¿En qué se diferencia un colegio de un museo? En casi nada, y eso es lo lamentable

Atención, se abre en una ventana nueva. PDFImprimirCorreo electrónico

¿EN QUÉ SE DIFERENCIA UN COLEGIO DE UN MUSEO? En casi nada, y eso es lo lamentable (León Trahtemberg)

Los museos tradicionales son espacios diseñados para encontrarse con el pasado, sentirse parte del pasado, imaginar cómo hubiera sido vivir en el pasado, reconocer los objetos del pasado… es lo mismo que ocurre en la mayoría de los colegios. El diseño de las aulas, mobiliario, las dinámicas de la clase, los formatos curriculares, la rutina basada en horarios fijos y tareas, la evaluación basada en  exámenes individuales escritos, las notas que reducen el potencial de los alumnos a un número,  son las mismas que vivieron los padres y abuelos de los niños de hoy. Claro, hay aparatos que proyectan desde una PC alguna imagen o video, como ocurre también en los museos; y las pizarras de madera o pintura marcadas con tiza han sido reemplazadas por acrílicas marcadas por plumones… ¿eso es lo que pone a los colegios a tono con los tiempos? ¿El objetivo es preparar a los alumnos para adaptarse al pasado o para que puedan adaptarse al incierto futuro? 

¿Qué empresa o institución de vanguardia en el mundo de hoy se parece en su diseño y actividad a lo que se hacía hace 10, 50 o 100 años? La única es la escuela. Son los museos tradicionales vivientes del pasado cuya misión suele decirse que consiste en preparar a los alumnos para el  futuro. 

Los colegios que forman estudiantes para el futuro podrían tener en su imaginación lo que para Disney era el parque de diversiones “tomorrow-land”  que permite a los usuarios crear sensaciones y explorar el futuro. En cierta forma, los museos modernos están acogiendo este nueva visión.

Los profesores deberían ser “futuristas” de las ciencias y ciencias sociales más que “pasadistas”; las clases debieran parecerse a cápsulas del tiempo que viaja al futuro más que al pasado que nunca se repetirá. 

Las cosas en esto tiempos cambian tan rápido que nuestros alumnos deberían ser expertos en adaptarse al cambio y adquirir habilidades transferibles a situaciones desconocidas en vez de perder el tiempo entrenándose para responder a pruebas  estandarizadas atomizadoras del conocimiento, acotadas, de valor efímero, que se responden chancando para lo cual usan la volátil memoria de corto plazo. Pasado el examen se evapora lo “aprendido”.

Preparase para el futuro no solo implica adquirir la formación y las habilidades para ser productivo en escenarios impredecibles, tener un empleo o fuente de ingresos, ser buscador y solucionador de problemas, sino ser un miembro que contribuye al bienestar de su comunidad, constructor y participante de la vida democrática, que procura hacer de este un mundo mejor, y ser un aprendiz continuo por toda su vida. Como nada de esto se hace en un museo, tampoco se hace en la escuela.   

Mi deseo para el 2018 es que la comunidad peruana gire, en todo orden de cosas, de su anclaje al  pasado hacia su orientación al futuro, y que la escuela sea un espacio privilegiado para ese gran replanteamiento nacional.

Feliz año 2018

En FB: https://www.facebook.com/leon.trahtemberg/posts/1610235985743597?pnref=story

Artículos afines:

Educación e historia andan por líneas opuestas (¿Visión de la educación desde el pasado o desde el futuro?)

(Varios en América Latina lo venimos diciendo hace tiempo pero el sistema tiene los reflejos de un enfermo terminal....) Chile: llevamos más de una década con los resultados en las pruebas estandarizadas estancados de acuerdo con evaluaciones nacionales e internacionales.Mientras no cambiemos la forma en que la política educativa, la gestión escolar y los docentes conceptualizan el aprendizaje y las prácticas que dicha concepción acarrean, no mejorará la calidad de la educación. Tal como lo planteó Einstein, es una locura hacer lo mismo una vez tras otra y esperar resultados diferentes. Es el momento de cambiar la mirada y las acciones. 

Escolares pierden por no interactuar

El indulto debe entrar a la escuela

Infancia de hoy y las universidades del futuro, que serán muy diferentes a las actuales

Educación 2025: el examen de admisión del futuro (Padres-Cosas # 209)

Una mirada a los retos futuros de la educación

“La mayoría de universidades del mundo van a desaparecer” El experto en innovación y miembro de Singularity University, la universidad de Silicon Valley, cree que la certificación ya no es útil. La educación se ha roto. Hemos enseñado a la gente de la misma forma durante los últimos 100 años y, como hemos crecido en ese sistema, creemos que es normal, pero es una locura.Enseñamos en las escuelas lo que los colonialistas ingleses querían que aprendiese la gente: matemáticas básicas para poder hacer cálculo, literatura inglesa… Hoy no tiene sentido. Tenemos que enseñar herramientas que ayuden a las personas a tener una vida gratificante, agradable y que les llene

Visión de futuro para el Perú

Empleo futuro y educación actual

Buen empleo: educación de primera ya no alcanza

“Cómo educamos a prueba de futuro"?

Más de 100 años resistiendo la escuela tradicional. El Tiempo, 26 04 2018 Óscar Sánchez  Muy descriptivo e ilustrativo. Habla de Colombia pero en América Latina todos nos parecemos tanto...Lo que es increíble, es que en Colombia el Ministerio de Educación y algunos sectores del magisterio sigan yendo en contravía, proponiendo parámetros y horarios milimétricos, infraestructura medida en número de aulas convencionales, énfasis en competencias básicas y evaluaciones estandarizadas limitadas en su contenido o métodos represivos como la reprobación de cursos a quien no obtenga logros establecidos en un plan de estudios rígido. Y que ejemplos de iniciativas docentes maravillosas para llevar esta nueva pedagogía al sistema público que florecen en muchas escuelas, o políticas ampliamente reconocidas por haberlo hecho, sigan teniendo audiencias limitadas.  

Miedo del niño y del profesor. Del novelista y educador frances Daniel PENNAC (subtitulado) sobre educación, curiosidad, creatividad, docencia, infancia...