¿Es la bandera peruana fuente de identidad nacional?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Mañana 7 de junio se celebra el Día de la Bandera en recuerdo de la batalla de Arica, lo cual las autoridades conmemoran en el clásico formato militar en la plaza Francisco Bolognesi. Eso me lleva a preguntarme, si la bandera se presenta desde el colegio continuamente asociada a las gestas de los militares ¿por qué habrían de sentirla como fuente de identidad los civiles?

Un alto oficial del CAEN durante una charla que les di a los oficiales superiores esta semana me preguntó por las preocupante falta de identidad nacional y respeto a la bandera que se observa entre peruanos,  y usó dos  analogías nacidas de su experiencia personal para ejemplificarlo, en relación a hechos ocurridos en el Congo y en Bolivia 

Relató que en una oportunidad viajaba en carro por las calles del Congo a las 8 a.m. y veía como la gente se paraba a los costados de la pista. Incluso un habitante le hizo señales para detener su carro. Extrañado, preguntó qué pasaba. Le dijeron que era la hora del saludo a la bandera y que todos lo acataban. Tiempo después, en un acto protocolar peruano boliviano en Desaguadero había que izar las dos banderas y cantar los himnos. Los bolivianos lo hicieron muy solemnes y enérgicos. Los peruanos con  mucha indiferencia y displicencia. Algunos ni se paraban de sus asientos.  

Me hizo recordar la consultoría que hice hace un tiempo a un colegio de hijos de militares, cuya preocupación era la falta de disciplina de los alumnos y su dificultad para lograr que en la formación matutina los alumnos se muestren entusiastas y respetuosos al cantar el himno nacional… y eran hijos de oficiales de las FF.AA… en franca expresión de los contravalores de sus padres. 

Me hizo pensar que tuvimos 300 años de sumisión ante los españoles durante la colonia que oprimió a los nativos peruanos; luego, una independencia gestada por intereses y militares extranjeros que definieron la forma y colores de nuestra bandera; una secuencia de gobiernos militares interrumpiendo la construcción de la democracia peruana; historias de traición y corrupción vinculadas a nuestras derrotas en todas las guerras del exterior y pérdidas de territorio nacional, y más recientemente las evidencias de corrupción que llevaron a la cárcel a toda la cúpula militar de los 90’s, incluyendo algunos crímenes de miembros de las FFAA que siguen siendo motivo de disputa y juicios hasta hoy, incluyendo a un militar expresidente, además de la actuación pública ridícula de algunos que fueron comandantes generales y que son motivos de mofa continua en programas cómicos…  ¿En virtud de qué la bandera a la que juran y los representa habría de ser su fuente de inspiración?

¿En virtud de qué habrá de pesar más la valentía y coraje de policías y militares que honestamente entregan su vida por defender la soberanía, seguridad y los valores ciudadanos del Perú, cuando estos son minimizados frente a los escándalos diarios de corrupción, alcoholismo, violencia familiar y delincuencia de integrantes de las FF.AA. y Policiales que constantemente difunden los medios?

Por el lado de los civiles no parece alentador el recuerdo de gobernantes que por siglos fueron indiferentes a la suerte de los peruanos más periféricos y pobres, en un país fracturado por la geografía, etnicidad y por los derechos desiguales en función a la situación socioeconómica. Una sociedad que en estos tiempos presencia que todos los ex presidentes vivos de los últimos 30 años que “representan a la nación” y juraron su amor a la patria están acusados o presos por corrupción, liderando un inagotable masa de civiles prominentes comprometidos con la corrupción, a lo que se suman las grabaciones subrepticias entre funcionarios y congresistas que evidencian traición, deslealtad, deshonestidad, manipulación…  ¿cómo pueden ser esos “representantes de la nación” una fuente de identificación y orgullo?    

¿En virtud de qué los peruanos correctos, laboriosos, solidarios, generosos, responsables, solidarios, (que son miles), servirán de norte a nuestros ideales cuando aquellos que son los más representativos y visibles nos dan vergüenza?

Puedo imaginar que en este mar turbulento de aguas turbias aparezca una identificación emocional con el equipo de fútbol como el gran referente de los ideales de triunfo y valores sociales deseables, ya que son tan escasos en otros lados, pero francamente, ¿eso alcanza para construir una identidad nacional? 

