Mejor ACOGER que hacer FORMAR a los escolares

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 30 03 2018

El MINEDU ha regulado que las formaciones escolares (que se hacen al estilo de los cuarteles) se limiten a 15’ una vez por semana. Es un avance respecto a las formaciones más extensas y frecuentes, pero no respecto al sentido de dicha formación.

¿Para qué sirven esas formaciones? ¿Para reiterar el paradigma de Director= Comandante General que da directivas, profesores= sargentos que cuidan el orden, y alumnos =soldados de los que se espera que no piensen ni sientan? ¿Qué se hace en esa formación que no se puede hacer de manera más íntima, significativa, empática, en el salón de clases a cargo del tutor?

Si el director quiere contactarse con los alumnos para evidenciar cercanía y empatía, lo logrará mejor visitando cada salón, saludando a los alumnos y conversando con ellos en clase. Si lo que quiere es controlar asistencia o transmitirles alguna información, más eficaz es hacerlo a través de cada tutor en el aula. 

Esto es más grave aún el primer día de clases. La opción tradicional es la de hacer formar a los alumnos en el patio y usar ese primer encuentro para recordarles “quien manda” y cuáles son las reglas de juego, los reglamentos, obligaciones, castigos, currículo, sistemas de notas, exámenes, calendario, etc. Es decir, todo aquello en lo que la opinión de los alumnos no importa. 

Una opción más acorde con el respeto a la dignidad de los alumnos es convertir esa primera actividad escolar en una cálida acogida en su salón de clases, en la que lo importante es prestar atención a cómo se sienten los alumnos. Que hablen de sus angustias y expectativas sobre el año escolar que se inicia, las experiencias vacacionales que los han marcado, sus temores e ilusiones, sus metas para el año, y que todo esto sea escuchado y acogido empáticamente por el tutor. Bastante tiempo tendrá para hablar de las otras cosas normativas. 

Así como la primera visita de un paciente al doctor marcará toda su relación, si es fría y distante o si es cálida y empática, así como el primer contacto entre personas desconocidas definirá los anteojos con los que unos mirarán a los otros más adelante, el primer contacto de los alumnos con la escuela y el tutor marcará el tono de su vínculo en lo que resta del año. 

Estimados lectores, si ustedes fueran alumnos que inician o reinician sus clases escolares ¿cuál de los dos enfoques sentirían más acogedor?

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1681887085245153?pnref=story 

En FB: 

https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1701735639926964 

 

 

 


.

Fuente MINEDU: Año escolar 2018: Formación en colegios no debe durar más de 15 minutos

Artículos afines:

Imagen de niño soldado y maestro sargento

Desfile militar del 29 de julio y desfiles escolares militarizados ¿Para qué?

Desfile militar ¿patriótico? Objeciones.

VIDEO Basta ya de desfiles escolares militarizados.

 

LT: ¿Se dan cuenta de la cantidad de dinero, tiempo, horas de maestros y alumnos dedicados anualmente al entrenamiento para las pruebas estandarizadas se desperdician para no aportarle a las autoridades nada que no podría evaluarse con pruebas muestrales, y que además tiene resultados previsibles, porque todos los años sale más o menos lo mismo? Por lo demás, que la mitad de alumnos no rinda lo esperado en Matemáticas y Lengua -más o menos parecido a lo que sale en los países de América Latina- ¿no nos está diciendo acaso que algo anda mal en el modelo de escuela y enseñanza en este continente? Y todo eso, sin rozar siquiera la discusión sobre el sesgo que produce al concepto de buena educación el hecho de que solo se evalúen y den a conocer resultados de las áreas de matemáticas y lengua, -para que los padres decidan cuál es una buena escuela- usando pruebas muy pobres diseñadas para cumplir con formatos informatizados) 
Por qué Nueva York no está celebrando puntuaciones más altas en los exámenes. En casi todos los distritos, los estudiantes obtuvieron mejores resultados en los exámenes anuales de matemáticas y lectura. 950,000 estudiantes de tercero a octavo grado en todo el estado de Nueva York tomaron exámenes estandarizados de inglés y matemáticas. En la ciudad de Nueva York, poco menos del 47 por ciento de los estudiantes de la ciudad aprobaron el examen de inglés y aproximadamente el 43 por ciento de los estudiantes aprobaron el examen de matemáticas. La Evaluación Nacional del Progreso Educativo encontró que los estudiantes de la Ciudad de Nueva York no progresaron en inglés o matemáticas entre 2015 y 2017.  La espera inusualmente larga de los puntajes de este año frustró en particular a los padres y estudiantes de la Ciudad de Nueva York, ya que necesitan que sus resultados se apliquen a las escuelas intermedias y secundarias selectivas. Y si los expertos están confundidos acerca de cómo interpretar los exámenes, los padres, sin duda, también lo estarán.