Para que tengo que ir al colegio.

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Para que tengo que ir al colegio. Por León Trahtemberg

Las generaciones anteriores no se preguntaban para qué ir al colegio.  Iban a cumplir las consignas de sus padres  y el rollo explicativo tenía que ver con que una buena escolaridad garantizaría el  ingreso a la universidad para acceder a una profesión que abre las puertas al éxito económico y reconocimiento social.  

La realidad del desempleo profesional y las remuneraciones insuficientes en los casos de tener empleo  golpean hoy duramente a muchas familias que aunque se denominen de clase media pasan por no pocas penurias. A su lado, híper-millonarios jóvenes que crearon sus propios emprendimientos, cientos de deportistas y artistas de la farándula y televisión o youtubers y gamers que en muchos casos sin mayor instrucción superior se convierten en referentes ambicionados por la juventud; la corrupción generalizada que encumbra mediocres; el dinero fácil del tráfico de todo tipo; la caída de la imagen positiva de la vida en democracia y los sistemas judiciales y policiales como garantía del estado de derecho y la igualdad de oportunidades; todo ello hace que esa premisa de que es bueno ir al colegio como vía hacia el éxito ya no sirva más. Más aún, cuando los medios no encumbran a personajes y políticos que encarnan a los contraejemplos que podrían ampliar el abanico de opciones, y en el caso de las personas con vocación religiosa, la decepción que producen los líderes espirituales que muchas veces encarnan varios de los males del materialismo y la politiquería que se critica en los feligreses.    

Si no hay una respuesta diferente hoy, y si no se les involucra con imágenes positivas y misiones que muestren cómo su paso por la vida puede contribuir a hacer de éste un mundo mejor, no habrá incentivo para que los jóvenes quieran ir al colegio y sacarle provecho, esforzándose por cultivar sus capacidades. Necesitan encontrarle sentido a la experiencia escolar y referentes valorados y confiables. La escuela tiene que plantear retos acordes con los tiempos, dar oportunidad a los estudiantes para asumir compromisos sociales que convivan con los valores consagrados y eleven su espíritu.   

Si no logramos que los jóvenes le encuentren sentido a la escuela, su paso por ella será bastante inocuo y hasta desalentador. Eso demanda una escuela acogedora, en la que los alumnos se sientan atendidos, queridos, protegidos, respetados, escuchados; sepan que pueden hablar de lo que les preocupa sin la censura de los inquisidores conservadores y que no necesitan ser "políticamente correctos" o callarse lo que piensan porque se respetan todas las voces; sientan las virtudes de la convivencia armoniosa en la heterogeneidad; ensayen sus actitudes ciudadanas y se sientan estimulados para pensar diferente, investigar y descubrir su pasión. Y, por supuesto, encuentren los canales para cultivar sus intereses y realizar su pasión. 

Eso no se logrará con el currículo actual, mucho menos con la obsesión por las retrógradas pruebas estandarizadas y censales, ni con una relación profesor-alumno en la que el alumno no  tiene nada que decir -es un ciudadano  nulo- porque todo viene fabricado e impuesto desde la autoridad (que como dije, estás muy desvalorizada). Si no reformulamos la visión de escuela y no abrimos más espacios para la innovación recogiendo incluso las propuestas de los alumnos, no esperemos que los jóvenes vivan entusiasmados en la caja en la que están metidos los adultos.  

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1737146263052568 

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1741650402602154

Artículos y videos afines:

VIDEO León Trahtemberg en la CADE Ejecutivos 01 12 2016 "Innovación en Educación"

(Varios en América Latina lo venimos diciendo hace tiempo pero el sistema tiene los reflejos de un enfermo terminal....) Chile: llevamos más de una década con los resultados en las pruebas estandarizadas estancados de acuerdo con evaluaciones nacionales e internacionales.Mientras no cambiemos la forma en que la política educativa, la gestión escolar y los docentes conceptualizan el aprendizaje y las prácticas que dicha concepción acarrean, no mejorará la calidad de la educación. Tal como lo planteó Einstein, es una locura hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes. Es el momento de cambiar la mirada y las acciones. 

VIDEO TEDxTukuy 2011 - León Trahtemberg - Cada alumno es distinto

Video Replantear los aspectos retrógrados de la educación peruana

Hay relación entre la educación, el despelote político y la incompetencia estatal

VIDEO Retos para el Próximo Gobierno de Martín Vizcarra en Educación. Leon Trahtemberg entrevistado por Enrique Castillo sobre los Retos para el Próximo Ministro de Educación del Gobierno de Martín Vizcarra en Agenda Política del Canal N 01 04 2018 Lima, Perú

León Trahtemberg en Radio exitosa 18 03 2018 Sexualidad Curriculo Poder Judicial

Nadie cambia el mundo hacienda lo que el mundo le dice que debe hacer… How School Makes Kids Less Intelligent | Eddy Zhong |  Eddy Zhong, successful technology entrepreneur, dives into the truth behind our K-12 education system. Eddy strongly believes that the education system diminishes creativity and confines children to a certain path towards success. He contends that kids are taught to believe college is a necessary step in life and that it is mandatory to achieve one's goals.  

Miedo del niño y del profesor. Del novelista y educador frances Daniel PENNAC (subtitulado) sobre educación, curiosidad, creatividad, docencia, infancia... 

La tragedia silenciosa que afecta a los niños de hoy   The silent tragedy affecting today’s children En los últimos 15 años: 1 de cada 5 niños tiene problemas de salud mental; 43% de aumento en TDAH; 37% de aumento en la depresión adolescente; Aumento del 100% en la tasa de suicidio en niños de 10 a 14 años; Criar una generación saludable en un ambiente insalubre.  Los niños pagan con su bienestar emocional por la pérdida de la infancia bien equilibrada. ¿Qué está mal? La privación de padres emocionalmente disponibles, límites y orientación claramente definidos,  responsabilidades, nutrición equilibrada y sueño adecuado, movimiento al aire libre, juego creativo, interacción social, oportunidades para tiempos no estructurados y aburrimiento. Niños interactúan con padres digitalmente distraídos, padres indulgentes que les permiten "gobernar el mundo“, sentido de derecho en lugar de responsabilidad, sueño inadecuado y nutrición desequilibrada, estilo de vida interior sedentario, estimulación sin fin, niñeras tecnológicas, gratificación instantánea y ausencia de momentos aburridos