Ciudadanía: ¿capacidad cognitiva o vivencia democrática?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

El Tiempo 22 05 2018 y Ediciones Regionales 20 05 2018

UNESCO ha divulgado el resultado del Estudio Internacional de Educación Cívica y Ciudadana (ICCS 2016)con alumnos de 13-14 años de cinco países: Chile, Colombia, República Dominicana, Perú y México.  El 69% de ellos dijeron que estarían de acuerdo con un gobierno dictatorial “si trae orden y seguridad”, y el 65% si aporta beneficios económicos. Además se observa que cuanto más bajo es el nivel de educación cívica y ciudadana, más alta es la aprobación de los estudiantes hacia las actitudes antidemocráticas y antisociales, 

Cabe aquí recordar extractos de la columna del filósofo y educador mexicano Pablo Latapí en el semanario Proceso (31/07/1999), señalando la importancia para la formación de los ciudadanos  abordar y comprender con criterio realista los problemas de la vida pública nacional.  “So pena de hacernos tontos a nosotros mismos, no podemos plantear la educación cívica de las siguientes generaciones de espaldas a la realidad. El país está haciendo agua por sus cuatro costados; llegan a su límite problemas cívicos inveterados, como la corrupción y la impunidad; han entrado a su crisis definitiva el partido de Estado y sus controles corporativos, se resquebraja el antiguo presidencialismo, y las instituciones gubernamentales pierden credibilidad por su recurso al doble lenguaje y sus fracasos en el manejo de problemas nacionales.... Es en esta realidad, ante ella y necesariamente a partir de ella, como hay que formar ciudadanos hoy; …los estudiantes deberán aprender a ‘considerar y asumir su entorno social como un ambiente propicio para el ejercicio de actitudes comunitarias y cívicas’.”

Decía que los libros de educación cívica mostraban “un natural pudor del gobierno respecto a sus vergüenzas”, pero “nadie espera que un programa oficial exhiba las lacras del sistema político”. Así, en el ámbito del “deber ser” se referían a “abstracciones inocuas” como la libertad, justicia, igualdad, tolerancia, respeto a los derechos humanos, al Estado de derecho, amor a la patria y democracia como forma de vida desatendidos por los gobiernos.

En suma, cuando lo que debe modificarse de la vida real no entra a la discusión de clase, para tomar posición en temas concretos,  y se trabaja con la idealidad de una sociedad perfecta, poco es lo que queda como reto cívico por asumir por parte de los estudiantes. 

En FB. https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1753616791405515

Artículos afines:

.

La empatía y acogida como reto escolarInkafarma, sicariato, vacancia y ciudadaníaEd. ciudadana de escolares mal evaluada 

PISA gira de Matemáticas a Ciudadanía Global  

Estimado Martín, Beto Ortiz, Perú 21, 25 08 2018 ¿Qué tal si empezamos hablando, por ejemplo, de educación? ¿Qué tal si la usamos para evitar la delincuencia desde sus orígenes en lugar de declararle la guerra cuando ya sentó sus reales y tomó por asalto las ciudades? 

Post-PPK: tres lecciones, tres. Claudia Cisneros La República 25 03 2018 Hay que llamar a la praxis política de la ciudadanía, más allá de la actividad académica o del nanoactivismo de redes, de debates, think tanks, o todo importante recurso intelectual.

Hay relación entre la educación y el despelote político y la incompetencia estatal (León Trahtemberg)    

¿Cuántas horas de clases escolares hacen de mi un buen ciudadano?

PISA gira de Matemáticas a Ciudadanía Global

Ciudadanía Digital: 8 digital skills we must teach our children

What Your Students Really Need to Know About Digital Citizenship. Ideas on how to guide students to the knowledge and experience they need to act responsibly online.

El indulto debe entrar a la escuela 

La escuela que corrompe y bulea  

Corrupción, gobernabilidad, panorama político ¿y la escuela? 

Bullying: deja peores huellas que una enfermedad mental

¿Deberíamos enseñar amistad en las escuelas? Aprender a hacer las paces, tan importante como la tabla del 3  

La competencia entre escolares trae el bullying  

No hay correlación entre puntajes en PISA, competitividad y desarrollo económico

La OCDE imbeciliza el concepto de conocimiento a través de PISA Pablo Gentili es uno de los mayores expertos en educación y desigualdad de Latinoamérica. Hablamos con él sobre OCDE, PISA y educación. Es una visión reduccionista de la educación impuesta por la capacidad de orientación de la política de la OCDE. ¿Qué hacen PISA y la OCDE? Determinan, con un criterio arbitrario y que no se pone nunca en discusión, qué necesita aprender un joven para tener éxito. Esto debería ser motivo de un gran debate público: qué es necesario saber. Si para triunfar en la vida hay que hacer lo que dice la OCDE, ¿para qué necesitas la música? ¿Para qué sirve el arte, la sociología, la filosofía? ¿Para qué sirve pensar, inclusive, en la matemática como una herramienta de transformación? La matemática que se aprende, es una matemática para los negocios, para la empresa, para la gestión, para el management. No es una matemática humana. Es una visión totalmente limitada, primitiva de la educación. La OCDE no es que sea tan mala, pero imbeciliza el concepto de conocimiento en una sociedad, que, a su vez, imbeciliza lo que dice la OCDE. Cuando Wert entiende lo que dice la OCDE, lo trivializa mucho más, lo estupidiza mucho más. Y esto va bajando hasta la directora de escuela. 
 
VIDEO Redes y Poder presentación y análisis #entrevista a León Trahtemberg, 08-12-2016  Entrevista de Alfonso Baella a León Trahtemberg sobre la coyuntura política, el sentido de los resultados de PISA, el rol del ministro de Educación Jaime Saavedra, la promoción de la innovación, y el pacto político por la educación