Lo difícil que es escuchar algo desagradable sobre nuestros hijos.

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Con cierta frecuencia veo padres con dificultades para acoger con apertura los señalamientos que les hacen los profesores y psicólogos sobre sus hijos. Ellos usan otros anteojos para interpretar sus conductas, desempeño en clase y vida social. Hacen pasar cualquier comentario de los profesores por el filtro de la negación, sobreprotección y sobrevaloración de sus hijos. 

Al entrevistar padres vemos con frecuencia como la relación de pareja o de los padres con los hijos son factores que intoxican el clima familiar e inclusive que las conductas escolares de los hijos reflejan la de los padres en el hogar. Cuando se lo señalamos, encontramos por un lado padres reflexivos que incorporan estos señalamientos a su vida familiar, pero también padres sumamente negadores, que no solo no quieren ver lo que pasa en su hogar o con sus hijos sino que además culpan a los profesores o a los otros alumnos de cuanto problema pudieran tener.

Demás está decir que en los hogares receptivos el pronóstico de mejora es mucho mejor que en los segundos; pero a lo que voy es a la importancia que tiene que los padres sean abiertos a los comentarios de bien intencionados profesores y psicólogos, que buscan que sus hijos sean más sanos y fuertes para lidiar con los retos de la vida. 

En términos prácticos el asunto es muy sencillo: si un maestro se entrevista con una pareja de padres que son acogedores, abiertos a la escucha y reflexivos, los maestros no solo serán más francos y les darán más elementos en los cuales pensar sino además podrán convertirse en aliados de las estrategias conducentes a la mejora de los hijos. En cambio si los padres son negadores, agresivos, intimidantes, amenazadores, los profesores se contendrán en lo que están dispuestos a compartir sobre los hijos, no querrán entrar en terrenos sensibles que disparan la negación o agresión de los padres, evitarán el contacto frecuente con ellos, con lo cual los padres no sólo no podrán tener toda la información relevante sobre sus hijos, sino que perderán la oportunidad de hacer algo para que ellos sean mejores personas. 

En suma los padres responsables tienen que prepararse emocionalmente para tener buenas entrevistas tanto como los profesores.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1907332192700640?__xts__[0]=68.ARBzCHsWOJTiv4RheYQoBzJMveAj3C1ifW686xH1xlh5JxeDRPUj0IwSg0fnTnMs1HR8cm2lkCbeJxVVLji4GJKDRrxjZhDL4IYJPMg6z2e9mrgJ5-ge3Nqtmr0MlL8LOpyEHs47dcy_ssWSYABME-dHNNTUPcuNrWdraLJQp6emZJtTvAU28g&__tn__=-R 

En FB2: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1927111997389326?__xts__[0]=68.ARDHnF47lle0EPlsjP5H0PtS8bNfP2z6UMvu-uy_GO2oimiqYbhwr0dosahHSfryygDJWfLxeT_Nw6ij92VMLKktRaytxIrsqXGX8dRXtstDq899FBxkkUpTZgaH2EWRIzGqsdxR9ELcvz1fdiwDynS18jiZ4RQm8zuL6fNFCAPnRmswJ32N2w&__tn__=-R

Artículos afines:

.

 VIDEO “Sobreproteger a los niños es desprotegerlos” Eva Millet.

‘¿Puede mi hijo tener defectos? ¡Imposible!’  Una problemática creciente: no aceptar que un hijo consume drogas o que hace ‘bullying’ a otros.

La sobreprotección de quienes ‘sobrevuelan’ la vida de sus hijos. Algunos padres viven advirtiéndoles de peligros a los que se exponen y evitando que se equivoquen. Todo padre quiere que su hijo esté bien y que nunca le pase nada malo. Lo que se le olvida es que el niño se tiene que caer para aprender a caminar, y que de caída en caída conseguirá el equilibrio y la fuerza para hacerlo bien. A estos padres sobreinvolucrados se les pasa que solo de los errores se aprende, por ello hay que permitir que nuestro niño o niña cometa errores y fracase para que se fortalezca. 

Los ‘padres helicóptero’ crían hijos incapaces y dependientesLos expertos vuelven a hacer hincapié en la necesidad de que los niños sean autónomos, que sean capaces de enfrentarse solos a los desafíos propios de su edad

‘Está bien que los hijos sufran y se frustren’: Alejandro de Barbieri. El psicólogo uruguayo explica en esta entrevista su propuesta a los padres de educar sin culpas. Frustrar es educar. Esa podría ser la frase que resume el libro ‘Educar sin culpa’, del psicólogo uruguayo Alejandro de Barbieri. La sentencia, que resulta fuerte y directa, busca retratar una realidad: si se evita que los hijos se frustren, se está evitando que crezcan y maduren. Los padres de hoy somos padres ‘culpógenos’. Tenemos miedo de que nuestros hijos no nos quieran, con lo cual eso nos tranca el rol

“Los padres hemos convertido a los niños en un producto de consumo, hiperactivos e hipersexualizados”. Los padres han colonizado la infancia y son responsables del fenómeno 'naming': "La pasión de querer etiquetarlo todo". Uno de los principales problemas que señala el autor es el fenómeno del naming. “La pasión de querer etiquetarlo todo. Si el niño es agitado, ya es hiperactivo; si no quiere desayunar, está deprimido… y así sucesivamente. 

Los Padres que le Ladran a los Profesores 

Padres: ¿Para qué ir a la entrevista?

Padres: quejas y presiones sobre los colegios

Padres: cuándo quejarse

Padres: más se quejan, menor es el nivel de estudios de sus hijos

Padres como adultos significativos

"La hiperpaternidad crea una ‘generación blandita’:Los padres que hacen todo a sus hijos están creando una juventud incapaz de resolver problemas. 

Efectos nocivos de padres sobre estimuladores y sobre protectores Los 4 excesos de la educación moderna que trastornan a los niños 

Here's a Helpful Infographic on the Many Risks of Helicopter Parenting  Recomiendo especialmente a los padres que quieren "arreglarle el mundo" a sus hijos, tema muy actual con quienes abogan por adelantar a sus hijos para que entren a 1er grado cuando no están en la edad legal y validada académicamente para hacerlo.   http://bigthink.com/ideafeed/helpful-helicopter-parenting-infographic?utm_source=Big%20Think%20Weekly%20Newsletter%20Subscribers&utm_campaign=4b65fc72bc-Bigthinkweekly_14217&utm_medium=email&utm_term=0_6d098f42ff-4b65fc72bc-39655905 

La tragedia silenciosa que afecta a los niños de hoy   The silent tragedy affecting today’s children En los últimos 15 años: 1 de cada 5 niños tiene problemas de salud mental; 43% de aumento en TDAH; 37% de aumento en la depresión adolescente; Aumento del 100% en la tasa de suicidio en niños de 10 a 14 años; Criar una generación saludable en un ambiente insalubre.  Los niños pagan con su bienestar emocional por la pérdida de la infancia bien equilibrada. ¿Qué está mal? La privación de padres emocionalmente disponibles, límites y orientación claramente definidos,  responsabilidades, nutrición equilibrada y sueño adecuado, movimiento al aire libre, juego creativo, interacción social, oportunidades para tiempos no estructurados y aburrimiento. Niños interactúan con padres digitalmente distraídos, padres indulgentes que les permiten "gobernar el mundo“, sentido de derecho en lugar de responsabilidad, sueño inadecuado y nutrición desequilibrada, estilo de vida interior sedentario, estimulación sin fin, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea y ausencia de momentos aburridos