¿Cuánto impactan las cartas de protesta a los medios?

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

¿Cuánto impactan las cartas de protesta a los medios? (León Trahtemberg, 31 03 2018)

La columna de Thalía Cadenas en “El Comercio” ¿Cómo era morir por crucifixión y cómo se gestó el ajusticiamiento de Jesús? del 28/03/2018 que motivó la reacción de René Alalú, repitiendo ese ciclo de publicaciones desinformadas, distorsionantes y hostiles ante las que alguien reacciona ocasionalmente con réplicas o protestas vía cartas, -que pueden ser acogidas o no por el medio que sirvió de vitrina, con o sin pedido de disculpas pírricas-, me quedó una inquietud que quisiera compartir. 

Sería interesante revisar estudios (quizá alguien de este FB los tenga) sobre el impacto que tienen en estos tiempos las noticias antisemitas en las columnas de opinión de la prensa tradicional y la de las cartas de protesta o pedido de rectificación, así como sobre los contextos en los cuales estas reacciones tienen algún impacto positivo. 

En mi opinión (intuición) el impacto de las columnas y las réplicas es cada vez menor, por la lectura crecientemente selectiva de noticias y columnas que se hacen en la prensa impresa y más aún en la digital. Si es así, la pregunta es ¿cómo se forman opinión los políticos y habitantes de los países, y más aún, qué es lo que pesa a la hora de alguna acción efectiva por parte de los decisores? 

Por ejemplo, con Obama el 35% de la población de USA simpatizaba con Israel durante el conflicto con el mundo árabe en plenos combates entre Israel-Hamas. Hoy, apenas dos años después con Trump es 70% (encuestas). O en el caso peruano, habitualmente la prensa es indiferente a citar negativamente a los judíos, pero durante una celebración católica o más aún cuando estalla un lío en el Medio Oriente, reaparece el antisemitismo o se carga la tinta contra Israel con alusiones negativas a los judíos. ¿Qué significa eso? ¿Los prejuicios y hostilidad antisemita son ocasionales y volubles? ¿Están omnipresentes pero se activan cuando los medios audiovisuales muestran escenas de destrucción y muerte -que son los ingredientes de todo noticiero que busca rating-?

Intuyo que hay al menos siete componentes para pensar sobre el tema: uno, el antisemitismo como componente cultural continuo del inconsciente colectivo del mundo occidental cristiano y que aunque se vaya debilitando se activa cada vez que hay un estallido en el Medio Oriente o una festividad católica, con fuerte financiamiento árabe.Dos, el creciente peso de lo audiovisual con pantalla, muy por encima de la prensa escrita. Tres, la presencia continua e histérica de un tema en los medios, como por ejemplo cuando estalla una guerra que produce imágenes diarias que se reiteran día a día en los noticieros y primeras planas, y que dependiendo de la fuente suelen estar sesgadas en contra de Israel. 

Por el lado de los “frenos” o los esfuerzos de reversión están: uno, el prestigio del opinante judío, como cuando Eddy Fleischman o Abraham Levy publican algo en sus masivos y leídos twitter o facebook, u otros líderes de sectores impactan en la intelectualidad (como por ejemplo los psicólogos, psicoanalistas y científicos reconocidos). Dos, las alusiones subliminales en el contexto de otros temas, como por ejemplo cuando se alude a la discriminación o intolerancia en un contexto y se cita como analogía el caso judío. Tres, la mención reiterada a los logros de Israel en campos sensibles a los lectores como los desarrollos de la medicina, agricultura y tecnología (como por ejemplo cuando se hablaba de la superioridad israelí del satélite que iba a comprar el Perú, y que ya sabemos por qué se compró a Francia). Cuatro, las columnas de opinión que plantean la visión israelí pero en el contexto de los “grises”. Es igual que en la política. Si algo se plantea siempre como blanco/negro, uno tiene la razón y el otro es el culpable, eso solo lo leen los seguidores del bando con el que se identifican previamente. En cambio si se plantean las posiciones en el contexto de los grises, donde ambos tienen responsabilidades y retos, eso puede resultar más interesante a quienes realmente quieren saber sobre el tema sin que los nubla su pasión o postura previa. 

Si fuera así, quizá tendría sentido plantearse estrategias continuas en el tiempo que alimenten los frenos y debiliten las agresiones. Sin embargo, algo que me queda claro es que si solo nos hacemos notar cuando afecta a los judíos, eso se percibe como “problema de ellos; yo no soy judío” (por lo que no me afecta o importa). En cambio si publicamos sobre diversos asuntos siguiendo ciertos valores éticos o académicos que son reconocidos positivamente por los seguidores, y lo hacemos también cuando se trata del pueblo judío, la escucha puede ser más amplia, limpia e impactante

En FB: https://www.facebook.com/groups/16620512859/permalink/10156054576987860/ 

 

Fuentes: 

El Comercio https://elcomercio.pe/mundo/semana-santa-morir-crucifixion-gesto-asesinato-jesus-nazaret-noticia-507229

René Alalú: https://www.facebook.com/groups/16620512859/permalink/10156047998682860/