Universidades agonizan y no lo vemos (adaptarse o morir)

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Ediciones regionales  29 04 2018

La vida de las universidades tradicionales está cerca de su final. Ya se observa una transición hacia una nueva educación superior, con un diseño final aún definiéndose. Las familias que apuesten por lo “seguro” (conocido) corren un alto riesgo de poner en desventaja a sus hijos frente a las oportunidades de formación más disruptivas pero pertinentes para lo que sigue de este siglo.

La antigua Open University, seguida por los cursos (C) masivos (M) online (O) y abiertos (O)  MOOC Coursera, Udacity, edX y Miríadax (2008) son solo la cabeza de playa de la educación online a la que se suma recientemente la Woolf University (2018) como  primera universidad basada en blockchain del mundo, en la que el personal administrativo será sustituido por una cadena de ordenadores que se encargarían de gestionar toda la burocracia y ahorrar gastos. Además con el blockchain nadie puede falsificar las notas o los títulos porque todos los movimientos académicos del alumno y del profesor se registran en tiempo real en miles de ordenadores repartidos por el mundo.

Aún es bajo el porcentaje de alumnos que completan estos cursos a distancia por ser una especie de online pasiva pero eso irá creciendo en el tiempo en la medida que se potencien las certificaciones profesionales y los cursos para adquirir competencias laborales concretas.  

La crítica creciente del mercado laboral se centra en que la universidad no enseña para lo que exige el mercado laboral; la academia es muy abstracta para encarar la realidad; la universidad no soporta la masificación; la formación universitaria es efímera y se agota a los pocos años de egresar; etc. 

Sumado a la necesidad de educarse a lo largo de la vida y frente a estados que han perdido su capacidad de regular carreras o calidad, surgen algunas franquicias como Motorola, Disney, Shell y McDonalds que comienzan a tener sus propias universidades y próximamente tendremos cada vez más empresas que certificarán competencias de los egresados sin tener que haber pasado por semestres o  títulos universitarios, como ya ocurre por ejemplo con las certificaciones de Microsoft.   

La pregunta para el Perú es si seguiremos rindiendo culto al pasado y al complejo de inferioridad frente a la innovación, o si no corresponde reformular la visión que tenemos de la educación superior y de la educación continua (a lo largo de la vida) y por ello replantear la ley universitaria y de educación superior para abrir juego a nuevas fórmulas frente a lo que se viene en lo que sigue del siglo XXI

 
Artículos afines:
 

Adaptarse o morir: el fin de la universidad tal y como la conocemos. Lo que en el pasado inmediato era un pequeño abanico (grados, doctorados, másteres) se ha ampliado para dar respuesta a las necesidades del mundo empresarial

(Varios en América Latina lo venimos diciendo hace tiempo pero el sistema tiene los reflejos de un enfermo terminal....) Chile: llevamos más de una década con los resultados en las pruebas estandarizadas estancados de acuerdo con evaluaciones nacionales e internacionales.Mientras no cambiemos la forma en que la política educativa, la gestión escolar y los docentes conceptualizan el aprendizaje y las prácticas que dicha concepción acarrean, no mejorará la calidad de la educación. Tal como lo planteó Einstein, es una locura hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes. Es el momento de cambiar la mirada y las acciones. 

Saying Goodbye to Lectures in Medical School — Paradigm Shift or Passing Fad? La universidad que encararán los próximos egresados de secundaria Cuando converso sobre nuevas metodologías pedagógicas con padres que inician la vida escolar de sus hijos en la educación inicial, me suelen preguntar si con esta formación estarán en condiciones de lidiar con la vida universitaria que les espera luego de la secundaria. Yo suelo decirles que la universidad del 2025-2030 a la que ingresarán sus hijos se parecerá muy poco a las actuales. Acá tiene ustedes un avance de cómo ya se está replanteando la educación superior en lugares como Gran Bretaña en la que prestigiosas facultades de medicina ya lideran el cambio conceptual sobre cómo enseñar una profesión en estos tiempos.  

Infancia de hoy y las universidades del futuro, que serán muy diferentes a las actuales

Elitización de las universidades

Educación 2025: el examen de admisión del futuro (Padres-Cosas # 209)

Los 20 retos de la educación del siglo XXI: La creatividad y la inteligencia emocional son dos ámbitos que debe desarrollar la escuela del futuro (ABC.ES EDUCACIÓN  M. J. PÉREZ-BARCO 11/12/2013)   

Estudiar en Harvard sin moverte de casa. LT: reitero a los padres de familia de niños pequeños lo que les comento con frecuencia: la universidad a la que asistirán sus hijos no se parecerá en mucho a la que conocen hoy. Piensen en la formación que les dará mejores opciones a sus hijos para ser parte de esta nueva universidad globalizada y digitalizada, esta "home university",  más que de las tradicionales.

Ohio State University anunció hoy una asociación con Apple que verá a los dos establecer una universidad de bandera en la innovación digital. La iniciativa se centrará en la innovación de la educación para los estudiantes y las oportunidades de desarrollo económico para la comunidad, con un laboratorio de diseño iOS y mucho más ...

The Times Higher Education 100 Under 50 Rankings 2015. La nueva educación Superior al 2025: Australia, nórdicos y asiáticos emergentes lideran la nueva educación superior