Mientras la sociedad peruana no resuelva sus altos niveles de inconsistencia que nos hacen sentir parte de una nación fractura, desestructurada, sin norte, ineficaz, que no aprende las lecciones del pasado, que desatiende a la infancia en los momentos más cruciales de su vida indefensa y con un liderazgo que “a nombre de la nación” sólo se preocupa por sus intereses y ventajas personales… ¿en virtud de qué habrían de identificarse los peruanos en abstracto con los valores que simbolizan a una patria que en los hechos no existe? 

La tarea de construir una identidad nacional sana y convertir los símbolos de la patria en valores incuestionables no se limita a celebrar una vez al año el Día de la Bandera o vivar a la selección de fútbol. Las familias y escuelas tenemos un rol importante que cumplir, -muchos lo hacemos- pero en este asunto el liderazgo político tiene un rol insustituible. Si las figuras más prominentes de nuestra conducción nacional prefieren escenarios de fractura, polarización, manipulación, figuretismo, confrontación egoísta, en lugar de apostar por la articulación política en nombre de los más altos intereses nacionales, el hecho de que saluden a la bandera no va a generar identificación alguna, por más desfiles o ceremonias cívicas en las que participen.

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1770743213026206

En FB: https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=1851894538208749&id=188984777833075

Artículos afines:

Yo no me visto con la camiseta de la selección de fútbol (Ciudadanía)

En el Perú no sería "políticamente correcto" que algún comentarista diga esto, en plena euforia (histeria) mundialista que llega al extremo del culto a la personalidad de Paolo Guerrero. En este caso, dirán que por ser chileno este comentarista tiene un sentimiento anti peruano, etc. Me pregunto ¿no deberíamos aspirar, como sociedad democrática, a que se ventile un abanico de opiniones diversas sobre los temas importantes como este, incluyendo las posiciones minoritarias discrepantes con las corrientes mayoritarias, en aras de la prevención de fanatismos y las "versiones únicas correctas de las cosas", que es la gran enemiga de la cultura democrática? Si no tenemos la capacidad de escuchar posiciones distintas de fuentes diversas, aunque no coincidan con las nuestras personales, algo peligroso nos está pasando. No olvidemos que también en el fútbol, así como en la religión o la historia del Perú, de la manera como se abordan los temas se contribuye a forjar la educación ciudadana democrática de los peruanos.                 En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1765540890213105  

Al día siguiente: Lo que tuvimos en la selección nacional de fútbol fue una isla de excelencia en un océano de mediocridad (los torneos, clubes, corrupción y campos deportivos de fútbol peruanos). La prueba de fuego del Perú para convertirse en un merecido actor de alta competencia en el fútbol mundial se dará al día siguiente del mundial. Si el magnetismo de esta selección se convierte en la vanguardia de las acciones orientadas a tener una organización moderna y eficiente del fútbol -con lo cual se le rendirá merecido tributo a las huellas que dejaron- o si todo regresa a la normalidad, como si el ánimo nacional en torno a esta selección nunca hubiera existido, con lo que cada nueva clasificación al mundial será como una nueva lotería

La escuela confronta la publicidad y manipulación comercial (Ciudadanía)

Corrupción, gobernabilidad, panorama político ¿y la escuela?  

Hay relación entre la educación y el despelote político y la incompetencia estatal

Ciudadanía: ¿capacidad cognitiva o vivencia democrática?

Educación Cívica digital

En Perú lo que se necesita es formar mejores ciudadanos

Inkafarma, sicariato, vacancia y ciudadanía  

Ed. ciudadana de escolares mal evaluada  

La empatía y acogida como reto escolar

¿Cuántas horas de clases escolares hacen de mi un buen ciudadano?

Ciudadanía Digital: 8 digital skills we must teach our children

What Your Students Really Need to Know About Digital Citizenship. Ideas on how to guide students to the knowledge and experience they need to act responsibly online.

El indulto debe entrar a la escuela 

Desfile escolar, llamado a romper filas. La República 22 07 2018 Colegios de distintas regiones renunciaron a participar en los desfiles de Fiestas Patrias como protesta contra las autoridades corruptas que manejan el país. Momento propicio para reflexionar sobre esta costumbre cívico militar que divide a intelectuales y educadores