Si no me meto, perjudico a mi hijo

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

Correo 23 02 2018

“Con mis hijos no te metas” alude al derecho reclamado por algunos padres para decidir cómo quieren educar a sus hijos (sexualidad).  Sería atendible suponiendo que los hijos pudieran ser aislados de las interacciones con los hijos de los demás, cosa inviable. Lo que hace un niño en la escuela afecta a los demás, y solo en la medida que uno intervenga en esa interacción (en todo orden de cosas), apoya o defiende a sus hijos.    

Vayamos al ejemplo extremo: si tú educas a tu hijo para que sea abusador, buleador, maltratador, burlón, discriminador, perjudicas al mío que interactuará con él y será objeto de su agresión. Si lo educas para que se amanezca en las reuniones sociales, reciba elevadísimas propinas que derrocha, eres permisivo con el uso indiscriminado de celulares, internet y pornografía a la vista de todos, complaciente con su deseo de fumar, tomar, drogarse o tener una sexualidad prematura, sus actitudes se convierten en provocaciones para los míos, en los que los profesores deben intervenir, mediar o censurar, para proteger los derechos de todos.

Dado que el rol de la escuela es educar a los niños para vivir como ciudadanos de una sociedad preocupada por el bien común, las familias deben aceptar que hay otras instancias más allá de sus deseos privados que dirimen respecto a las reglas que favorecen esa convivencia. 

Ese rol le ha sido dado a los poderes del estado y en particular a los ministerios de educación. Eso   le otorga el derecho a establecer las pautas pedagógicas y curriculares que han de regir al conjunto de las escuelas y alumnos para contribuir a formar parte de una sociedad integrada. 

 
Artículos afines: 
 
 

Padres niegan la educación sexual a sus hijos 

El 85% de escolares aprende sobre sexualidad por medio de Internet. El estudio también determinó que, ante esta falta de educación sexual en el colegio, el 85% de los escolares refiere que aprendió de sexualidad en Internet y otros medios de comunicación similares, como la televisión. Solo la cuarta parte (23%) recibió alguna información de sus padres. Por ello no sorprende que el 97% de estudiantes, profesores y directores estén de acuerdo en que se enseñe educación sexual en el colegio. Según el informe, el 59% de los estudiantes que recibieron educación sexual solo fueron informados en temas fisiológicos de salud sexual reproductiva, pero muy pocos en valores, derecho, respeto y habilidades interpersonales (33%) 

Sexo adolescente en la era del porno online La edad de inicio de las relaciones se reduce, el acceso a la pornografía a través del móvil aumenta y la educación sexual sigue sin estar en el currículum escolar. Chavales y expertos hablan sobre ello

Censura en textos escolares

Interesante punto de vista sobre el placer y consentimiento, a propósito del abordaje discutido sobre el tema de la educación sexual. 

"While safe sex, contraception, and the inner workings of the reproductive system were mentioned, one thing wasn’t: the concept of pleasure".
"Schools need to be given full and proper guidance to cover topics such as pleasure and consent in an age-appropriate, sensitive and meaningful way".
"Our research shows that nine out of ten (89%) young people are not taught about sex in relation to pleasure – instead, what’s being taught is usually focused on the biological basics, how to avoid pregnancies and so on".  http://metro.co.uk/2017/03/24/why-sex-education-needs-to-start-focusing-on-pleasure-6531804/#ixzz4cL9hItOB

TED Educación sensible (no sexual), conocimiento de sensaciones (What we don't teach kids about sex). Como padres, es nuestro trabajo enseñarles a nuestros hijos sobre el sexo. Pero más allá de "la charla", que abarca la biología y la reproducción, hay mucho más que podemos decir sobre la experiencia humana de estar en nuestros cuerpos. Al presentar "The Talk 2.0", Sue Jaye Johnson nos muestra cómo podemos enseñarles a nuestros hijos a sintonizar sus sensaciones y proporcionarles el lenguaje para comunicar sus deseos y emociones, sin necesidad de desconectarse o quedarse sin aliento. 

How to Teach Teens About Love, Consent and Emotional Intelligence. Navigating love and relationships can be difficult at any age, but especially so in the angsty teenage years. Budding romances can be fun and exhilarating but also confusing and uncomfortable. In these moments of confusion, teens often turn to friends or the internet for advice. But what if teens were trained with other options? What if lessons in love and romance were taught more explicitly in schools and at home?